Causa Gusmán

Se viene la primera indagatoria privada a dos policías

El viernes 2 de septiembre será la indagatoria, sin Fiscalía, donde los querellantes acusarán a los dos policías por matar a Gabriel Gusmán en Paraná.

Lunes 22 de Agosto de 2022

Poco antes de cumplirse el cuarto aniversario de un hecho que conmovió a Paraná, se producirá la indagatoria a los dos policías acusados de “gatillo fácil”. Se tratará de un hecho inédito en la provincia, al ser la primera imputación privada de los abogados querellantes particulares que representan a la familia de Gabriel Gusmán, ya que la Fiscalía consideró que no existió delito en el violento episodio ocurrido el 25 de septiembre de 2018 en el barrio Capibá.

La Oficina de Gestión de Audiencias fijó para el próximo viernes 2 de septiembre a las 9 de la mañana la audiencia donde los policías del 911 de Paraná, Rodrgio Molina y Diego Íbalo, deberán presentarse para recibir la lectura formal de los hechos endiglados por los letrados Lucía Tejera y José Iparraguirre. Cada uno por separado, junto a sus abogados defensores Miguel Cullen y Daniel Rosatelli, van a declarar y dar su versión de lo ocurrido aquella mañana trágica.

Todo transcurrirá frente a la jueza de Garantías Nº 6 Elisa Zilli, en el salón de audiencias Nº 2, quien supervisará que se cumplan las reglas procesales para esta instancia novedosa. Como se trata del primer caso de una acusación privada que fue habilitada por el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Paraná tras la oposición del Ministerio Público Fiscal, hasta hace poco hubo algunas idas y vueltas algo erráticas. Es que el Código Procesal Penal de Entre Ríos habilita que una querella particular lleve a juicio a quien considere autor de un delito. Pero en ningún lado dice cómo. Por eso, en el primer caso que se da en la provincia, se ja ido improvisando a medida que marcha el proceso.

Cabe recordar que el 29 de junio pasado, se había realizado la audiencia donde Tejera e Iparraguirre pidieron enviar a juicio a los policías. Pero se encontraron con los planteos de nulidad de Cullen y Rosatelli, por los cuales la jueza Zilli ordenó que, antes de enviar la causa a esta instancia definitiva, los acusadores privados debían indagarlos para que se puedan defender.

Por eso, se citó a las partes para el 2 de septiembre, donde los querellantes expondrán y endilgarán a Íbalo y Molina que ejecutaron a Gusmán, que escapaba de una persecución, pero que se había entregado con los brazos arriba antes de recibir el disparo en la nuca que le causó la muerte casi en el acto.

Cabe recordar que la Fiscalía había cerrado el caso al entender que los efectivos Molina e Íbalo actuaron en el marco de sus funciones, ya que dispararon sus armas reglamentarias mientras Gusmán les disparaba con un revólver.

Los defensores habían cuestionado, no sólo la falta de una indagatoria donde los policías pudieran defenderse, sino también que el hecho estaba descripto están en forma genérica, por lo cual los acusados no tenían posibilidad de defenderse.

En el plazo transcurrido desde fines de junio, los abogados de la familia Gusmán precisaron el hecho imputado, que leerán en la audiencia dentro de 11 días.

Los policías van a declarar para dar su versión de lo sucedido y realizar el descargo correspondiente, y lo más probable es que respondan preguntas de las partes.

Cabe recordar que lo fundamental de la prueba lo ha producido la Fiscalía, a cargo de Juan Francisco Ramírez Montrull, quien había dividido los testimonios entre los que estaban enemistados con Gusmán en el barrio, los que estaban con él y los imparciales. La querella sostiene su acusación, entre otros argumentos y análisis, en un amigo de la víctima que asegura que el joven se había entregado al momento de recibir el disparo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario