Secciones
Panorama

Queso por las nubes: ya cuesta 500 pesos el más económico

El queso cremoso es un alimento versátil y con alta demanda. El incremento fue del 26% y preocupa que pueda caer el consumo hogareño

Sábado 24 de Abril de 2021

Dos platos clásicos de la mesa argentina son el asado y la pizza. Y ante la indecisión de qué comer en las reuniones familiares o las juntadas de amigos, fue el bolsillo el que marcó la tendencia, tras los sucesivos aumentos de la carne durante el año pasado. Sin embargo, en las últimas semanas hubo un fuerte incremento del precio queso y hoy hay que repensar el menú: “Un kilo de queso cremoso de las marcas de la zona no se consigue a menos de 500 pesos”, confirmó a UNO Mario Sarli, integrante del Centro de Almaceneros de Paraná y propietario de una despensa en barrio Lomas del Sur.

En las góndolas de las cadenas de los supermercados los valores en este tipo de productos son similares: arrancan en los 499 pesos los más económicos, que hasta hace un par de meses se podían adquirir en oferta a 299 pesos. “El kilo de queso cremoso de una primera marca está a 750 pesos, y un Port Salut Light está a 900 pesos”, señaló Sarli, y acotó: “Creo que va a seguir aumentando todo. Por ahí en el queso durante todo el año pasado no hubo movimiento, pero en los últimos días la suba fue de más del 20%”.

Esta semana David Miazzo, referente de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) sostuvo que en lo que va del año “durante 2021 hubo un incremento del 26% en el precio del queso cremoso, después de un aumento del 24% en el 2020”.

Al respecto, Celeste Valenti, socia gerente de una de las empresas lácteas más importantes de la provincia, que abastece con sus productos a todo el país y también exporta, evaluó: “Los lácteos aumentaron porque también ha subido el precio el productor. Además de que también hay incrementos de los costos en general, la materia prima, que es la leche fluida, es lo que más influye en el precio de los lácteos, y eso viene subiendo todos los meses”.

Sobre este punto, Hugo Sangoy, productor lechero de la zona de El Palenque, confirmó a UNO: “Se nos viene aumentando todos los meses. Al principio de este año fueron 70 centavos por litro, y luego 1,50 pesos cada mes. Hoy la leche que vendimos en marzo y cobramos en abril, está a 26,10 pesos más IVA el litro”.

No obstante, aclaró: “Hubo aumento de costos, y con 26,10 pesos los números no cierran. Para no perder plata, hoy un tambero tendría que estar cobrando 30 pesos el litro”

“Además hay un tema de oferta y demanda. Hay poca leche en este momento del año, por un tema biológico de la vaca”, añadió por su parte Valenti, y aclaró que el costo de la energía y de los combustibles, que se van remarcando, también impacta en el valor final: “No es que el empresario esté ganando más con esta suba, sino que está trasladando un poco el costo a los precios. De todas maneras, no creo que haya un nuevo aumento significativo en los próximos meses”, indicó a UNO.

En cuanto a los quesos, sostuvo: “Lo que ocurrió es que los quesos no venían aumentando durante el año pasado, entonces por ahí se ve mucho la diferencia ahora porque se actualizaron los precios, que venían bastante atrasados: nosotros teníamos que afrontar los aumentos todos los meses de los insumos, pero por ahí no se podía aumentar el precio final. Entonces, se sinceró ahora el valor de este producto”.

Ante este panorama, en el que la actualización de los salarios quedó muy por debajo la inflación y en el percibido aumentos en su sueldo, la remarcación en el precio final de los productos en las góndolas golpea a los consumidores. “Creo que en la demanda va a caer, sobre todo en el queso. Hoy sale 600 o 700 pesos el kilo para el consumidor final, y en vez de comprar dos veces por semana, la gente va a comprar una vez”, analizó.

Asimismo, recalcó: “El consumo se va a ver afectado, al menos hasta que no se actualicen los sueldos, porque hoy hay una inflación galopante y uno tiene que seguir vendiendo”.

En este contexto, Valenti adelantó que “las empresas lácteas están cerrando acuerdos con el gobierno”, y afirmó: “Un poco por los controles de precios y demás, se están definiendo acuerdos de Precios Cuidados. Los están negociando las cámaras que agrupan a las industrias lácteas”.

Consumo

Esta suba en los lácteos se da justamente en medio de un cambio en la tendencia en el consumo, por una cuestión estacional. Sobre este tema, Celeste Valenti comentó: “Recién está empezando el frío, y ahora comenzó a bajar el consumo de yogurt, que es algo que se toma más en las temporadas en las que hace más calor. Y está arrancando la demanda de productos más calóricos, como la crema, el dulce de leche, aunque todavía de a poco porque el tiempo ha estado muy cambiante”.

Si bien el año pasado, durante la cuarentena, las empresas del rubro debieron adaptarse, ya que el queso barra, que se utiliza habitualmente para sandwich y se vendía mucho al sector gastronómico, dejó de tener demanda. No obstante, según contó, ahora hay un repunte: “Se recuperó un poco el queso barra, que había caído el año pasado. Pero el que más se consume es el cremoso, que es el que uno le pone a la tarta, a una tostada y se puede usar para muchas comidas. Además, sigue siendo el más económico, el más accesible”, aseguró.

La leche es otro de los productos que también registra un incremento en el consumo a esta altura del año, tras el inicio de las clases. “Se consume mucho más en esta época. Antes no vendíamos leche, arrancamos ahora, en enero, es nuestra primera experiencia, pero sabemos que al inicio de las clases se consume más leche blanca”, refirió la empresaria.

La leche no está ajena a los aumentos, y sobre este punto, Mario Sarli observó: “El saché de leche que vendíamos a 80 pesos ahora está a 110. El yogur chiquito que se le da los bebés y estaba a 70 pesos, se fue a 120. Es un alimento esencial y es muy costoso, y ni qué hablar de lo que salen los yogures de primeras marcas”.

Exportación Celeste Valenti lamentó que en la actualidad hayan bajado las exportaciones, y explicó: “Brasil, que es el principal comprador, devaluó y están teniendo problemas para comprar en este momento”.

“Ese es un gran problema para la industria láctea nacional. Si bien ahora hay escasez de leche, cuando empiece a haber excedente esto va a ser perjudicial”, dijo, y anheló: a modo de conclusión: “Ojalá que empiece a haber más ventas y se pueda empezar a exportar".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario