Secciones
Enersa

Tras el desbarrancamiento en la Toma Vieja, evaluarán medidas para evitar riesgos

La contención de cemento fue colocada hace 11 años por Transener y se desmoronó. El municipio advirtió que es peligroso transitar por la zona.

Lunes 21 de Enero de 2019

Nuevos desmoronamientos se registraron sobre la barranca en la que se emplaza la torre de alta tensión de 500 kilovatios (kv) ubicada en calle Blas Parera al final, en la zona de la Toma Vieja de Paraná.

Se trata de parte de la cobertura de hormigón que hace diez años atrás fue colocada para evitar, justamente, socavones y deslizamientos de tierra. Los desbarrancamientos se produjeron entre la noche del viernes y el sábado, según aseguraron vecinos, más precisamente sobre el kilómetro 603,5 margen izquierda del río Paraná.

Personas que viven en la zona manifestaron su preocupación, ya que significa un serio riesgo al quedar expuesta la torre, sin la contención de cemento que fue colocada en septiembre de 2007, 11 años atrás, por la empresa encargada de estabilizar la estructura, la cual cubrió con hormigón todo el frente del barranco para evitar socavones y deslizamientos de tierra.




Desde Enersa emitieron un comunicado informando que "la estructura de la torre ubicada en la Toma Vieja está bajo la órbita de la compañía de Transporte de Energía Eléctrica en Alta Tensión (Transener), encargada del servicio público de transporte de energía en extra alta tensión en la República Argentina".

A su vez, explicaron que la función específica de la torre, de aproximadamente 70 metros de altura y con más de 30 años en el lugar, es contener a las líneas que transportan 500 kv desde Salto Grande a la planta transformadora de Santa Fe. "En este contexto, y de resultar necesario, Enersa se pondrá a disposición de Transener para colaborar en todo lo que se necesite para realizar las reparaciones del caso y normalizar la situación", afirmaron.

Por su parte, Roberto Sabbioni, director del Centro de Integraciones de los Servicios Públicos de la Municipalidad dijo ayer a radio La Voz: "Los ingenieros lo contuvieron. Eso se debe ver por el río nada más. Le tienen que avisar a las autoridades correspondientes porque hay cables de alta tensión. Lo único que nos queda es dar aviso. Es peligroso andar por la zona".

En este marco, aseguró que hoy mantendrá una reunión con personal de Prefectura para analizar medidas a seguir.

Zona de peligro

El geólogo paranaenses José Sanguinetti, quien oportunamente manifestó que desde su punto de vista la contención usada no fue la mejor opción: "Fue una alternativa que tuvo Transener, la empresa que transporta la energía por la líneas de alta tensión, y se ocupa de actuar cuando hay un problema en una torre. En algún momento opiné que no estaba muy de acuerdo", señaló a UNO.

A su vez, explicó: "El de las barrancas es un suelo muy lábil, poco compactado. En presencia de humedad, o peor todavía de saturación, se afloja y entra en un estado de fluidez. Ese es el problema de nuestras barrancas, ocurre en otros lugares de la provincia, como Santa Elena o Diamante. Son suelos arcillosos, no toleran estar saturados porque se licúan y las cosas que están sobre las barrancas pierden totalmente la estabilidad".

El especialista sostuvo que debe ocuparse del mantenimiento la empresa que transporta la energía y se aguarda que tomen medidas para estabilizarla y evitar cualquier riesgo, habida cuenta de que es una zona que está poblada, al margen de la funcionalidad de la torre.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario