Homicidio
Jueves 25 de Enero de 2018

El malabarista asesinado había tramitado un nuevo DNI porque se quería ir de Paraná

Santiago Osvaldo Moscatelli habría llegado hasta la Comisaría Segunda para realizar la denuncia por la perdida de su documento de identidad.

Uno de los uniformados que estaba en la mesa de entrada de la Comisaria Segunda de Paraná contó en voz alta, el miércoles por la mañana, que "el malabarista asesinado" antes había pasado por la dependencia policial para denunciar la pérdida de su Documento Nacional de Identidad.

Santiago Osvaldo Moscatelli se quería ir de Paraná pero le faltaba el DNI. El pibe de 20 años era de Villa Ballester y andaba viajando con mochila haciendo malabares. Uno de sus amigos de toda la vida, un hermano, escribió a UNO que Santiago venía desde Brasil.

También recordó que formaban un grupo de parkour y que su familia lo estaba esperando. Si bien deben estar todos muy tristes la noticia que se conoció hoy quizás lleve algo de paz en medio de tantas preguntas.

La Justicia confirmó que imputaron a un joven de 18 años por el asesinato del artista callejero en Paraná

El imputado, Micael Gerdau, tiene 18 años y todo indicaría que fue él quien mató a Santiago de una manera que nadie merece morir.

Gerdau es conocido por la policía porque está acusado de cometer algunos delitos en el sur de la capital entrerriana.

Más allá de su prontuario, el principal sospechoso es un gurí de 18 años que (si se comprueba) mató a un pibe de 20 años que tenía como patrimonio sus elementos para realizar malabares y la plata que fue haciendo en los semáforos.

La violenta Paraná se cobró otra joven vida en una calurosa madrugada de verano y si bien los resortes de la Justicia al parecer funcionaron, ahora habrá que luchar para que nunca más un pibe ávido por conocer el mundo, muera en la calle con semejante grado de violencia.

Aunque la verdad es que, más allá de las ilusiones, desde hace años, la sociedad paranaense se fue acostumbrado a callar frente a la brutalidad con la que se vive en los márgenes.

Comentarios