Secciones
Policiales

Condena para procesado por vender drogas en Concepción del Uruguay

En juicio abreviado, Juan Carlos Cabrera reconoció que la marihuana que había en su casa era para comercialización. Aceptó la pena de cuatro años de prisión efectiva. Actuó la Gendarmería Nacional.

Viernes 13 de Julio de 2012

Hace unos años Juan Carlos Cabrera trabajaba en un frigorífico de Concepción del Uruguay, pero quedó desocupado, como muchos otros, cuando nuevos dueños se hicieron cargo de la empresa. Luego, entre changas y otros empleos, se dedicó a otra actividad: la venta de drogas. El negocio delictivo funcionaba en una vivienda del barrio Villa Mandarina, y tras un período de investigación de la Gendarmería Nacional fue desmantelado. Su propietario quedó detenido y fue imputado por el delito de Tenencia de estupefacientes con fines de comercialización. Esta semana, en un juicio abreviado, Cabrera, de 33 años, admitió haber desarrollado tal actividad ilegal y la Justicia Federal le impuso una condena de cuatro años de prisión.

La investigación desarrollada por la Gendarmería comenzó a principios del año pasado, con tareas de vigilancia, filmaciones y diversos informes que habilitaron una orden judicial de allanamiento. Los efectivos habían logrado reunir un material que confirmaba la sospecha: un intenso movimiento de personas llegaban a la casa de Cabrera, en calle San Martín 23 del Oeste, y realizaban pasamanos que presumían un intercambio dinero y pequeños envoltorios.

Finalmente, el operativo de requisa del domicilio se efectuó en horas de la noche del 27 de mayo de 2011. Personal de la fuerza nacional encontró una importante cantidad de drogas: 15 gramos de cocaína y 725 gramos de marihuana, que estaba fraccionada en varios lugares de la casa: una parte del vegetal estupefaciente estaba triturado dentro de una lata, en otro lugar estaba en pequeños rectángulos compactos, y también en 25 envoltorios, listos para la venta. También había en la vivienda una balanza de precisión, una licuadora con vestigios de marihuana y varios celulares y chips. Además, en otro lugar se encontraron muchas bolsas de nylon para armar y envolver las dosis de la droga.

Luego del allanamiento quedó detenido Cabrera, quien luego fue procesado por el delito de venta de drogas.

Con estos elementos, más los testimonios de gendarmes y civiles, la causa llegó a juicio, en el Tribunal Oral Federal en lo Criminal de Paraná. Antes del debate, el acusado, defendido por Ernesto Figún y la fiscal de Cámara Marina Herbel acordaron realizar un juicio abreviado, donde Cabrera reconoció su responsabilidad en el hecho que le imputaron, y aceptó la pena mínima para ese delito, ya que además no cuenta con antecedentes penales.

Luego de la audiencia, el Tribunal integrado por Noemí Berros (presidente), Roberto López Arango y Lilia Carnero, pasó a deliberar, y efectuó la sentencia sin discrepar con el acuerdo arribado entre la acusación y la defensa.

Los jueces, además, le recomendaron a Cabrera que realice algún trabajo dentro del penal para obtener algún ingreso económico, ya que es el sostén de una familia conformada por su esposa, una hija de 7 años y una hijastra, que ahora están a cargo de la mujer. La pena será purgada en la Unidad Penal Nº 4 de Concepción del Uruguay.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario