Femicidio
Martes 15 de Enero de 2019

La autopsia a Agustina reveló que no fue violada y que resistió un ataque sexual

La adolescente no presentaba lesiones a nivel de sus genitales. Habrían encontrado tierra en sus pulmones, lo que para los investigadores confirma el hecho de que fue semienterrada viva.

La autopsia a Agustina Imvinkelried, la chica de Esperanza que el lunes fue encontrada muerta, concluyó que no fue violada. El examen realizado en la morgue judicial de Santa Fe reveló además que lo último que hizo la adolescente fue pelear y resistirse con todo a un ataque sexual de parte de quien sería el asesino. En esa defensa se le fue la vida a la adolescente.

Los médicos forenses indicaron que la joven no presentaba lesiones a nivel de sus genitales, que era una de las hipótesis, aunque sí detectaron heridas propias de quien se defiende de un ataque de índole sexual. Es por eso que se observan hematomas y traumatismos en diversas partes del cuerpo, como remarcó la madre de la joven asesinada.

El otro dato que se corroboró y que había trascendido ayer es que la muerte de la joven fue por "asfixia manual", o para decirlo más claro, por estrangulamiento.

Otro de los aspectos escalofriantes que tiene este caso, de por sí estremecedor, es que los peritos habrían hallado tierra en los pulmones de la adolescente, por lo que se infiere que la joven fue semienterrada cuando aún estaba viva.

Esta situación tiene relación directa con la versión de un vecino de Pablo Trionfini, el acusado del asesinato que se quitó la vida, quien afirmó que el atacante le solicitó una pala para "buscar lombrices".

Unos minutos después se la devolvió y le aseguró: "Esa pala no sirve para nada".

Pero lo más llamativo de ese encuentro fue una frase que el hombre pronunció y que terminó siendo el epílogo de lo que sucedió luego: "Quizás no nos veamos nunca más".

Desaparición y hallazgo

Agustina desapareció la madrugada del domingo, luego de que saliera de bailar en el boliche Teos, de Esperanza. La adolescente se cruzó a un carrito de hamburguesas cercano, pidió algo para comer, se saludó con un par de amigas y luego desapareció de la vista de las cámaras.

Tras una frenética búsqueda, que arrancó algo tarde ya que los padres no la esperaban para dormir porque iba a la casa de una amiga, el cuerpo sin vida de Agustina fue hallado ayer por la mañana en un descampado en calle 9 de Julio, a 250 metros de la ruta provincial N° 6 y a 500 metros del lugar al que había ido a bailar.

Los perros rastreadores de la policía marcaron el sitio (ubicado en la zona rural de Esperanza) donde encontraron el cuerpo, que estaba semienterrado y tapado con ramas y yuyos.

Agustina tenía puesto el mismo vestido con el que había salido del boliche, con excepción de la bombacha que estaba bajada hasta la parte media del muslo.

Atacada en el auto

De acuerdo con esos datos, los investigadores dan por hecho que el ataque se produjo dentro del auto del acusado, especialmente por la "gran diferencia de contexturas físicas entre la víctima y el victimario y por ende de sus fuerzas".

"Si hubiesen bajado del auto ella habría tenido alguna oportunidad de escapar", aseguró una fuente.

De acuerdo a las pesquisas, "el ataque se consumó dentro del auto. Y luego, creyendo que estaba muerta, la tiró en el descampado. Fue a buscar la pala (que le pidió al vecino) y volvió para esconder el cuerpo".
Por eso también las autoridades detectaron "huellas de neumáticos que indican que el auto estuvo dos veces en el lugar: la primera cuando consumó el ataque y la creyó muerta, la segunda cuando vino con la pala".

Lo que no pueden dilucidar por ahora los investigadores es la forma en que la joven subió al auto de quien posteriormente sería su asesino, si fue por iniciativa propia o por la fuerza.

No obstante, los pesquisas afirmaron contar con la declaración de un testigo que asegura no haber visto ninguna situación violenta.

Comentarios