Policiales

Un adolescente reconoció a los policías que lo habrían torturado en Rosario del Tala

En rueda de reconocimiento, una de las víctimas señaló a dos de los efectivos imputados por privación ilegítima de la libertad y torturas. “Esto reafirma la existencia del hecho, producido en democracia”, dijo el abogado Pagliotto.

Jueves 02 de Agosto de 2012

Seis policías de la Jefatura de Rosario del Tala están imputados por privación ilegítima de la libertad con abuso funcional, vejaciones en acto de servicio y apremios ilegales. Se los acusa de haber detenido y torturado a dos menores, de 14 y 15 años, a fines de marzo, sindicados como presuntos responsables del robo de computadoras en una escuela pública de la localidad.

En el marco de la causa, a cargo del fiscal Samuel Rojkin, “los menores declararon y ayer (por el jueves) el de 15 años reconoció a un oficial y un suboficial. Incluso destacó que uno de ellos tiene un tatuaje en el antebrazo y cuando se le hizo quitar la prenda, lo tenía”, informó Rubén Pagliotto, abogado querellante.

Si bien “quedan pruebas psicológicas” por realizar en la causa, el letrado sostuvo que “la prueba está muy avanzada” y que lo del jueves “fue un contundente reconocimiento, lo que reafirma la existencia de este hecho, que se produjo en plena democracia”. Para reforzar este punto, reveló que “cuando la Fiscalía secuestró los libros de guardia, las personas nombradas como que torturaron, coinciden con las guardias”.

En declaraciones a Canal 11 de Paraná, Pagliotto, recordó cómo sucedieron los hechos investigados: “En la primera detención, ocurrida un jueves, sufrieron torturas con picana en la espalda y los testículos, quemaduras de cigarrillos en el rostro, feroces golpes y patadas en el cuerpo para obtener algún tipo de información. Los menores dijeron que no tenían nada que ver y fueron dejados. Al día siguiente los volvieron a buscar y fueron sometidos a interrogatorio y nuevamente a vejaciones. Y el tercer día, que fue sábado, fueron nuevamente salvajemente torturados. Los menores, amedrentados y shockeados, al principio guardaron silencio, pero un mayor se decidió a hacer la denuncia. Hoy la causa está muy bien investigada”.

El letrado resaltó que, entre los seis policías involucrados en la causa, hay una oficial de Policía que presta servicios en Rosario de Tala, “que habría participado cuando se les infligía la tortura a los menores”.

Pagliotto integra la querella junto a Iván Vernego: “Estamos trabajando codo a codo con el Ministerio Público Fiscal. Hemos observado parte del legajo y hemos visto un pormenorizado informe del médico forense, donde se asegura que las improntas que tienen los menores en los testículos y en la espalda son de la aplicación de picana eléctrica”, precisó.

Por último, el abogado consideró que “en un mes o mes y medio se podría elevar a juicio, con lo cual se estarían cumpliendo con los pasos procesales rápidos, que es lo que se espera dentro del nuevo Código Procesal Penal” que se está instrumentando.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario