Abuso sexual
Martes 26 de Septiembre de 2017

"A nuestra hija la subieron por la fuerza a la camioneta, salen a cazar gurisas"

Los padres de la chica que tiene 14 años denunciaron el abuso sexual a la salida de la Fiesta del Estudiante. Reclamaron a la Justicia mayor celeridad porque la abandonaron frente a las oficinas del 911.

Los padres ponen las manos en el fuego por los dichos de su hija de 14 años y le dan crédito: "lo que ella denunció, pasó". De esta manera, insistieron en reclamar a la Justicia que active la investigación para que se aclare y se localice a los responsables del abuso sexual que se produjo a la salida de la Fiesta del Estudiante, en la madrugada del viernes.

El hecho es investigado por la fiscal de Violencia de Género y Abuso Sexual Fernanda Rufatti. La menor de 14 años salió en el medio de la lluvia, fue subida a una camioneta de color negra. En el interior "abusaron" de ella luego de drogarla. El infierno de la chica terminó en la zona de Cinco Esquinas.

"Desde la semana pasada no hemos tenido mayores noticias de la investigación, fuimos a la Justicia y nos dijeron que esperemos, de allí nuestra desesperación porque el tema no avanza, pasa el tiempo y no hay gente investigada o detenida", explicó a UNO el padrastro de la criatura.

El hombre de 37 años llegó a UNO acompañado por su esposa de 50, y los dos evidenciaron el malestar por el paso del tiempo. "No quisiera creer que la Justicia actúa con una velocidad si la víctima es del centro o de clase media alta. Nosotros vivimos en la zona de la Base Aérea y somos de condición humilde", remarcó enojado el padrastro.

Sobre las repercusiones de la nota admitió que hubo numerosas críticas de los lectores hacia los padres. "Se que la gente se las agarró con nosotros y de alguna manera nos responsabilizó por el hecho, y también a nuestra hija porque siendo menor de edad, fue a un lugar de jóvenes y mayores", relató para decir: "Es fácil pegarle a una víctima menor de edad, que tal vez hizo una diablura, o una picardía de no avisarnos que iba a la fiesta en el Plumazo".

"Lo cierto es que ella salió a la casa de unas amigas, y allí la madre les dijo que si querían las llevaba. Ya tenían las entradas y así terminaron en la Fiesta del Estudiante", aclaró la mamá de la menor abusada.

En su relato, los padres dieron a conocer varias informaciones que pueden llegar a ser de interés, al menos periodísticamente: "Llegamos primero nosotros a la estación de servicios que los del 911 y eso que están en frente del lugar donde estaba nuestra hija". La adolescente apareció extraviada y desorientada caminando, por lo que fue asistida por los playeros.

"A mi me dio toda la impresión que estaba drogada, perdida y muy descompuesta por lo que le dieron dentro del auto. Ella dijo que era una camioneta color negra, pero pudo ser una Chery o Eco con una rueda en la parte trasera. Lo cierto es que ella varias veces repitió la misma información muy dolorosa para ella y nosotros", contó el hombre para detallar: "A ella la subieron por la fuerza a la salida de El Plumazo, la gente salía corriendo por la lluvia y a ella se le perdieron las amigas. Esto lo aprovecharon los que iban en ese vehículo en el que iba uno adelante manejando y los otros dos atrás".

abusador.jpg

"Cazar gurisas"
"Así la golpearon y la tomaron para llevarla dentro del vehículo. Le metieron una pastilla de color blanca y luego le dieron de tomar algo que le ardió la garganta, como si fuera una bebida fuerte. Allí ella luchó para evitar que la violaran, pero entre los tres la redujeron por la fuerza y le practicaron sexo oral y otras chanchadas", informó muy sensibilizado el padrastro.

"Ella se acuerda que que la obligaban a abrir la boca, le obligaban a hacer sexo oral, y le pegaban en la espalda. Después, recuerda que le sacaron la remera, y se desvaneció. No recordando más nada hasta la estación de servicio", agregó casi al borde del llanto.

"Se que ella dice la verdad, porque lo dijo varias veces y porque ella no tiene necesidad de mentirnos. Además como evidencia de su lucha cuenta con moretones en los brazos y otras partes del cuerpo", añadió el hombre.

En su relato entendió como real algo que se entendió como poco usual. "Estos vagos hicieron lo que quisieron con ella, y tras sacarle por la fuerza la remera, ella terminó caminando perdida en la estación de servicios. Le habían dejado en su corpiño 50 pesos y entre sus ropas un profiláctico", explicó para referenciar: "Para ellos debe haber sido una hazaña someter a una piba indefensa, que sí estaba alcoholizada. Y seguramente porque la justicia no los busca, estarán planificando salir a cazar a otras pibas en Paraná".


Shoqueada
Con el paso de los días, la menor comienza a superar con muchos problemas el padecimiento de haber sido abusada. "Ella no quería comer, tenía miedo, y lo peor es que ahora ella cree que por culpa de ella le pasó todo esto. Está todo mal, la víctima debe tener vergüenza por esto, es terrible y desde la Justicia tienen que ayudarla, contenerla y actuar de inmediato", reclamó su mamá.

Sobre el proceso judicial, insistieron en marcar: "No la entrevistó aún la fiscal, no le realizaron la Cámara Gesell y cuando fuimos nos dijeron que nos volviéramos porque no teníamos audiencia. Hasta cuándo vamos a esperar", exigió la mamá.

Finalmente, los dos pidieron que las autoridades judiciales y policiales se sensibilicen con esta menor abusada. "Ella no merece todo lo que está pasando, por lo que imploramos que se miren las cámaras de seguridad, que se busque el vehículo mencionado, como al conductor de barba y al acompañante con un piercing en la lengua", recalcó el hombre.

Comentarios