Violencia
Domingo 12 de Agosto de 2018

Cayó la banda de "Marquitos" por narcomenudeo en una zona de disputas y balaceras

Marcos Cornejo, de 21 años, y otros nueve jóvenes fueron detenidos en el oeste de Paraná por venta de droga. Tenía conflictos con Siboldi

La esquina de Ituzaingó y Colombia venía siendo un punto caliente de la violencia, principalmente por las disputas por la venta de droga en el oeste de Paraná. En la zona de la ciudad de la capital provincial donde mandaba Oscar Siboldi desde hace más de un año, un joven comenzó a hacer su propio camino: Marcos Cornejo, de 21 años, había montado varias bocas de expendio, con más de una decena de pibes a su alrededor para ayudarlo o simplemente hacerle el aguante.
Hace poco más de dos meses, el Negro cayó por asesinar a un joven de un disparo cuando fue a recriminarle a Marquitos un tiroteo contra su hijo. Anoche, Cornejo fue detenido junto a nueve personas más en un procedimiento policial de la Dirección Toxicología por narcomenudeo. Ahora, se espera que regrese la paz al barrio La Floresta y deje de ser un shopping de droga.
La investigación de la banda de Marquitos había comenzado hace ocho meses en el Juzgado Federal de Paraná. Como no se podían establecer eslabones más altos que el líder, o la existencia de una organización, la causa pasó a la Justicia provincial para que se siga en el marco de la ley de narcomenudeo.
Había cuatro domicilios en calle Ituzaingó al 1400 que estaban relacionados a la actividad delictiva, y otro en calle Los Talas en el barrio San Agustín. Con la autorización del Juzgado de Garantías N° 6, en la noche del sábado comenzaron cinco allanamientos y una requisa personal en la vía pública en esos domicilios.
El resultado total de los procedimientos fue satisfactorio para la causa, ya que se secuestraron: envoltorios de cocaína y marihuana fraccionada para su comercialización (en escasa cantidad pero suficiente para demostrar la actividad delictiva, según se indicó); dos autos, dos motos, dinero en efectivo, armas de fuego con cartuchería, celulares, una balanza de precisión, una licuadora, documentación y elementos de electrónica.
Según informaron a UNO fuentes policiales, en la pesquisa se halló la particularidad de que todos los vecinos de esa cuadra donde vive Cornejo estaban medianamente organizados para vender droga en la vía pública. En particular, en el domicilio donde encontraron las armas de fuego se almacenaba la droga que luego era fraccionada y vendida. En total hubo una decena de detenidos (ocho hombres y dos mujeres), entre ellos Cornejo. Nueve fueron arrestados en los domicilios de La Floresta y uno en la vivienda de calle Los Talas.
Cabe recordar que a fines de febrero hubo un importante procedimiento de la División Homicidios en la cuadra de Marquitos por las balaceras constantes que se producían en la zona por los enfrentamientos armados con otros grupos. Uno de los allanamientos fue en una precaria vivienda donde vive una pareja con cuatro niños. Allí encontraron casi 1.400 dosis de cocaína fraccionadas en papel glasé (igual que las secuestradas ayer), un fusil desarmado, un pistolón calibre 28, una pistola 9 milímetros, un arma de fabricación casera, cartuchería de diferentes calibres, tres balanzas y dinero en efectivo.
En aquella oportunidad los policías de Investigaciones debieron ingresar al barrio en un vehículo no identificado, porque siempre había soldaditos satélites haciendo vigilancia, quienes avisaban cuando veían un patrullero entrar al barrio, lo que daba tiempo para ocultar o deshacerse de los elementos.
En ese momento no estaba en vigencia la ley provincial de narcomenudeo, por lo que se remitieron las actuaciones al Juzgado Federal, el cual envió el expediente a la Justicia provincial cuando esta ya estaba habilitada a proceder contra la venta de drogas al consumidor.

Comentarios