Secciones
Artes Marciales

En verano siguen entrenando porque reconocen los beneficios

Todos los entrevistados en el Gimnasio Fénix reconocieron que practicar artes marciales mixtas les sirve para olvidarse de los problemas diarios y de yapa tonifican los músculos. Un negocio redondo.

Miércoles 30 de Enero de 2019

En las primeras horas de la tarde, cuando Paraná recién se está levantando de la siesta, mujeres y hombres se entregan al máximo en los entrenamientos en el Gym Fénix, que se encuentra en calle Feliciano al 900.

Litros de transpiración van dejando en el camino para llegar a los objetivos que se plantean cuando arrancan la temporada. Micaela tiene 19 años, es de Paraná XIV y cuenta que lo que le gusta de las artes marciales mixtas es el contacto, "las piñas" que además la llevan a tonificar sus músculos.

Su compañera de guanteo, Natalia, que llega todos los días desde San Agustín reconoció que hace dos años, cuando decidió entrar al gimnasio, lo hizo para tonificar su cuerpo y después le "gustó todo".


Ambas aprovecharon la jornada para trabajar en combinaciones de manos y piernas en distintas alturas, es decir pegar piñas y patadas buscando la mejor coordinación posible. La práctica la lleva a mejorar la técnica y sobre todo a estar preparadas para responder un ataque en la calle.

verano adentro
Emponderadas.
Emponderadas.


Cristian Pocho Tablada, a los 33 años ya tiene una experiencia considerable para resaltar que el kick boxing le hace bien para "despejar la mente del trabajo y las exigencias de la vida diaria". Hace ocho años que entrena y este miércoles hizo guantes con Emiliano Chiavaro, un pibe de 22 años que tiene la ilusión de concretar su primera pelea oficial.

Al fondo del gimnasio, con el graffiti como escenografía, Maxi El peluquero Ruiz Díaz le pegaba con toda su fuerza a las cubiertas de un auto de carrera que colgaba del techo. El Peluquero tiene 40 años y trata de cumplir con las tres sesiones semanales de entrenamiento porque se despeja de los problemas cotidianos.

Todos decidieron, aunque sea por unas horas, ganarle al sedentarismo y mantenerse en movimiento. Un acto de rebeldía en estos tiempos en que las obligaciones demandan cada vez más horas de dedicación y generan tantos trastornos.

adentro
Los alumnos del profe Sebastián Leguiza.
Los alumnos del profe Sebastián Leguiza.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario