Policiales
Martes 04 de Diciembre de 2018

Hacían carnés truchos de conducir de la Municipalidad de Paraná

A un hombre de Colonia Avellaneda le allanaron la casa y le secuestraron elementos de la actividad ilegal. Cobraba 2.000 pesos por la gestión. Ahora buscan al nexo de la propia comuna.

La Policía y la Justicia están tratando de desbaratar una organización con varios frentes que se dedicaba a la ejecución de "gestiones", trámites y servicios de la Municipalidad de Paraná. En ese marco, se profundizó la causa por la falsificación de carnés de conducir.

En julio de este año, UNO publicó la información que daba cuenta de un allanamiento frente a la terminal de ómnibus de Paraná. Allí se descubrió una oficina donde se hacían todo tipo de trámites municipales, por derecha y por izquierda bajo un costo económico.


En esta causa judicial quedaron vinculados las dos personas que se encontraban, como también tres más. Pero en la propia investigación se encontraron 30 carnés truchos. Los que pagaron, también son parte del problema.

Y en esa línea, hoy se allanó una vivienda de Colonia Avellaneda, ubicada en avenida Ramírez al 900. Personal de la División Delitos Económicos realizó la requisa que fue ordenada por el fiscal Franco Bongiovanni.

Se llegó hasta la casa del verdulero y titular de un taller mecánico, luego de que varios de los que pagaron 2.000 pesos para obtener el carnés, informaran a las autoridades policiales quién era uno de los gestores y ejecutores de los documentos apócrifos.

Al hombre de 52 años se le encontró y secuestró: una note book hp; una impresora a color marca hp; tres teléfono celulares; dos cámaras fotográficas y otra Olimpus. Una tarjeta de memoria y tres cartuchos a color y negros.

El acusado quedó supeditado a la causa por el delito de Falsificación de instrumento público, para lo cuál se siguen buscando los nombres propios que en la Dirección de Tránsito y Transporte promocionaban los trámites y gestiones pagando una suma de dinero por fuera del sistema para obtener, en este caso los carnés truchos.

Comentarios