Narcotráfico

La trama narco detrás del asalto comando de los paranaenses que robaron droga y plata

Los pesos pesados del hampa entrerriano cayeron en Santa Fe con cocaína. Serían socios de un conocido narco proveedor de droga de Paraná.

Miércoles 23 de Marzo de 2022

Se podrían escribir varios libros con la historia criminal de los dos hombres de Paraná detenidos el lunes en la provincia de Santa Fe, luego de una persecución tras asaltar a un narco, al que le robaron dinero y droga. Información precisa y experticia para un audaz atraco, que resultó fallido por la inesperada denuncia policial de la que no pudieron zafar a tiempo.

Fue alrededor de las 10 del lunes, cuando una oportuna denuncia de un vecino sobre un violento asalto perpetrado en un inmueble del barrio La Orilla, de la ciudad de Esperanza, a la central de emergencias 911, alertó a los policías del Comando Radioeléctrico de esa ciudad.

trama narco asalto comando santa fe paraná.jpg
Los pesos pesados del hampa entrerriano cayeron en Santa Fe con cocaína. Serían socios de un conocido proveedor de droga de Paraná.

Los pesos pesados del hampa entrerriano cayeron en Santa Fe con cocaína. Serían socios de un conocido proveedor de droga de Paraná.

Los efectivos detectaron la presencia de un auto rojo sospechoso. Inmediatamente, comenzó una persecución que se extendió, primero por la ruta provincial 70, y luego por la avenida de circunvalación hasta la altura del barrio La Tablada de la ciudad de Santa Fe.

La redada contó con el apoyo de policías de la vecina capital para rodear y arrestar a dos de los delincuentes. Ambos son de Paraná, identificados por sus iniciales como E. T., de 56 años, y A. F. de 59. Les secuestraron dos ladrillos de cocaína que pesaron dos kilos en total, dos revólveres calibre 22 y otro revólver calibre 32, además de una fuerte suma de dinero.

La mexicaneada

Según detalló el sitio Zona Crítica, a las 10 del lunes tres hombres ingresaron a una despensa que está en calle Moreno 4895 de Esperanza y pidieron por yogurt o leche.

Uno de ellos no tardó en sacar un arma y amenazar a Vanesa y a su amiga que estaban en el lugar y llevarlas a una pieza al interior de la casa.

Sabían que en un armario de la casa había un maletín con candado. Antes de encerrar a las mujeres en el baño Vanesa vio cómo ponían el dinero en una bolsa azul. La mujer logró describirlos. Uno era morocho, flaquito, de pelo parado, narigón. Se puso un pasamontañas apenas comenzó la amenaza. Otro era petiso, morrudo, tez blanca, de jeans y remera y del tercero sólo advirtió que era medio gordito.

Afuera, de acuerdo a lo que vieron los vecinos, esperaban dos como campana. Según la dueña del almacén y la vivienda se llevaron 19.000 dólares y 9 millones de pesos. También con una cuchilla cortaron el disco duro y el equipo de Wi-Fi que abastece a la casa y a las cámaras de seguridad, es decir, se llevaron todo lo que allí quedó registrado.

Vanesa le dijo a la Policía que sabe quién puede ser el que está detrás del hecho. Es un conocido de ella y su pareja. Un hombre que en enero quedó apenas unas horas detenido por violencia de género, que suele pasear por la ciudad con un Audi y es amigo del protagonista principal de esta historia: Sebastián Andrés Brumuel, alias Pepe.

Pepe –continúa describiendo Zona Crítica– fue investigado en su momento por la Sección Inteligencia de Drogas de la Policía santafesina bajo las órdenes del fiscal federal Gustavo Onel.

El 30 de octubre de 2020 Brumuel fue allanado en su casa –donde ocurrió el robo – con 25 gramos de cocaína en su poder, fraccionados en 15 envoltorios. Tenía además casi 5.000 pesos y una balanza. El 30 de noviembre de ese año fue procesado por tenencia para la comercialización, pero quedó libre. El jueves 10 el juez Reinaldo Rodríguez elevó la causa a juicio.

Pesos pesados

En la requisa a los paranaenses y el Fiat Palio en el que huían, se hallaron dos kilos y 138 gramos de cocaína y dinero en distintas bolsas. En una negra había 1.980.000 pesos y en otra 2.657.400.

Los detenidos fueron identificados como Andrés Gustavo Fernández, de 58 años, y Eduardo Daniel Tarsia, de 67, ambos domiciliados en Paraná. El primero tiene antecedentes penales y el segundo es oriundo de Buenos Aires pero hace mucho que se radicó en la capital entrerriana.

Una hipótesis indica que Brumuel debía dinero a sus proveedores entrerrianos y estos fueron a cobrarse la deuda a punta de pistola. Los dos detenidos están estrechamente vinculados a Cepillo Garcilazo, quien fue socio de Daniel Tavi Celis, condenado en la causa Narcomunicipio.

Ambos quedaron a disposición del fiscal, que los imputará por los delitos de Robo calificado y tenencia ilegítima de armas de fuego de uso civil. El auto quedó secuestrado. Además, enfrentarán una causa federal por el transporte de cocaína.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario