Caso Fernando Pastorizzo
Viernes 19 de Enero de 2018

El juez rechazó pedido de la defensa de Nahir para enmarcar el crimen de Pastorizzo en "violencia de género"

El juez Figueroa rechazó un pedido de la defensa para cambiar la carátula de la causa de "homicidio doblemente agravado por el vínculo y el uso de arma de fuego" a "homicidio en ocasión de violencia de género".

El nuevo juez de la causa por el crimen de Fernando Pastorizzo rechazó este jueves un pedido de la defensa de la detenida Nahir Galarza de calificar el hecho como un "homicidio en ocasión de violencia de género".


La decisión la tomó el magistrado Mario Andrés Figueroa, quien ayer reemplazó a su par Guillermo Biré por motivos vinculados a la organización de los turnos durante la feria judicial.


Figueroa rechazó un pedido de la defensa de Nahir (19) para cambiar la carátula de la causa de "homicidio doblemente agravado por el vínculo y el uso de arma de fuego" a "homicidio en ocasión de violencia de género".


Los mismos voceros indicaron a Télam que el magistrado tampoco hizo lugar a la solicitud de nombrar como "auxiliar" de la defensa a Jorge Zonzini, encargado de las relaciones con los medios de comunicación designado por la familia Galarza.


LEE MÁS: sobre el crimen de Fernando Pastorizzo

Respecto del cambio de carátula, una fuente con acceso al expediente explicó que es "técnicamente imposible" ya que Nahir figura como imputada y no víctima, y no se puede acusar por violencia de género cuando una mujer es la sospechosa en una investigación. "Si la mujer fuera víctima en la causa, ahí sí se puede acusar por violencia de género", explicó el vocero consultado que aclaró que tanto la calificación actual como la que pretendía la defensa tienen "la prisión perpetua" como pena en expectativa.


El mismo informante también aclaró que en este caso, el supuesto victimario de la violencia de género (por Fernando) murió, por lo que se extinguió cualquier acción penal en su contra. Y, por último, el juez entendió que los cambios de carátula se tratan en la audiencia de elevación a juicio de la causa, no en esta etapa del proceso, agregaron los voceros.


En tanto, el fiscal de la causa, Sergio Rondoni Caffa espera para la semana próxima los resultados de los exámenes toxicológicos y el análisis microsćopico del "anillo de fish". El primero de ellos revelará si había en el cuerpo de Fernando (21) alguna sustancia tóxica, mientras que el segundo procura determinar el ángulo y la distancia con la que efectuaron los dos disparos que le provocaron la muerte.



Pericias


Mientras que los peritos tecnológicos continuaban analizando los más de cien mil mensajes de Whatsapp que intercambiaron Nahir y Fernando y estos en sus grupos de amigos en busca de elementos describan el tipo de la relación que había entre amos jóvenes. Ayer, el fiscal Rondoni Caffa como Rubén Virué, uno de los abogados querellantes, se refirieron a la versión de los disparos accidentales que brindó Nahir en su tercera declaración, la segunda como imputada.


"La defensa que ensaya (Nahir) es perfectamente legítima, ella puede declarar lo que le parezca las veces que quiera, pero lo que relata carece de verosimilitud, fundamentalmente por el hecho de que tratándose de un arma semiautomática, con doble seguro, el doble disparo accidental parece como absolutamente imposible", dijo Virué.


Mientras que Rondoni Caffa sostuvo que esta nueva versión de Nahir no lo "sorprendió" y que tampoco "aportó un cambio sustancial" al rumbo de la investigación. Según consta en el expediente, el crimen fue cometido cerca de las 5 del 29 de diciembre último, en la vía pública de Gualeguaychú, donde a Fernando lo hallaron en estado de agonía, con un tiro en la espalda y otro en el pecho, y su moto y dos cascos tirados a su lado. El joven murió poco después y si bien Nahir primero declaró como testigo y dijo que había visto por última vez a su ex novio la noche anterior, luego se fueron sumando pruebas que derivaron en que la chica terminara presentándose a la Justicia y confesara el crimen.


Tras su confesión, Galarza fue internada en la sala 1 de Psiquiatría del Hospital Centenario por su estado de shock, y luego trasladada a una celda de la Comisaría del Menor y la Mujer, donde cumple la prisión preventiva por 60 días dispuesta por el juez Biré, quien desestimó un pedido de la defensa para que cumpla una prisión domiciliaria, con tobilleras.


No obstante, el pasado martes la acusada amplió su indagatoria y dio otra versión del hecho al asegurar que los dos disparos con los que mató a la víctima fueron "accidentales" y que en la primera declaración como imputada mintió porque tenía miedo que culpasen a su padre policía que era el dueño del arma homicida.


En esa tercera declaración, la joven aseguró que esa noche discutió en varias oportunidades con Fernando, que éste la golpeó y la agarró de los pelos, y que fue él quien tomó de la heladera el arma calibre 9 milímetros de su padre y se la llevó. Además, dijo que en medio de la discusión, el joven le gatilló el arma en el estómago porque tenía celos y, luego, sobre el crimen relató que los disparos se efectuaron accidentalmente cuando Fernando realizó una mala maniobra con la moto en la que la llevaba a ella a la casa de su abuela.


Comentarios