Policiales
Sábado 15 de Diciembre de 2018

Dolor por la domiciliaria y posible abreviado para el acusado de matar a un joven

Por el homicidio de Brian Farías fueron enviados a juicio Oscar Siboldi y su hijo Axel. La madre de la víctima lamenta el beneficio a los imputados

El homicidio de Brian Farías se dio en el contexto de violencia creciente que se vivía en un sector de la zona oeste de Paraná. Según la investigación policial y judicial, el acusado, Oscar Siboldi, fue a recriminarle a un grupo de jóvenes por la agresión que había recibido su hijo unos minutos antes. Y por bravo nomás le pegó un tiro en el pecho al joven de 19 años, y en la pierna a otro hombre que lo quiso frenar. Varios testigos lo señalaron y había otras pruebas en su contra, aunque ahora se duda de que quienes presenciaron el hecho vayan al juicio a incriminarlo. En este marco, según se informó a UNO, se estaría avanzando en diálogos para un juicio abreviado. Mientras, le prorrogaron la prisión preventiva a Siboldi, pero lo beneficiaron con la modalidad de arresto domiciliario, al igual que su hijo, también imputado.
La medida judicial fue dictada hace ya unas tres semanas, y la familia de la víctima lo sintió como un golpe. Mirta Oroño, madre de Brian, quien ha luchado desde hace mucho tiempo para sacar a su hijo de las adicciones, y desde su muerte por justicia, escribió a UNO su bronca por la decisión, lamentó que le hayan dado "salidas a dos asesinos". "No tenemos nada para un juicio justo oral y público como queremos", se quejó.
"Las personas que lo conocieron saben lo que fue mi hijo, un chico de 19 años con muchas ganas de vivir y que a pesar de haber sufrido la calamidad de que el hijo de Petaco Barrientos le disparara con un aire comprimido en el ojo derecho, seguía apostándole a la vida", dijo Mirta sobre la dura vida de Brian, y agregó: "A pesar de la lucha que tenía con su problema de adicciones, dejo en claro que le di una buena educación. Lo tuve internado, golpeé miles de puertas y tengo pruebas y testigos de que si hablo de mi hijo así es porque fue tan buen pibe. Él tenía sus días malos, pero los buenos eran los mejores".
Entonces, entre la falta de respuestas en el pasado y la sensación de no ser escuchada hoy, Mirta pregunta: "¿Cuándo alguien del poder va a estar de nuestro lado? Sufrimos y no somos letrados ni magistrados, pero no nos vendemos, defendemos lo que es justo. A mi hijo me lo fusiló un narco asesino: Siboldi, y su hijo fue el cómplice".
"¡El dolor de una familia no importa! –continuó–. Han pasado cinco meses de aquel 9 de junio, cuando me avisaron que mi hijo estaba muriéndose en el hospital. Me quedé sin respirar, tuve que soportar las falsedades de los que supuestamente lo ayudaron y jamás voy a saber cuánto tiempo me lo dejaron tirado y hasta tal vez planeando qué decían o hacían mientras se desangraba. Soporté el sufrimiento de mi hijo por 20 días en Terapia del hospital, no le deseo a ninguna madre ver el dolor de un hijo. El 2 de julio mi chiquito se me fue, cumpliendo 20 años en Terapia y dejándonos un dolor que no tiene remedio a sus hermanos, su novia que espera a su hijito, sus pocos amigos de verdad y a mí, su madre".
Por esto, la mujer expresó su reclamo y sus pocas esperanzas: "Como ciudadana que soy exigía un juicio justo por el dolor que causó en todos nosotros. Y no lo van a tener el asesino ni su hijo. Mi abogado me sugirió arreglar por el abreviado, entendí que es eso o nada. Dolor, odio y el deseo de que con los pocos años que le den, alguno ahí adentro pueda hacer que mi hijo descanse en paz".
La causa fue elevada a juicio, y solo falta que se fije la fecha del mismo, que será seguramente durante 2019.

Comentarios