Policiales
Viernes 25 de Enero de 2019

La ató y encerró porque no quería que viera los actores de las novelas

En Feliciano, un adolescente fue detenido acusado de la privación ilegítima de la libertad de su novia. Celoso, se enojó con la piba porque miraba a artistas. Por castigo, la golpeó, la maniató con un cinto y le puso una media en la boca.

Una dramática situación de violencia juvenil se investiga en la Justicia de Feliciano, donde se dispuso la detención de un adolescente de 17 años quién fue imputado del delito de Privación ilegítima de la libertad, amenazas y lesiones sobre su pareja de 18.

Según se informó a UNO, los incidentes se registraron durante la noche del jueves y la madrugada del viernes. El muchacho no le permitía ver ciertas novelas a su novia de 18 años, porque sentía celos de los actores que aparecían en la televisión.

Las secuencias de violencia aumentaron al punto tal que de la agresión verbal, pasó directamente a cumplir con las amenazas por haber desobedecido las órdenes.

Según lo relatado por la víctima en sede judicial, en la madrugada sufrió el peor de los ataques. Tras recibir golpes de puño y cachetadas, no conforme con eso buscó un pañuelo y un par de medias y se las introdujo en la boca. La serie de tormentos continuaron con la utilización de un cinto con el que procedió a maniatarla. En esa condiciones la llevó hasta la cama. Allí nuevamente la agredió, la ahorcó varias veces hasta que se desmayó.

En el relato, notificó que el agresor se durmió y esto lo aprovechó para tratar de desatarse de las ataduras.

Tras lograr el objetivo se fue de la casa ubicada a poca distancia del centro de la ciudad, por lo que procedió a realizar la denuncia correspondiente, luego de haber llegado a su casa.

Enterado del suceso el fiscal en turno de Feliciano, Ricardo Temporetti, ordenó la inmediata detención del acusado quién fue trasladado a la Alcaidía de la Jefatura de policía.

Este viernes se realizó la audiencia imputativa donde se dispuso excluir de la propiedad al acusado, dictarle severas restricciones por el término de 90 días, y prohibirle cualquier tipo de contacto por ningún medio de comunicación o red social. Tambien reclamó la urgente realización de un tratamiento sicológico para que logre entender la gravedad de los hechos producidos.

Por ser menor de edad es que se le dispuso el tratamiento que la ley penal establece, pero se le hizo saber que no puede violar las restricciones, ya que podría perder la libertad.

Tanto la madre del acusado como la hermana, dieron detalles de una relación enfermiza y violenta de ambas partes, por lo que advirtieron que no era la primera vez que discutían y que se iban a las manos.

De igual modo y para evitar cualquier situación más grave, es que se tomaron otras medidas para tratar de encauzar la causa judicial y al mismo tiempo con la asistencia de profesionales, analizar la mejor salida consensuada y evitar nuevos hechos de violencia que pueden terminar de la peor manera.

Comentarios