Ovacion
Lunes 05 de Noviembre de 2018

Otro fin de semana negro para la Liga Paranaense de Fútbol

La violencia volvió a hacerse presente. Falló la logística del partido.

Otro fin de semana negro para la Liga Paranaense de Fútbol, cuando todo venía marchando de la mejor manera, con la vuelta de la familia y visitantes (prueba piloto), hubo incidente en el clásico de barrio de los cuartos de final entre Atlético Paraná y Palermo. Todo se originó en la previa del partido, cuando personal policial no dejaba ingresar a parte de la parcialidad visitante y el jefe del operativo fue agredido. Los motivos son muchos y con versiones diferentes, por lo cierto es que la violencia volvió a estar presente en un estadio de la capital entrerriana.
Luego de la histórica reunión entre la policía, dirigentes, técnicos y capitanes perece que algunos no se pusieron el overol para poder disfrutar de la vuelta de los hinchas visitantes a las canchas de la LPF, restricción que venía desde fines del 2016 y donde los clubes se habían solidarizado con Peñarol y Sportivo Urquiza, cuando la fuerza policial no le permitía jugar con público visitantes solo a estas dos instituciones.
Una de las frases de Marcos Antoniow en aquella reunión junto a Roberto González, secretario de la Liga Paranaense de Fútbol, fue: "El club que cometa un error va a ser sancionado con el reglamento de Transgresiones y Penas", explicó aquella noche el Comisario Mayor.
La buena iniciativa duró poco y ahora Palermo puede ser sancionado para lo que resta del torneo, por los disturbios que informó el jefe que estaba a cargo del operativo. En las semifinales jugaría sin público visitante, sin importar el rival que le toque ya que es el peor promedio de los cuatro clasificados. Otro de los puntos que se tocaron de manera extraoficial, de llegar una hipotética final y donde se disputarán dos partidos. El elenco de barrio Rocamora jugaría de local el primer partido y solo podrían estar presentes socios, además se aplicaría el Sistema Tribuna Segura.
La violencia volvió a estar presente en un clásico de barrio y en una instancia importante de la temporada 2018 de la LPF. Esta vez no fue adentro de la cancha, pasó en las adyacencias del estadio Pedro Mutio, en lo que la antesala se sabía que iba a ser un partido complicado, tema que no se dio cuenta y no tomó recaudos la Policía de Entre Ríos.
Sumado a los inconvenientes en el ingreso, hay que hablar del poco personal que presente en barrio Hipódromo para un encuentro de alto riesgo, como ello lo anuncian cada vez que se juega el clásico más popular en el ámbito local. Era de esperarse la cantidad de gente que iba a acompañar a Palermo y nuevamente no se estuvo a la altura de las circunstancias. En partidos de Sub 20, que se juegan en la previa de Primera División, también hubo hechos de violencias que no pasaron a mayores. En Universitario, entre Peñarol y Banfield, hubo piedrazos y botellazos luego de que el Taladro pasara a semifinales. Un jugador del ganador fue impactado por un hielo en la zona del pecho.
El trabajo para erradicar la violencia en las canchas debe ser de todos, desde los dirigentes hasta la fuerza policial, en lo que va del año se han producido varios incidentes, la mayoría con agresiones a árbitros. Es tiempo de volver a la analizar la situación, que volvió a desbordar el vaso, dejando en evidencias las falencias que hay, donde la falta de compromiso es mucha y en todas las partes.




Se sortean las semifinales

Desde las 20, en la sede de la Liga Paranaense de Fútbol, se desarrollará el sorteo de los cruces de semifinales del Torneo Oficial, en Primera y Sub 20. Además se conocerán los partidos de Infanto Juvenil. En primera: Sp. Urquiza, Belgrano, Universitario y Palermo. En Sub 20: Paraná, Ministerio, Belgrano y Banfield.

Comentarios