Secciones
Dudas y contradicciones

Policías absueltos por golpear a un remisero

A los uniformados de Paraná se los declaró inocentes. Se sospecha por parte del juez que la supuesta víctima, mintió

Jueves 17 de Octubre de 2019

Pasaron cinco años y medio para que dos policías que siempre juraron ser inocentes, finalmente se entendiera que decían la verdad, y que en todo caso, injustamente fueron sometidos a un proceso judicial. Esta mañana, el juez Alejandro Cánepa absolvió de culpa y cargo a los uniformados imputados por los delitos de Apremios Ilegales y Vejaciones.

El presidente del tribunal unipersonal, entendió que el relato acusatorio de la supuesta víctima, Ezequiel Ramón Rodríguez, fue poco creíble y lleno de contradicciones

Como se recordará, el juicio se realizó porque los policías rechazaron en todo momento llegar a un juicio abreviado reconociendo la autoría de los hechos.

Este hecho delictivo ocurrido en el 2014 originó dos causas diferentes que aún no estaban resueltas: por un lado, el asalto a un comercio en Oro Verde, la persecución y la detención de tres sospechosos en Paraná; por otro, la supuesta golpiza recibida por el conductor del remís en el que iban los ladrones por parte de los policías. Este segundo episodio fue juzgado en Tribunales, con dos efectivos de la fuerza provincial como imputados, y luego del debate, se los encontró inocentes.

Se los imputó de haber golpeado en dos sitios el 22 de abril de 2014 a la víctima. El primero, en el lugar donde el remis que conducía fue detenido tras una persecución desde Oro Verde hasta calles, Hernandarías, entre Mihura, Las Azaleas y Las Fresias, en barrio Los Paraísos, en Paraná.

El segundo, en la comisaría de Oro Verde, donde fue trasladado luego de la aprehensión. Los acusados Miguel Ángel Delgado, de 31 años y Eduardo Darío Rodríguez, de 47 años.

Leer más: Juzgan a policías acusados de pegarle a un remisero

En la etapa de los alegatos, la fiscal Matilde Federik y la querella reclamaron condenas condicionales, por entender que el delito estaba acreditado, en tanto que los abogados defensores Eduardo Gerard y Carlos Albornoz pidieron la absolución.

Este miércoles, Cánepa hizo el adelanto de sentencia, y allí dispuso la absolución de Rodriguez y Delgado por el delito de Apremios Ilegales y Vejaciones. Para considerarlo tuvo en cuenta las contradicciones que surgieron del propio relato de la supuesta víctima, que no pudo ver a los agresores por la misma posición en la que se colocó (fetal) en la reconstrucción del hecho, lo que hacía imposible que los visualizar a los policías.

Además, porque los aparentes padecimientos sufridos no se corresponden con los informes médicos y porque nada de lo denunciado pudo ser sostenido más que por sus dichos.

El juez del Tribunal de Juicio y Apelaciones, entendió que la denuncia buscó mejorar indirectamente su posición en la otra causa que lo tiene imputado como coautor de un robo a mano armada.

Finalmente, consideró que los testigos verificaron que al momento de la detención ninguno de los imputados estuvo presente.

Golpe y foto para Facebook

En el debate, declaró la víctima, quien relató el episodio. El joven aseguró que trabajaba como remisero y que aquella tarde, en la ciudad de San Benito, subió a tres pasajeros en el asiento trasero, quienes le indicaron el destino en Oro Verde; debía esperarlos para luego regresar. Pararon en la calle paralela a la ruta provincial 11, entraron al ciber y cuando volvieron a subir al auto, al ver al patrullero, le pusieron una pistola en la espalda y lo obligaron a escapar del lugar. Pese a esta versión, Rodríguez fue imputado y la causa sigue en trámite, aún sin ser resuelta.

Rodríguez recordó aquel procedimiento policial: “Nunca en mi vida vi tantos policías juntos”, dijo. “Me colocan la remera en la cabeza y así me dejaron en la comisaría de Oro Verde”, y la tuvo puesta hasta que en la dependencia policial uno de los policías se la sacó para tomarle una foto. En ese momento, el uniformado le dijo: “Ahora te voy a escrachar en Facebook”.

El joven dijo que fue golpeado tanto en la calle como en la comisaría. Asimismo, el denunciante recordó: “En esa circunstancia me decían de todo, rata, basura, y que confesara que era cómplice de los que llevaba en el auto”.

Respecto del reconocimiento de los policías Rodríguez y Delgado, dijo que los ubicó por las voces. Sobre el primero, relató que además lo vio por el reflejo del vidrio de una puerta y luego de frente porque le sacó la foto. Sobre el segundo recordó que hablaba con otro policía a quien le decía que quería tramitar la jubilación o el retiro porque tenía un balazo en la espalda.

Este relato, para el juez tuvo numerosas contradicciones y situaciones que lo hizo poco creíble.

En caso de confirmarse la sentencia absolutoria, no se descarta que los dos policías puedan acudir a tribunales para limpiar definitavamente su buen nombre y honor para lo cual podrían denunciar a la supuesta víctima por los delitos de falsa denuncia y falso testimonio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario