Justicia Federal
Miércoles 18 de Julio de 2018

Juez federal entrerriano fue sobreseído en la causa por privación ilegítima de la libertad

El integrante de la Cámara de Casación Federal, el paranaense Juan Carlos Gemignani fue desvinculado de la causa que le inició la secretaria del juzgado. Se entendió que el juez no realizó ningún acto irregular.

La Sala I de la Cámara Criminal y Correccional Federal, con el voto de los camaristas Leopoldo Bruglia y Mariano Llorens, sobreseyó a Juan Carlos Gemignani, integrante de la Cámara Federal de Casación Penal. El magistrado estaba imputado por el delito de privación ilegal de la libertad agravada.


La causa se inició por la denuncia de la prosecretaria de la Sala I de la Cámara de Casación, María Amelia Expucci, quien fue detenida por orden de Gemignani. Tras una serie de medidas de prueba, la fiscal federal Paloma Ochoa le solicitó al juez federal Daniel Rafecas que cite a Gemignani a prestar declaración indagatoria, mientras que la defensa pidió el sobreseimiento que fue rechazado por el juez de la primera instancia.


Ante esta decisión, los abogados del camarista de Casación interpusieron un recurso de apelación que resolvieron Bruglia y Llorens al sobreseer a Gemignani.


Este juez hizo su carrera como abogado en Paraná y llegó a ingresar en la Justicia Federal tras formar parte de la Universidad Nacional del Litoral, en Santa Fe. Allí hizo carrera y llegó en la actualidad a integrar uno de los tribunales más importantes del país.


El hecho investigado ocurrió el 28 de julio de 2016 durante la feria judicial de invierno. La denunciante, María Amelia Expucci, había sido designada para desempeñarse como secretaria de la Sala de Feria debiendo ocuparse de los trámites de las causas judiciales durante el receso de invierno.


En esas circunstancias, Gemignani le ordenó que haga un inventario del contenido de unas cajas que estaban en la sala de audiencias de la Cámara, que habían sido enviadas por el Ministerio de Planificación, en ese momento a cargo de Julio De Vido. Expucci le manifestó que había sido designada para cuestiones relacionadas con las causas judiciales en trámite durante la feria y que la tarea ordenada por el camarista podía realizarla otra funcionaria.


Ante la negativa, según declaró la denunciante, Gemignani le dijo que ella no quería cumplir con una orden que él había dado y les solicitó a los dos policías que estaban en el lugar que la detuvieran. Mientras la llevaban por uno de los pasillos, Expucci intentó volver a explicarle la situación al camarista, quien les reiteró a los efectivos policiales que la funcionaria estaba detenida e incomunicada y les ordenó sacarle el teléfono celular.


Los guardias la llevaron a una garita que está en las cocheras de la parte posterior del edificio de la avenida Comodoro Py. Allí la mantuvieron detenida durante una hora y media hasta que el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi ordenó que la dejaran en libertad.


Gemignani, además, realizó una denuncia en la que acusó a Expucci de un presunto encubrimiento para evitar que se conociera que las cajas enviadas por De Vido eran una dádiva y eventualmente cohecho, siempre dentro de la hipótesis del camarista.


Bruglia y Llorens sostuvieron en su fallo que el proceder de Gemignani estaría justificado porque las circunstancias "podrían haber determinado que (...) sospechara de hallarse frente a una posible irregularidad relacionada con la existencia y contenido de las cajas en cuestión". Y agregaron que el magistrado no tuvo el propósito de detener a Expucci abusando de su poder, sino que actuó con un "aparente exceso no intencional" en la creencia de que estaba cumpliendo con su deber.


Por último, Infobae señaló que los camaristas señalaron, que "los elementos reunidos en este legajo permiten concluir -sin margen de duda- que el Dr. Gemignani creyó firmemente que obraba dentro del ámbito de sus funciones".

Comentarios