Miradas

El tiempo le sigue dando la razón

Boca no tiene paz y los problemas extrafutbolísticos siguen en primera plana. Ahora Almendra y Varela fueron separados del plantel.

Miércoles 02 de Marzo de 2022

Cuanta razón, aunque me duela como fanático de Boca Juniors, tenía Diego Fernando Latorre cuando describió al Xeneize con una frase que quedó marcada y que se sigue reflejando la actualidad de una institución de estas características: Grande. Fue el 20 de abril de 1998. En aquella oportunidad el por entonces delantero del club de La Ribera salía de la práctica y molesto, dejaba una frase que quedaría grabada para siempre en la memoria del fútbol argentino: "Lo que a mí me parece fuera de lugar es ventilar los problemas. Parece, más que nada, un cabaret". Lo que dijo tenía referencia a que había un compañero aparentemente le pasaba información a los periodistas. De ahí la frase y el estallido de un equipo plagado de figuras.

Si bien antes de esta etapa, en la convulsionada década del 90’ y en las que le siguieron, los problemas que rodean al mundo futbolístico del Auriazul siempre estuvieron a la orden del día, nunca pararon, ni en los mejores momentos de gloria del equipo Xeneize. Siempre en Boca pasa algo que está por encima de los resultados. Es decir, prendés la tele, la radio y lees un portal o periódico y lo primero que aparece es el escándalo, no el resultado.

Desde que tengo uso de razón este club está rodeado de problemas más allá de los resultados y por eso citar la frase de Diego Latorre viene como anillo al dedo. Es decir Boca vende más en la mala que en la buena. Eso lo saben todos, menos los que están adentro. Se jactan diciendo que Boca es grande y tiene puesto los ojos de todo el mundo, pero no aprenden, al contrario.

Hoy la película la protagonizan los juveniles Alan Varela y Agustín Almedra, dos jugadores que registraron actos de indisciplina y fueron separados por el entrenador antes de comenzar la defensa de la Copa Argentina.

¿Que hizo Varela?. El muy buen volante regresó a entrenarse con la Reserva y hay un motivo puntual que calentó puertas para adentro al cuerpo técnico y al Consejo de Fútbol. La idea de Sebastián Battaglia era poner de titular a Varela hoy ante Central Córdoba por la Copa Argentina y ¿qué pasó entonces? El jugador no llegó en buenas condiciones al entrenamiento del lunes en Ezeiza o en las condiciones que esperan que lleguen los profesionales a una práctica, con los cuidados necesarios, y Battaglia, atento a esa situación, decidió no incluirlo en el entrenamiento de fútbol.

¿Qué hizo Almendra? De titular y pieza clave del equipo que ganó la Copa Argentina parecía, entonces, que el 2022 volvía a tenerlo protagonista. Pero tuvo el primer conflicto con Sebastián Battaglia por una cuestión de puestos y el lunes volvió a caer en otra situación de quiebre. Hubo discusión y el DT tomó la determinación.

¿Y el DT que dijo? “Fueron dos actos de indisciplina diferentes y tomamos una decisión. El club tiene unas reglas y hay que cumplirlas. Deberán entrenarse con Reserva y acatar las órdenes que hoy me tocan tomar a mí. Fueron dos situaciones diferentes, no hace falta ir más allá, no voy a dar detalles. Pero deberán hacerse cargo de las cosas que hicieron", sostuvo en la previa al estreno de la competencia nacional y la más federal.

Las sanciones llegaron, correctamente, para estos juveniles, porque se equivocaron y deben pagar porque para eso son profesionales y bien pagos. Pero yo me pregunto. ¿La vara hubiese sido la misma si eran jugadores experimentados? Y la verdad me quedan muchas dudas. Hasta si me apurás te digo que no.

Mientras tanto los contratiempos en Boca siguen tapando lo futbolístico que en definitiva es lo que realmente importa.

Considero que así, ventilando todo para afuera como se hizo siempre, es difícil que un equipo llegue a la gloria. Lo puede hacer y de hecho se ha hecho, peor el camino es mucho más estresante que si se logra trabajar en armonía o solucionando los conflictos puertas para adentro.

Inconvenientes, malos climas laborales, personas tóxicas e indisciplinadas que no van a la par del grupo hay en todos los ámbitos de trabajo. El tema es saber cómo se resuelven, cómo se los sanciona y cómo se sigue, en este caso puntual, para que el cabaret no opaque lo deportivo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario