Secciones
Nuevos hábitos

Cayó la demanda de alquileres para los universitarios

Atípico inicio de año en el mercado inmobiliario, por la extensión de la pandemia y la incertidumbre sobre la modalidad educativa. Se demoran alquileres.

Miércoles 20 de Enero de 2021

El sistema universitario fue el que más rápido reaccionó dentro del ámbito educativo ante la imposibilidad de la presencialidad, debido a desarrollos propios incipientes de virtualidad, y una menor complejidad a la hora de acordar los encuentros virtuales y programar estudios y tareas individuales. En ese contexto, no resulta extraño entonces que frente a esa realidad y un panorama no muy alentador acerca de un eventual retorno a las aulas, se ha demorado la decisión de contratos de alquileres en Paraná para estudiantes universitarios.

Se ha demorado la decisión de contratos de alquileres en Paraná para estudiantes.

Se ha demorado la decisión de contratos de alquileres en Paraná para estudiantes.

Ante la consulta de UNO, el operador inmobiliario José María Armándola confirmó que “hasta el momento, no se sintió presión fuerte de la demanda para estudiantes”.

Habitualmente, en diciembre se realizan las consultas y la mayoría de estas operaciones, y ya en enero los universitarios ya cuentan con su departamento, para evitar inconvenientes de no conseguir más cerca de la fecha de cada inicio de ciclo académico superior, que puede ser en febrero o en marzo.

“Puede ser por una cuestión económica, porque con contratar en febrero, uno puede ahorrar un mes. Pero tampoco se sabe si se inician las clases, o cómo”, planteó.

De todos modos, estimó que la pandemia del Covid-19 cambia el mercado locativo, al considerar que “no habrá marcha atrás” en los avances dados por las unidades académicas de nivel superior, quienes crearon estructuras para la adaptación a la distancia o semipresencial. “Indudablemente, esto marca una nueva costumbre”, opinó Armándola.

La demanda de los universitarios representa, aproximadamente, entre un 10% y un 20% del mercado inmobiliario de alquileres en Paraná.

En cuanto a los precios, son variables no solo por las comodidades, sino por la ubicación céntrica o de proximidad a las sedes académicas.

De todos modos, en general, el mercado inmobiliario ha tenido un incremento en los alquileres, entre un 40% y 50% anual. “Estuvieron por debajo de la inflación, ya que si bien oficialmente se dijo un 35%, hubo cosas que subieron hasta un 100%”, acotó el vicepresidente del Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios de Entre Ríos.

Al respecto vale recordar que rige un congelamiento de los precios de los alquileres y la prohibición de los desalojos, dispuesta por decreto del gobierno nacional implementado en marzo, y renovado en septiembre. Y se aplican sobre los contratos vigentes.

Ante la evaluación que realiza el gobierno para resolver una nueva prórroga ante el vencimiento de esta reglamentación el próximo 31 de enero, Armándola planteó que “sería un error intervenir en los contratos privados. La medida de seguir el congelamiento, que podría ser mala, sería un gravísimo error seguir. No es justa, rige desde hace un año, hubo una inflación reconocida de 35%, y los salarios subieron más o menos en la misma medida, algunos otros más. No vemos el motivo de congelamiento. Esto no es una ayuda social, sino tomar plata de uno para darle a otro”, planteó.

Y apuntó: “Los propietarios son gente común que vive de rentas, gente que ha ahorrado toda la vida, para mejorar la jubilación que es magra: acá no hay una parte corporativo y otra débil. El mercado de alquiler está atomizado, no hay propietarios con miles de inmuebles, como puede suceder en Europa, con grandes corporaciones con miles de patrimonios. En general el 90% del propietario tiene uno o dos departamentos”, describió.

En ese sentido, hizo hincapié que los titulares de casas o departamentos “necesitan de sus ingresos como cualquier otra persona, y como tal hay que respetar la ley y los contratos. No hay razón valedera para que se pida que alguien que no tiene la fortalezca, haga un sacrificio externo”, remarcó.

Tal como informó UNO en su edición gráfica de ayer, desde el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación informaron que la prórroga del congelamiento de precios de los alquileres “se está evaluando” y para ello “se está trabajando en conjunto con Jefatura de Gabinete en la reglamentación”, aunque sin mayores precisiones.

Para Armándola, este tipo de medidas ponen el foco en Capital Federal y Gran Buenos Aires, con una problemática particular y diferente al resto del interior del país.

En el caso de Paraná, esta medida de no recomponer los valores de los alquileres no modificó “de manera significativa” la oferta o disponibilidad de casas o departamentos. En cambio, citó que genera incertidumbres o dudas para la inversión en renta, impactando en la construcción, que motoriza a otras 30 industrias y genera empleos intensivos.

“Así no hay incentivos para la inversión. Para qué alguien compraría un lugar para alquiler, si se congela el precio por año. Todas las cosas tienen que tener un sentido”, planteó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario