Secciones
Policiales

Varisco seguirá preso en su quinta por mantener "poder territorial"

El Tribunal Oral Federal de Paraná rechazó el pedido de excarcelación formulado por los abogados del exintendente condenado.

Miércoles 19 de Febrero de 2020

El exintendente de Paraná, Sergio Fausto Varisco, se encuentra con prisión preventiva domiciliaria, tras la condena a seis años y medio de prisión por el delito de comercialización de estupefacientes agravado por haber intervenido en el hecho tres o más personas de manera organizada. Sus defensores solicitaron la excarcelación, la Fiscalía se opuso y el Tribunal Oral Federal de Paraná la rechazó. Por esto, seguirá detenido con tobillera electrónica en una quinta de calle Don Bosco.

Rubén Pagliotto y Miguel Ángel Cullen solicitaron la excarcelación de Varisco, quien se encuentra con la medida cautelar desde el 30 de diciembre pasado. Argumentaron que no registra antecedentes computables, reviste el carácter de procesado y la sentencia que lo condena no está firme, destacando que si bien el encierro domiciliario implica una modalidad morigerada de prisión, no deja de ser “innecesaria, exorbitante, injusta y destemplada”. Destacaron el cabal cumplimiento de las medidas restrictivas que se le impusieran durante todo el proceso judicial al que está sometido.

Mencionaron que el criterio ordenado por el Congreso de la Nación autoriza la restricción de la libertad solo en caso de que exista peligro de fuga o de entorpecimiento procesal, y sostuvieron que al respecto el Tribunal no alega un solo dato acerca de la existencia de esos peligros procesales.

A su vez, Pagliotto y Cullen descartaron la posibilidad de entorpecimiento procesal y, asimismo, la posibilidad de que exista peligro de fuga, pues su defendido es una persona con arraigo en Paraná, con trabajo estable y público (es asesor del Bloque de Concejales de la UCR de la Municipalidad de Paraná), posee familia en la ciudad y viviría con su hija, actual diputada provincial por la UCR, o con su madre.

A su turno, el fiscal general José Ignacio Candioti opinó que se debe aplicar el criterio adoptado por el Tribunal en la causa que condenó al narcotraficante José Sterz, quien tras el veredicto quedó con prisión preventiva, debido a la gravedad de la pena que justificaba la existencia del riesgo procesal.

El fiscal valoró que la prisión cautelar se encuentra dentro de los parámetros legales y que fue dispuesta después del dictado de la sentencia condenatoria, por lo que pesa sobre Varisco desde hace solo un mes y con la modalidad morigerada, en atención a la situación de su salud.

Candioti aseguró que las presunciones no han sido rebatidas por la defensa, entendiendo que continúan vigentes y que existe el peligro de que el imputado, si recupera su libertad, pueda darse a la fuga.

A su turno, los jueces Noemí Berros, Lilia Carnero y Roberto López Arango, sostuvieron que “el arraigo del procesado, la imposibilidad de afectar la prueba o la ausencia de datos que permitan la posibilidad de fuga, lo que fuera oportunamente valorado para otorgar y mantener la excarcelación, son elementos de menor valía frente al veredicto del 30 de diciembre de 2019 y los fundamentos del mismo emitidos el 10 de febrero del corriente año”.

“Pese a que la sentencia no se encuentra firme –agregaron en la resolución–, posee los presupuestos propios que la tornan un acto republicano. Se encuentra fundada en las pruebas, lo que autoriza a sostener una mayor certeza de la intervención del imputado en un hecho que lesiona el bien jurídico protegido. El marco procesal, por sí mismo, permite inferir que existe peligro de fuga del imputado condenado con una sanción punitiva tan grave”.

Por último, fundamentaron su rechazo al pedido de excarcelación en que “la gravedad del reproche penal formulado a Varisco es inobjetable y que tuvo y sigue teniendo poder territorial, medios, estructuras materiales y humanas que pueden favorecer su extrañamiento del proceso”.

Ahora los defensores analizan los fundamentos de esta resolución para evaluar si acudirán con el reclamo de liberación del exintendente de Paraná, ante la Cámara Nacional de Casación Penal.

“Tomé la decisión de no efectuar ese adelanto”

En el marco del ya finalizado juicio por el truncado adelanto financiero a la Mutual Modelo, ayer se formalizó la instancia de la última palabra del imputado Sergio Varisco. Cabe recordar que la Fiscalía pidió dos años de prisión condicional para el exintendente por el delito de Peculado en grado de tentativa, un año y ocho meses para el exsecretario de Legal y Técnica Walter Rolandelli (actual concejal) y un año y 10 meses para Miguel Picazzo, presidente de la entidad.

La última palabra fue dicha por Varisco por videoconferencia, desde su quinta, mientras que en Tribunales se constituyeron el tribunal y las partes para escucharlo. Algunas de las frases que expresó fueron:

*“Son innumerables las organizaciones sociales que se acercaban al municipio para pedirle distintas soluciones, no solo pecuniarias, sino también relacionadas a infraestructura o de logística. Y me enorgullezco de haber podido ayudar a estas organizaciones en su conjunto”

*“Mi experiencia administrativa me llevó a contemplar la disponibilidad presupuestaria, que el trámite pasara por todos los organismos municipales que hacen a su contralor y aprobación”

*“Nadie me aconsejó sobre ningún tipo de ilicitud del trámite, con la particularidad de que el Estado Municipal, eventualmente, recuperara ese dinero, acorde a las ordenanzas vigentes”.

*“El inicio de gestión, el cúmulo de tareas y de pagos que había que efectuar, la incertidumbre económica de habituarse a una nueva situación, me llevó a tomar la decisión de no efectuar ese adelanto, de denegarlo directamente”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario