Secciones
Psicología #BienestarPsicológico

Angustia

Nos sentimos oprimidos, asediados, fuera de lugar porque no resta ningún sostén, solo la nada que emerge y nos desestructura.

Jueves 16 de Mayo de 2019

Sentirnos oprimidos interiormente nos puede ayudar a redescubrirnos y transformarnos, porque al mismo tiempo nos hace mal y nos hace bien... descubramos cómo.

Es percibida como una situación catastrófica de tal forma que permite hacer entrar en crisis la capacidad de controlar y manejar la parte más débil de nuestra parte consciente.
Para Kierkegaard, S. (filósofo danés), es una condición esencial del hombre, que emerge cuando nos encontramos ante la situación de tener que "elegir". La libertad de poder elegir coloca al ser humano en un estado de angustia porque lo hace ver su estado de responsabilidad y cada uno de nosotros, de una y otra forma, estamos obligados a elegir muchas veces en pequeñas cuotas cotidianamente. La angustia es necesariamente un fundamento de la existencia humana y por eso mismo, no podemos prescindir de ella.

Pavesse, C. (escritor, poeta italiano) non hace recordar que la angustia está hecha de aburrimiento. Schopenhauer, A. (filósofo Alemán) nos dice que se puede comparar con la sensación de vértigo, porque quien observa el fondo de un abismo podrá sentirla. Y más adelante este mismo filósofo, irónicamente, agrega que nuestras angustias derivan de nuestras preocupaciones por las opiniones de los demás. Freud, S. (psicoanalista) nos dice que los sueños de angustia son sueños de contenido sexual en donde la libido fue transformada en angustia.

Lo que seguramente podemos decir es que la angustia no engaña, viene a develar, a tirar fuera una sentimiento que de alguna manera nos genera un contexto específico en nuestras vidas. Aparece donde no hay una red de sostén, dejando aparecer algo de inesperado y que tiene que ver con nuestra forma de percibir la realidad. Las personas se ven obligadas a hacer las cuentas con algo imprevisto, pero como hemos visto, siempre ha convivido dentro de nosotros sin darnos cuenta de manera consciente de esto. Representa el éxito de sentirnos indefensos, susceptibles y sensibles. Se produce por un exceso de estrés interno y/o externo que no se logra descargar y nos hace replantearnos a nosotros mismos dudando de todo, en donde la desilusión es inevitable.

Tenemos que aprender a vivir el dolor como parte de la vida misma y no intentar negarlo, y así hacerlo dialogar con la vida misma junto al sentimiento de amor que seguro nos ayudará a superarla. Y sino, pensemos en lo que dijo Dostoevskij, F. (filósofo ruso): "temo una sola cosa, de no ser digno de mi propio tormento".


La verdad que no vemos

La angustia revela a las personas una realidad hasta ese entonces desconocida, ubicándola en un estado al que no puede huir con la estrategia del auto-engaño. Entramos en la dimensión de todo aquello que nos inquieta, nos perturba. Hace aparecer una falla, una grieta, una deficiencia dentro de nuestro mundo de significados. Es al mismo tiempo aquello que rompe e irrumpe y aquello que muestra, que desenmascara, es decir, nos hace ver la inconsistencia del orden actual en donde nos encontramos.

El sentido de este estado de angustia expresa la necesidad de libertad de la persona que la genera. Aparece un evento que desconcierta nuestras vidas haciendo que perdamos nuestro "Status quo" cambiando nuestra concepción del mundo, algo que supuestamente era imposible y en aquel punto ya no estamos más en grado de aceptar esa realidad nueva que se nos presenta y nos encontramos obligados a reestructurarla. Este estado demuele la realidad que creíamos percibir hasta ese momento y nos incita, nos empuja a tener que recrearla. Y cuidado... porque muchas veces al querer correr la vista hacia otro lado para no ver nuestros sentimientos de impotencia e inutilidad nos creamos un falso sé, un personaje para escondernos.

Nos sentimos oprimidos, asediados, fuera de lugar porque no resta ningún sostén, solo la nada que emerge y nos desestructura.


¿Qué hacer cuando aparece?

Este estado nos invita a recrear un mundo nuevo, un horizonte donde todo aquello que nos hizo sentir mal adquiera un nuevo sentido. Para esto es necesario encontrar todo aquello que está afuera del mundo, un "mas allá" que dé sentido. Será necesario abrir una herida para entender qué ocurre fuera y lograr luego meterlo dentro nuestro, introyectarlo. Construir un nuevo sentido comporta un estado anímico que se enriquece por la búsqueda de la realidad propia, al llamado interno de la autenticidad interior.

Nos ayuda a reconocer y tomar conciencia de nuestro estado interior como si fuera un viaje hacia una nueva aventura, de un alma que combate pero que aún no ha encontrado su calma. Esa parte de nosotros que aún desea y tiene sueños. En este discurso el afecto, el amor, el eros es el instrumento privilegiado como valor sacro, como instrumento de cambio y transformación que ve en la creación de una relación profunda la fuente de un proceso de realización.


¿Qué cosas nos ayudarían a mejorar?

Escribir, para quien le guste hacerlo, sobre lo que les sucede. Es un medio para convertirnos en guardianes de nuestros pensamientos y para dejar fluir lo que sentimos dentro transformándolo al mismo tiempo. Nos ayuda a detenernos a reflexionar y tomar mas conciencia nuestro proceso interno.

El deseo nos resguarda. Poder dar una mirada a alguna parte de nuestra vida que aún tiene sentido. Puede ser una actividad artística, un deporte, un hobby, leer, etc. O puede ser una relación que nos hace sentir tranquilos, relajados. Relaciones con las cosas, actividades o personas que nos hacen simplemente vivir el presente, sintiéndome útil, haciendo algo que me ocasione curiosidad por más mínima que sea.

Escucharnos más a nosotros mismos con lo que queremos y alejarnos de comentarios de personas tóxicas que opaquen ese sentimiento profundo. La respuesta siempre está dentro nuestro y en realidad sabemos lo que necesitamos. Siempre que hagamos esto sin dañar a nadie, no habrá motivos de hacer elecciones equivocadas.

Focalizarnos en el presente, porque como hemos aprendido, la angustia nos invita a transformarnos y reinventarnos.
Movernos, no detenerse, hacer cosas aunque no tengan muchas ganas. Porque es el mismo movimiento el que los va a ayudar a buscar nuevas visiones para salir de ese estado.

Buscar el contacto al menos Telefónico o mediante algún medio tecnológico con las personas mas cercanas y de confianza que los rodean, los ayuda a no aislarse y sentir que el amor de los que están cerca está presente aún cuando no se tenga mucho tiempo para visitarse personalmente.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario