Silvio Velo: la pelota como vía para triunfar

"Nací ciego y pobre", admite, pero la pasión por el fútbol transformó su vida. Cinco veces mejor jugador del mundo, Silvio Velo, repasa su impactante historia.
18 de febrero 2024 · 12:28hs

La saca del bolso, la infla y la muestra. “¿Es linda, no?”, pregunta mientras acaricia con ambas manos a la Europaris Silvio Velo. Es su pelota. Nada menos. Enseguida la baja al piso, la pone bajo la suela y la mueve rápido, de acá para allá, como si enfrente tuviese un defensor. Y como si la viera… En realidad, lo suyo va más allá. Él la siente. En sus pies. Y en su corazón.

“Nací ciego y pobre. Y mi único juguete de pibe era la pelota. Desde aquel día hasta hoy es mi gran amor”. A los 52 años, luego de 30 como capitán de Los Murciélagos, que incluyó Mundiales (2), medallas paralímpicas (3) y Copas América (2) ganadas, además de cinco elecciones como mejor jugador del mundo, Silvio Velo revela la importancia que ese objeto redondo ha tenido en su vida como vehículo de transformación. El verdadero hilo conductor de su existencia. Una relación de amor puro, la esencia de una inspiradora historia de resiliencia que todos deberían conocer.

Juan Mesaglio, el titular de Echagüe aseguró: “Nosotros nos hemos ajustado al estatuto que rige en la institución”.

Echagüe: la respuesta oficialista no tardó en llegar

Dimas Garateguy y Andrés Tejada superaron sin problemas el pesaje.

Dimas Garateguy se presentará en Avellaneda este viernes

Silvio Velo 2.jpg
Silvio Velo repasó parte de su rica historia.

Silvio Velo repasó parte de su rica historia.

Silvio nació en San Pedro, a 164 kilómetros de Capital Federal. En Las Canaletas, un barrio pobre y olvidado. “Dormíamos tan juntos que soñábamos todos lo mismo. A veces nos levantábamos para descansar un poco… Es que de chico vivía en un barrio privado… privado de luz, de gas, de todo”, bromea. Así arranca Silvio el encuentro. Y no para. Tira chistes uno detrás del otro, sobre su historia y su condición de no vidente. “Fijate que encima me llamo Sil-Vio Ve-lo”, deja como al pasar mientras regala una sonrisa cómplice.

Hijo de padre albañil y madre ama de casa, Silvio fue el cuarto de 13 hermanos que se criaron en un rancho de barro, andando en bici, yendo a pescar, remontando barriletes, jugando a las escondidas (“aunque nunca encontraba a nadie”) y, sobre todo, al fútbol, en el campito. “Por ahí no tocaba una pelota en cinco minutos, no la podía encontrar, pero no me importaba. Me encantaba estar ahí, experimentar esa sensación de jugar en el potrero. Era mi lugar, yo sentía que había nacido para eso”, recuerda, emocionado, mientras deja algunas líneas para contar su amor por la pelota. “Era mi juguete preferido, el único que se podía compartir en el barrio. Para mí significó muchísimo, vivir esa pasión era casi lo único que tenía…”, admite.

A los 10 años dejó San Pedro para internarse en un centro especializado para ciegos, el Instituto Román Rosell en San Isidro. Allí hizo la Primaria, aprendió Braille, cosas de carpintería y electricidad. Pero lo principal fue que empezó a desarrollarse como jugador a partir de un descubrimiento que le cambió la vida. Una pelota casera para ciegos, con chapitas de gaseosas achatadas y atadas con un hilo al cuero. “Cuando empecé a escuchar la pelota fue tocar el cielo con las manos… Era peligrosa, a veces te pegaba y te cortaba. Pero a mí no me importaba. Estaba feliz, era como había encontrado a una novia que siempre me había sido esquiva”, rememora. Aún tiene muy presente lo que sintió en aquel momento. “Que iba a poder cumplir mi sueño de ser jugador”, reconoce.

Rápidamente saltó a la fama, cuando a los 14 años la popular revista Semanario le fue a hacer una nota. “Era el pibe ciego que la rompía al fútbol”, recuerda. Tenía 20 cuando fue citado a la Selección de no videntes para disputar los Panamericanos. Un sueño cumplido. “Sí, porque yo no veía pero quería jugar para mi país”, aclara.

Lo que vino después, durante tres décadas, superó todo lo imaginado. Silvio ganó dos mundiales, se colgó tres medallas paralímpicas y logró dos copas América, entre otros hitos que incluyen haber sido, durante cinco años, considerado el mejor jugador del mundo. Sus compañeros y entrenadores solían decir que era capaz de ganar los partidos solito, como Diego en el 86. Por eso le pusieron el Maradona de los no videntes. Y luego cambiaron a Messi, cuando la Pulga empezó a brillar en el Barcelona.

Por eso, además de ganar, dejó su legado. “Con Los Murciélagos rompimos muchas barreras. Al principio nos miraban y pensaban ‘pobrecito el cieguito, hace fútbol para no quedarse en casa’. Y con el paso del tiempo entendieron que esto es un deporte en serio. Cuando arrancamos no nos conocía nadie. Nos cansamos de golpear puertas que no se abrían. Pero a fuerza de buenos resultados se fueron abriendo y hoy somos un seleccionado respetado. Y yo siento una satisfacción enorme por haber aportado mi granito de arena para que se empiece a mirarnos como deportistas y no como a personas que estamos haciendo terapia”, reflexiona.

Una de las puertas que se abrió fue la de Europaris, una empresa nacional fabricante de pelotas profesionales que apuesta a la calidad y vio en Silvio a un verdadero ejemplo inspirador. Ramiro Fabris, uno de los dueños de la marca, leyó el libro Cuando hay voluntad, hay mil maneras y quedó cautivado por la historia. Quiso conocer a Velo y ahí comenzaron las charlas para hacer un modelo profesional para ciegos que llevara su nombre. Y su número, el 5. Así se fabricó la Euro Silvio Velo que lo hace sentir orgulloso al sampedrino. “Es algo hermoso, soñado… Imaginate que yo dormía con una pelota y ahora tengo la mía. Es como cerrar un círculo… A veces llego a una cancha y están jugando con mi pelota. Es muy loco todo. Y muy lindo”, cuenta.

Silvio siempre quiere más. En 2013 estuvo en un reality de Telefé, en 2018 subió al Aconcagua con otras personalidades y desde hace tiempo da charlas sobre actitud, liderazgo, trabajo en equipo, resiliencia y perseverancia. Y de retiro ni le hablen… El año pasado, con 51 años, jugó para el Instituto Rosell que lo vio crecer y fue campeón, metiendo el gol de la definición por penales ante Huracán de Parque Patricios. También estuvo jugando la Copa Europea con San Remo.

“Me las rebusqué bien, la edad te pasa factura pero tengo la experiencia, el oficio… Pude competir”, cuenta mientras programa lo que viene. “Nunca dije que voy a dejar, nunca me voy a sentir un exjugador. Pero estoy haciendo la transición a otro rol, más de conductor. Y buscando otros horizontes también, completa.

Hace poco, por caso, arrancó con el tenis para ciegos, tomando clases todos los días y viendo adónde puede llegar. Me gustaría ser un jugador internacional”, dice sin andar con chiquitas. También está por presentar su segundo libro y comenzará a grabar un documental sobre su vida. Para Silvio no hay imposibles. “Nunca renegué de lo que no tuve sino que me dediqué a potenciar lo que Dios me dio. Siempre, cada día y en cada etapa de la vida, hay que dar el 100%. Y en eso estoy, otra vez, con la misma pasión de siempre”, cierra. Un ejemplo de pasión. Siempre con la pelota bajo la suela. Ahora con la propia.

Producción periodística: Julián Mozo.

Ver comentarios

Lo último

Confirman cuándo pagarán a jubilados la segunda cuota de haberes

Confirman cuándo pagarán a jubilados la segunda cuota de haberes

Dengue: el gobierno abre las importaciones de repelentes

Dengue: el gobierno abre las importaciones de repelentes

Echagüe: la respuesta oficialista no tardó en llegar

Echagüe: la respuesta oficialista no tardó en llegar

Ultimo Momento
Confirman cuándo pagarán a jubilados la segunda cuota de haberes

Confirman cuándo pagarán a jubilados la segunda cuota de haberes

Dengue: el gobierno abre las importaciones de repelentes

Dengue: el gobierno abre las importaciones de repelentes

Echagüe: la respuesta oficialista no tardó en llegar

Echagüe: la respuesta oficialista no tardó en llegar

Horóscopo del viernes 5 de abril de 2024

Horóscopo del viernes 5 de abril de 2024

Dimas Garateguy se presentará en Avellaneda este viernes

Dimas Garateguy se presentará en Avellaneda este viernes

Policiales
Fiscalía pidió una dura condena para camionero narco

Fiscalía pidió una dura condena para camionero narco

Por tener cáncer, dieron prisión domiciliaria a narco condenado en Entre Ríos

Por tener cáncer, dieron prisión domiciliaria a narco condenado en Entre Ríos

Un camión con acoplado volcó en la Ruta 12

Un camión con acoplado volcó en la Ruta 12

Federación: un hombre y su hijo fallecieron en un choque

Federación: un hombre y su hijo fallecieron en un choque

Despiste: automóvil derrapó y chocó contra un árbol

Despiste: automóvil derrapó y chocó contra un árbol

Ovación
Echagüe: la respuesta oficialista no tardó en llegar

Echagüe: la respuesta oficialista no tardó en llegar

Racing derrotó a Sp. Luqueño y arrancó con el pie derecho la Copa Sudamericana

Racing derrotó a Sp. Luqueño y arrancó con el pie derecho la Copa Sudamericana

Dimas Garateguy se presentará en Avellaneda este viernes

Dimas Garateguy se presentará en Avellaneda este viernes

Talleres le ganó a San Pablo en su debut en la Copa Libertadores

Talleres le ganó a San Pablo en su debut en la Copa Libertadores

Copa Entre Ríos: Ministerio quedó eliminado en La Paz

Copa Entre Ríos: Ministerio quedó eliminado en La Paz

La provincia
Anuncian lluvias para el fin de semana en Entre Ríos

Anuncian lluvias para el fin de semana en Entre Ríos

Diputados nacionales entrerrianos: cuánto hablaron en 2023

Diputados nacionales entrerrianos: cuánto hablaron en 2023

SMN: jueves nublado pero sin advertencias de lluvias

SMN: jueves nublado pero sin advertencias de lluvias

Echaron a extranjeros sin papeles de Entre Ríos a Uruguay

Echaron a extranjeros sin papeles de Entre Ríos a Uruguay

Jueces rechazan la amenaza constante desde la política

Jueces rechazan la "amenaza constante" desde la política

Dejanos tu comentario