Narcotráfico
Martes 04 de Diciembre de 2018

Como en una serie de narcos: dinero, armas y drogas ocultos dentro de una pared

Un video muestra cómo encontraron el material en la vivienda de una acusada en Concordia. Testigo complicó al hijo del principal acusado

— Me condenaron, pero mi marido zafó.
— ¿Vas a seguir?
— Sí, ahora me quedo quieta, pero lo quiero seguir haciendo.
El diálogo es entre la concordiense Natalia Bonasola y el narco de Paraná, Gonzalo Caudana. Era mediados de 2016, cuando la primera había sido juzgada por venta de drogas en su ciudad, en el mismo Tribunal donde ahora la acusan de integrar una organización narco. Tal como dijo, la sentenciaron con una pena menor por haber declarado como "arrepentida". Sin embargo, quedó en evidencia que mentía en aquel juicio, ya que continuaba en el negocio (con prisión domiciliaria) vendiendo la cocaína que le proveía Caudana. Este quería saber si iba seguir en el negocio, y tal como se evidenció en la investigación, lo hizo a gran escala.
Esta conversación registrada en una escucha telefónica fue una de las perlas de la quinta audiencia del juicio que se sigue contra 22 imputados de conformar la estructura que encabezaba Caudana.
Fue la jornada más adversa para Bonasola, ya que además de las escuchas, declararon testigos de la Policía Federal que intervinieron en la investigación. En este sentido, relataron cómo fue el allanamiento en su domicilio en Concordia y el lugar donde encontraron las evidencias comprometedoras. Pero mucho más gráfico fue el video de tal hallazgo.
Al principio, tras revisar todas las dependencias de la vivienda, no encontraban nada, hasta que observaron un cerámico en la parte superior de la pared, donde hay una churrasquera. Se subieron a una mesa y tras golpear levemente sintieron que era hueco. Así, con una herramienta sacaron el cerámico y encontraron el tesoro escondido: armas, bolsas con droga, fajos de dinero y una bolsa negra con más billetes. Como en una serie de narcos, pero en la realidad. En total se contabilizaron más de 500.000 pesos.
Uno de los testigos fue Víctor Chanenko, quien entonces era jefe de la Delegación Paraná de la Policía Federal, y actualmente está a cargo de la Cibercrimen de la fuerza en Capital Federal. El comisario relató cómo fue la investigación que se llevó a cabo durante varios meses, cómo fueron detectando a cada uno de los acusados en su respectivo rol en la banda, y el día que se decidió dar el golpe: interceptar a Caudana en alguna ruta cargado de la droga que adquirió en Buenos Aires, y los posteriores allanamientos simultáneos.
Chanenko recordó que montaron un operativo en la ruta nacional 18, cerca de Villaguay, donde detuvieron la marcha del VW Up! en el que se trasladaba Caudana con su pareja, Rosalía Sánchez. Al principio no encontraban nada en el vehículo, y él se tuvo que ir a otro lugar, pero al regresar ya habían localizado la droga y estaban retirando los ladrillos de cocaína, que pesaron más de 10 kilos.
Además, un dato relevante aportado por Chanenko fue en relación al hijo de Caudana procesado en la causa. En la estrategia del jefe narco, espera poder desvincular a Matías, de 20 años. Pero el testimonio del uniformado fue adverso para tal fin: dijo que el joven formaba parte de la banda y que tenía el rol de asistente, colaborador y distribuidor en el negocio ilícito de su padre. Explicó cómo eran sus movimientos y las tareas llevadas a cabo.
El juicio continuará de lunes a jueves de la semana que viene, cuando se pretende culminar con 50 declaraciones testimoniales, para luego pasar, la semana siguiente, con los alegatos del fiscal general, José Ignacio Candioti y el adjunto Leandro Ardoy, y los nueve abogados que integran las defensas. Por esto, se espera poder tener, antes de Navidad, la sentencia del Tribunal integrado por Roberto López Arango, Lilia Carnero y Noemí Berros.

Comentarios