Policía

Investigan denuncia contra policías de Paraná por torturas

El Ministerio de Gobierno y Justicia abrió una investigación interna ante la denuncia por torturas que hizo un joven de Paraná.

Viernes 24 de Junio de 2022

El Ministerio de Gobierno y Justicia de la Provincia abrió una investigación interna ante una denuncia por apremios ilegales efectuada por un hombre de Paraná contra efectivos de la División Robos y Hurtos de la Policía de Entre Ríos. El relato de la víctima refiere que le practicaron torturas, lo golpearon hasta dejarlo inconsciente y terminó internado en el hospital San Martín.

El caso mereció un fuerte repudio de la Red de Organismos de Derechos Humanos de Entre Ríos (Rodher) que días pasados emitió un comunicado exigiendo que se tomen las medidas necesarias para el esclarecimiento de este caso, que se actúe con la "debida diligencia, celeridad e independencia de los presuntos responsables y de las unidades, instituciones u organismos a las que pertenezcan, y se extenúe la investigación sobre la posible responsabilidad penal y funcional de los agentes policiales".

Además la Rodher reclamó que se garantice la integridad física de la víctima y su grupo familiar, ya que "siguen siendo hostigados por personal de la fuerza de seguridad".

LEÉ MÁS: Paraná: organizaciones denuncian un caso de torturas

El hecho ocurrió el 1 de junio, cuando policías de la División Robos y Hurtos irrumpieron violentamente en una casa del barrio El Sol y se llevaron a Jonathan Exequiel Framulari en calzoncillos y en medias.

Según el comunicado de la Red, Framulari fue detenido en su domicilio de Paraná sin orden de detención ni de allanamiento, fue llevado a un descampado cerca de un arroyo en la zona oeste de la ciudad, en donde fue víctima de diversas prácticas de torturas por las cuales fue internado en el hospital San Martín. La investigación está a cargo del fiscal Eric Zenklusen.

Desde el Ministerio de Gobierno informaron a UNO que se inició una investigación interna como se hace cada vez que se recibe una denuncia y se puso todo a disposición del magistrado interviniente, el juez de Garantías Ricardo Bonazzola.

Brutalidad

Entre 15 y 20 policías, algunos de civil y otros con identificación de la fuerza, ingresaron violentamente a la vivienda del barrio El Sol. Golpearon a la pareja del denunciante y provocaron destrozos. Además empujaron al pequeño hijo de la mujer y a ella la amenazaron con violarla, según publicó el portal Página Judicial.

A Framulari –continúa la publicación– lo sacaron de la cama y se lo llevaron a los golpes y empujones, en calzoncillos y medias. Lo cargaron en una camioneta, le cubrieron la cara con un chaleco y siguieron golpeándolo. Lo llevaron a un descampado oscuro, donde le ataron las manos, le colocaron una soga alrededor del cuello y continuaron golpeándolo en el rostro y en el cuerpo. Después lo colgaron de un árbol y el joven perdió el conocimiento. Reaccionó cuando sintió un chorro de agua caliente corriéndole por el cuerpo.

Lo arrastraron hasta una especie de laguna de agua estancada y le hicieron un submarino, técnica de tortura que consiste en sumergir la cabeza de la víctima en el agua hasta que ya no pueda respirar. El joven volvió a perder el conocimiento cuando estaban por empalarlo, dice la denuncia. Cuando reaccionó tenía un policía encima suyo practicándole reanimación cardiopulmonar.

Luego lo subieron nuevamente a la camioneta y terminó en la División Antecedentes Personales, donde lo revisó un médico que, según dijo, se negó a asentar en el registro las evidencias de la golpiza, continúa el relato. Luego fue llevado al hospital San Martín, donde pasó dos días internado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario