Caso Fernando Pastorizzo
Martes 16 de Enero de 2018

Nahir cambió su versión y ahora dice que mató a Fernando por accidente

Antes había confesado el crimen, pero ayer aclaró que lo hizo para que no culparan al padre. Refirió ser víctima de violencia de género

"Yo lo maté", "no está probado que ella disparó", "pudo haber confesado para encubrir a otro", "lo mató porque sufría violencia de género", "le disparé por accidente". En 19 días, la estrategia defensiva de Nahir Galarza ha cambiado varias veces y ya es confusa. Ayer la joven de 19 años dijo que mató a Fernando Pastorizzo sin querer. Que lo baleó con una pistola calibre 9 milímetros, primero por la espalda y luego en el pecho, por accidente.
La ampliación de su declaración duró alrededor de tres horas y, además de modificar la versión anterior del hecho que había dado ante el fiscal Sergio Rondoni Caffa y no responder preguntas de las partes, realizó un pormenorizado relato donde refirió situaciones en las que afirmó haber sido víctima de violencia de género por parte de Fernando, y que aquella noche el joven la agredió.
El asesoramiento mediático no estuvo al margen de la instancia judicial: el blanco en su vestimenta (remera y pantalón) no fue una casualidad. Es el color que por lo general se aconseja a los acusados de delitos graves que quieren mostrar una imagen benévola.
Por un lado, la imputada explicó que el 29 de diciembre a la noche, cuando se entregó y confesó el crimen, lo hizo para que no culparan a su padre, ya que el arma utilizada era la reglamentaria de la Policía, y agregó que si contaba lo que ayer relató, nadie le iba a creer.
Sobre lo ocurrido entre la noche del jueves 28 y el viernes 29 de diciembre, contó que discutió en varias oportunidades con Fernando, que este la golpeó y la agarró de los pelos, y que fue él quien tomó de la heladera el arma calibre 9 milímetros de su padre. Además, dijo que en medio de la discusión, el joven le gatilló el arma en el estómago porque tenía celos. Refirió que él le pidió que salieran en la moto, que comenzó a insultarla y andar rápido, y en un momento ella le sacó el arma que se accionó sin su voluntad. Cayeron al suelo, se aturdió, se acercó a Fernando que estaba boca arriba y en ese momento se produjo el segundo disparo, también accidental. Se volvió a aturdir y, asustada, se fue a su casa.
"No quería que pasara eso, fue un accidente, no supe qué hacer, me pudieron los nervios, nunca en mi vida se me cruzó en la cabeza que podía matar a una persona, ni siquiera por todo el maltrato que me hizo", afirmó Galarza.
Es sabido que una persona acusada de un delito, puede mentir para beneficiarse. No está obligada a decir la verdad. Pero el juez puede creerle o no. Este aspecto, la verosimilitud de la declaración de Nahir y el contraste de sus dichos con pruebas objetivas y otros testimonios en la causa, será tarea del fiscal y los querellantes.
Hay varias cosas para explicar. Los peritos no constataron huellas de derrape donde fue hallada la moto con el cuerpo de la víctima, por lo que no podrían haberse caído en movimiento. Se constatará en cámaras de vigilancia el recorrido de la moto por donde mencionó Galarza, así como la presencia o ausencia de huellas dactilares de Pastorizzo en el arma. También, podrían citar a declarar como testigos a las personas que la imputada mencionó en su declaración, sobre distintas circunstancias.
Galarza está acusada de Homicidio agravado por el vínculo, que implica la pena única de prisión perpetua. Con su declaración, busca un cambio de calificación legal del hecho a Homicidio culposo, que tiene una pena de entre uno y cinco años de prisión.

Comentarios