Transporte público
Martes 04 de Diciembre de 2018

En el SITU, informes técnicos plantean que el boleto urbano debe ajustarse casi 10 pesos

La tarifa plana hoy de 14,85 pesos se calculó en 25 pesos. La comisión requirió más datos a las empresas, que reclaman un incremento aún mayor

Dos informes técnicos se presentaron ayer en la reunión del Órgano de Control y Monitoreo del Sistema Integral de Transporte Urbano (SITU) de Paraná, con resultados por debajo de las solicitudes de actualización de costos elevados por la concesionaria Buses Paraná, a mediados de octubre. Sin embargo, el número asusta por lo que representa en el costo de vida de los miles de usuarios que hoy abonan la Tarifa Plana del servicio, en 14,85 pesos.
Tanto el estudio elaborado por especialistas del oficialismo –del Departamento Ejecutivo y de los bloques de ediles de Cambiemos y del Frente UNA–, como el elaborado por el Frente para la Victoria (FPV) arrojaron que la tarifa plana al mes de octubre debería tener un valor aproximado a 25 pesos.
Ambos informes están por debajo de la presentación hecha por los empresarios hace más de dos meses, donde habían esgrimido que la Tarifa Media –es decir, el promedio de todos los tipos de boletos– les dio 27 pesos; la misma tarifa media para los estudios presentados ayer, dieron 17,43 pesos y 17,84 pesos.
Los trabajos tomaron como mes representativo del comportamiento de las distintas variables de costos a octubre.
Elevar el boleto de colectivo a casi 25 pesos tendría un impacto casi catastrófico para la actual realidad social. Más aún cuando las tarifas ya se recompusieron más del 60% a mitad de año.
Sin embargo, tanto el defensor del Pueblo Luis Garay, como el concejal del FPV Enrique Ríos, advirtieron sobre aspectos que hay que revisar, para constatar fehacientemente los costos. Y los propios informes alertaron probabilidad de diferencias. Es por eso que en la reunión se le exigieron a las empresas que aporten nuevos elementos y datos de análisis, para emitir un dictamen final.
Entre otros aspectos, se marca que no se pudo obtener información diferenciada del servicio en el ejido Paraná respecto del servicio que la concesionaria Buses Paraná presta en el área metropolitana. Ello influye significativamente en el costo total, en varios aspectos: tanto en la cantidad de pasajeros transportados, como en kilómetros recorridos y en parque de unidades.
Es así que por ejemplo, para el estudio se tomó un parque móvil de 190 unidades. "En realidad, los correspondientes a la concesión en Paraná son alrededor de 110", indicó a UNO el legislador justicialista. Es que tras la última concesión, quedaron excluidas de la prestación y control por parte del municipio las distintas líneas urbanas que conectan Paraná con Oro Verde, Colonia Avellaneda y San Benito, que están bajo la órbita de la Dirección de Transporte de la Provincia.
"Queda por resolver también el conjunto de gratuidades que tiene el esquema tarifario, y su incidencia en el cálculo del pasajero equivalente para el ejido de Paraná", marcó como otra distinción.
"Antes que cualquier definición, insisto que hay que discutir la prestación del servicio, que es pésima, y también recorridos, saber con exactitud la flota de vehículos y si son 45 realmente las nuevas unidades incorporadas, porque eso incide en el cuadro de costos", explicó Ríos. Y como dato marcó también que la Resolución N° 53 del Ministerio de Transporte de la Nación exige que se debe contemplar a 2,5 trabajadores por vehículo, y según Buses Paraná, hay 2,9 trabajadores. "Pueden incluir a personas de oficina o de tráfico, y se aumenta el costo laboral para tener mayor incidencia", aportó.
Todos estos aspectos y costos se plantean sin contemplar aún qué ocurrirá con los subsidios a partir del año próximo. El gobierno nacional excluyó de su Presupuesto 2019 los fondos que desde principios de la década se destinan a las empresas de colectivos, a través de tres líneas: Sistema Integrado de Transporte Automotor (Sistau); Régimen de Compensación Complementaria Provincial (CCP); y gasoil subsidiado.
En principio, a partir de las gestiones que lleva adelante ante la Nación, el gobierno provincial se haría cargo de un 50%; el resto lo compartiría con cada una de las ciudades que cuentan con servicio urbano.
"Hasta hace pocos años, los subsidios cubrían un 50% de la tarifa. Con la reducción que se viene realizando, ya equivale a un tercio", aportó.
Por su parte, el defensor del Pueblo Luis Garay marcó las diferencias y dudas sobre los costos. "Nos tomamos una semana para evaluar, pedir informes", indicó y coincidió con las diferencias planteadas en los informes y señaló también otros aspectos a tener en cuenta, como la posible modificación del precio del combustible o la paritaria de la Unión Tranviarios Automotor.
"El miércoles vamos a llevar una postura, pero hay una diferencia abismal con lo que piden las empresas", aportó.
Si bien la postura del Ejecutivo era realizar un nuevo encuentro el próximo lunes, finalmente quedó definido que la nueva reunión del SITU se planificó para el próximo miércoles.
El dictamen se elevará al Departamento Ejecutivo Municipal como recomendación. El intendente, en tal caso, podrá disponer luego de enviar esa misma decisión al Concejo Deliberante, incluirle modificaciones, o eventualmente creer que no es conveniente ningún aumento. El cuerpo legislativo es quien tiene la facultad de modificar el cuadro tarifario, aunque en el contrato de concesión se fijaron excepciones que permitirían aplicar aumentos por decreto del intendente.
En la reunión de ayer participaron representantes de la UTA, de Buses Paraná, de la Dirección de Transporte y del Ejecutivo –estuvo el secretario general Eduardo Solari–, de Defensa del Consumidor, Defensoría del Pueblo, y los concejales Enrique Ríos (FPV) y Luis Díaz (Frente UNA). No hubo presencia de legisladores de Cambiemos.

Comentarios