Audiencia Caso Nahiara
Martes 12 de Febrero de 2019

La madrastra de Nahiara fue imputada y enviada a la cárcel

Se realizó la audiencia a Soledad Lescano, quién trató de culpar del incidente a su pareja Miguel Cristo. La fiscalía reclamó la prisión preventiva en la unidad femena por 57 días, reclamo que fue recepcionado por el juez.

En una extensa audiencia que comenzó a las 19, y terminó a las 22,30 de este martes, se resolvió disponer la prisión preventiva en la cárcel de mujeres de Paraná por el término de 57 días, a Soledad Yanina Lescano, la madrastra de Nahiara, la beba muerta por los tremendos golpes que sufrió.

Primero se la imputó por el delito de Homicidio calificado por el vínculo, y luego en la misma audiencia oral y pública hizo la acusada su descargo.

Lescano declaró en la audiencia ante el juez de Garantías Elvio Garzón. La Justicia de Paraná había ordenado en la noche de este lunes la detención de la madrastra de la nenita que murió a causa de torturas, desnutrición y maltrato. De esa manera quedó presa, al igual que su pareja, y padre de la víctima.

La mujer, de 28 años, relató con detalles como fue la noche en que Nahiara fue trasladada para ser atendida de urgencia en el centro de salud Corrales. Indicó que la relación del padre con la nena habría cambiado a partir de un accidente doméstico en el que la pequeña sufrió quemaduras de agua caliente en sus pies. "Desde el día que Nahiara se quemó, el empezó a cambiar. Estaba obsesionado por que se sane y no le queden marcas". Según continuó el relato de Lescano, esta "obsesión" tendría que ver con la intención de Cristo de vender a la pequeña dentro de la comunidad gitana, a la que él pertenecía.


Al cuestionamiento recurrente del por qué permitió que la situación de violencia avanzara hasta terminar con la vida de Nahiara, la mujer argumentó: "Él me tenía amenazada, me decía que iban a venir los gitanos y me iban a llevar a mi nena, porque por como estaba Nahiara marcada ya no les servía a ellos", continuó. Agregó que el acusado de matar a su hija a golpes les prohibía contacto con la pequeña, aún viviendo en la misma casa, y que el último día de vida de Nahiara, Cristo encerró a toda la familia en la vivienda de Paraná III. "Ya viene la madre a buscarla" habría dicho Cristo, con el cuerpo agonizante de la pequeña.

Sin embargo, tal como se había anticipado, el fiscal Juan Malvasio se refirió a algunas contradicciones en la declaración de la imputada, y solicitó su detención preventiva por 57 días.

La audiencia completa


Embed

Embed

Leer más: Quedó presa la madrastra de Nahiara, la nena que murió por las torturas

Tal como informara UNO, la justicia de Paraná profundiza la investigación por la muerte de Nahiara Cristo, la pequeña de dos años que dejó de existir el miércoles a la noche en el hospital San Roque.


"No le creo nada"

El fiscal Malvasio a la hora de fundamentar el pedido de prisión preventiva por el término de 57 días en el penal de mujeres, indicó que estaba latente la posibilidad de fuga, y por las flagrantes contradicciones y mentiras de la imputada por el homicidio calificado por el vínculo de la pequeña Nahiara, es que era necesario disponer el encierro.

Alertó que la mujer si bien pudo haber sido amenazada por la pareja, nunca denunció los hecho y por todos los elementos recabados "es al menos responsable de no haber hecho nada cuando era sometida a los golpes y torturas".

Mintió varias veces al decir que estaba incomunicada del resto de la comunidad, pero tenía celular, usaba las redes sociales y nunca pidió ayuda o socorro, hizo notar el fiscal.

En tanto puso en crisis en el descargo de Lescano, que "ni siquiera tuvo un gesto de arrepentimiento en la audiencia".

"Es víctima"

A su turno, el defensor Patricio Cozzi dio crédito al testimonio que la mujer era víctima de violencia de género, y avaló la versión que la criatura se quemó con agua caliente de un termo, y que los golpes lo sufrió por accidentes domésticos y no por hechos de violencia de la pareja.

Reclamó la libertad inmediata o bien en subsidiaria que se le imponga la prisión domiciliaria en la casa de la madre, en el barrio Capibá.

Al finalizar la audiencia, el juez de Garantías Elvio Garzón dispuso tomar los reclamos de la fiscalía, por lo que entendió razonable imponer la prisión preventiva por el término de 57 días en la unidad penal femenina de esta capital.

Más información, en la edición de papel de Diario UNO de este miércoles 13 de febrero de 2019.


Comentarios