Secciones
Amenazas

Julio Godoy amenazó de muerte a abogada de sus víctimas en plena audiencia

El exjefe narco está imputado por coaccionar a su expareja e hija, y ahora por el gesto intimidante a Fernanda Vázquez Pinasco.

Viernes 22 de Noviembre de 2019

Que Julio Godoy cree que puede hacer lo que quiere, no es ninguna novedad: narcotraficante, prófugo y ahora violento con las mujeres. Acusado por coaccionar a su expareja y a su hija (les dijo que las iba a matar para quedarse con la casa donde viven), en una audiencia en Tribunales donde se resolvió su prisión preventiva, hace un mes, amenazó de muerte a la abogada que representa a las víctimas. María Fernanda Vázquez Pinasco lo denunció con la prueba contundente del video registrado por la cámara del salón. Ayer venció la medida cautelar y Godoy quedó libre con la prohibición de acercarse y molestar a las tres mujeres y sus familias.

El exjefe narco de Paraná regresó este año a la capital provincial, luego de residir en Buenos Aires durante varios años, tras cumplir la condena por transporte de drogas. Su expareja y su hija lo denunciaron por amenazas, la Justicia le impuso restricciones pero las incumplió. En octubre, Godoy se acercó a la vivienda de calle Barbagelata y les dijo que si no le daban la casa las iba a mandar a matar y las iba a enterrar.

Las mujeres activaron el botón antipánico y la Policía lo detuvo a 20 metros del domicilio al cual no podía acercarse. Además, su presencia en el lugar donde no podía estar, quedó registrada en la cámara de vigilancia instalada por su expareja en la puerta de la casa.

Por lo tanto, la fiscal Mercedes Nin imputó a Godoy por el delito de Desobediencia judicial y por Coacciones, es decir por amenazar a las mujeres con la finalidad de quedarse con la propiedad, en un contexto de violencia de género.

El dedo en el cuello

Luego de la imputación, se realizó, hace un mes, la audiencia de medidas de coerción, ante la jueza de Garantías, Elisa Zilli. La fiscal Nin y la querellante Vázquez Pinasco, pidieron 30 días de prisión preventiva en la Unidad Penal, medida cautelar que la jueza le impuso al acusado para resguardar la investigación y a las víctimas.

En aquella instancia, cuando la abogada Vázquez Pinasco finalizó su alegato en esa audiencia, tomó la palabra la jueza. En ese momento, sin que lo viera nadie más que la querellante (el resto miraba a Zilli), Godoy miró fijo a la querellante, levantó su mano derecha, extendió el dedo índice y se lo pasó de un lado a otro del cuello. El mensaje era demasiado claro.

Fue un viernes, por lo que el lunes siguiente Vázquez Pinasco concurrió a la Oficina de Gestión de Audiencias, pidió el video de la grabación de la audiencia, constató que se viera el gesto amenazante de Godoy, y lo presentó como prueba en la denuncia penal que radicó en la Fiscalía.

La fiscal Nin lo imputó por el delito de Amenaza, que se acumuló a los otros legajos. Ante la proximidad del vencimiento de la prisión preventiva, ayer se realizó una audiencia para revisar la medida. Por acuerdo entre las partes, se pidió morigerar la misma, ya que, a diferencia de la audiencia anterior, esta vez Godoy consiguió un domicilio para demostrar arraigo. Su hermano, quien además es su garante, le alquiló un lugar en calle 25 de junio.

Además, no podrá acercarse a sus tres víctimas. Respecto de su expareja y su hija, la prohibición será en un radio de 500 metros, ya que así lo establece el sistema de pulsera dual que administra la Policía. Se trata de un dispositivo que tiene el acusado y la víctima, monitoreado por la División 911, por el cual se activa el alerta cuando ambos están a una distancia inferior a la indicada.

Respecto a la abogada, solicitó que le impongan a Godoy la prohibición de acercarse, a ella y a su grupo familiar, tanto en su lugar de trabajo como en su vivienda, y que le apliquen en su celular el botón antipánico.

El defensor oficial de Godoy, Fernando Callejo, se opuso a la restricción solicitada por Vázquez Pinasco, porque considera que no sucedió la amenaza denunciada.

La jueza Zilli hizo lugar a lo solicitado, tanto por la fiscal como por la querellante.

Existe la posibilidad de que Godoy consiga trabajo próximamente en la provincia de Buenos Aires. En este caso, se revisará la medida cautelar y la fiscal Nin consideró que debería imponérsele la prohibición de ingresar a la provincia de Entre Ríos.

Por otro lado, se sustancia una causa civil por el pleito que es el origen de la causa penal: la propiedad de calle Barbagelata. Se instó a Godoy a que se presente con un abogado, pero aún no lo ha hecho.

El testimonio de la hija de Godoy: droga, abusos y el caso Otero

A inicios de octubre, la hija del exjefe narco, Laura Godoy, habló en el programa Cuestión de Fondo de Canal 9 Litoral, donde relató diversos episodios vividos cuando ella era niña y adolescente, acerca de las actividades de narcotráfico de su padre. Pero además, denunció el abuso que sufrió por parte de Godoy cuando y la constante violencia de género que ejerció contra su madre.

En el testimonio, la mujer dio detalles que vinculan a Godoy en el asesinato por encargo de Dalma Otero. “(Miguel) Capobianco iba a la casa de mi papá. Nosotros los viernes cuando íbamos a comer con él, se presentó esa nueva persona, que era distinta a las que él se relacionaba. (...) n día en broma nos dijo a nuestra familia que iba a cobrar mucha plata por matar a una mujer. Porque el esposo quería matar a su mujer”, relató Laura, entre otros detalles.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario