Economía

A contramano de la inflación, la carne no aumenta hace meses

En un contexto de creciente inflación, los cortes vacunos mantienen su valor ¿Por qué está estancado el precio y cuándo estiman que va subir?

Viernes 30 de Septiembre de 2022

En medio de un contexto en el que la mayoría de los productos sube y la inflación acumulada entre enero y agosto de este año ya es del 56,4%, curiosamente el precio de la carne vacuna se mantiene estable desde hace varios meses.

Desde la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA) explican que esta situación se genera por el juego de la oferta y demanda en este mercado en particular, que hoy registra un mayor stock de ganado y una baja en el consumo.

En la actualidad el asado de ternero se consigue a 1.340 pesos –aunque el precio puede variar en algo según el comercio–, el de novillo a 1.090 pesos, a 890 pesos la carne picada, la pulpa está a 1.200, y puchero sale 600 pesos. Sin embargo, los referentes del rubro esperan que aumente a partir de noviembre o diciembre, en proximidad de las fiestas de Navidad y Año Nuevo, considerando que se irá reduciendo la oferta de animales.

A contramano de la inflación, la carne no aumenta hace tiempo..jpg
A contramano de la inflación, la carne no aumenta hace tiempo

A contramano de la inflación, la carne no aumenta hace tiempo

Así lo confirmó a UNO Emanuel Satler, productor de hacienda y propietario de una carnicería en Paraná, quien explicó: “La carne hace ya unos seis meses que no sube. No aumenta en los mercados de hacienda y se acentúa un poco más la diferencia en el mostrador, donde el valor es un poco más estable. A veces baja en los mercados y como toda curva, retrocede en algo, pero en el precio de venta al público a veces no se siente, como pasó en junio, julio y ahora de vuelta, que repuntó hace unos días y parecía que se encaminaba a subir el valor de venta al consumidor final, pero volvió a bajar otra vez la carne que va al mostrador, manteniéndose sin variaciones”.

Pese a que no se registran incrementos, la demanda por parte de los consumidores argentinos de los distintos cortes bovinos se encuentra en mínimos históricos, que rondan los 47,8 kilos per cápita por año. Y en las ventas de las carnicerías se advierte esta retracción: “Se está sintiendo la recesión. Desde agosto principalmente se empezó a notar algo más bajo el consumo, calculo que es por la pérdida de poder adquisitivo que tiene la gente. Nosotros, que estamos en la primera línea del consumo, notamos que hay falta de plata. No sé si se va a agudizar cuando suban las tarifas y demás”, observó Satler.

A su vez, pronosticó que, pese a este retroceso en el consumo, el valor de la carne va a subir en uno o dos meses. “No sé cómo va a impactar en la demanda que el precio aumente, pero va a pasar por cuestiones lógicas, primero por la inflación y segundo por alguna baja de stock que se va a dar”, sostuvo.

Sobreoferta

Consultado sobre la sobreoferta que registra hoy el mercado, Satler explicó por qué ahora hay mayor stock: “La invernada es el proceso de cría del terneros, que después de pasar su primer tiempo con la madre en el monte, donde se lo deja al pie de la vaca y luego se lo desteta, en el 80% de los casos de la hacienda se termina de criar a corral, a feedlot. La sequía este año generó que para salvaguardar a la vaca, que es la más afectada por la falta de agua, se lo saque antes de tiempo al ternerito de su lado, a veces hasta precozmente, y vaya al mercado”.

“Esto causó una sobreoferta de terneros que hizo bajar su precio”, precisó, y comentó: “Eso ocurrió en junio y julio, cuando siempre la invernada está por encima del precio del gordo, o sea del producto terminado del feedlot. Pero en este caso, en junio, julio y parte de agosto se dio que el ternero chiquito estaba por debajo de la salida del gordo del feedlot y entonces eso dio un margen, una rentabilidad importante. El tema es que los feedloteros compraron ese ternero y se llegó a niveles de ocupación históricos de feedlot en corral. Para que salga ese ternero gordo se necesita un tiempo al menos de tres, cuatro o seis meses. Eso es lo que hace que haya más oferta en este tiempo y la carne se mantenga en la actualidad a un precio barato”.

El consumo de cortes bovinos siguen en baja.jpg
El consumo de cortes bovinos siguen en baja

El consumo de cortes bovinos siguen en baja

No obstante, señaló: “Ahora, con esta lluvia, y por cómo viene la primavera, ese ternero ya se liquidó y no hay más esa sobreoferta. Y el ternero que llegó a estar a 330 pesos, 320, y hasta 300 en junio, julio a agosto, hoy está arriba de 400 pesos el kilo en pie”.

En este marco, subrayó: “Con una mayor valor, entonces el feedlotero ya no repuso terneros. Ahora sigue vendiendo barato porque hay poca demanda. Como está liquidando stock y la demanda va a seguir igual en el mercado interno, en un momento se van a equiparar y va a subir el precio. Calculo que esto va a ocurrir en noviembre, o diciembre, justo pegando para las Fiestas, y ahí sí va a ser noticia el aumento de la carne”.

Acerca de si se puede congelar el excedente de carne para venderlo a un mejor valor, aseguró que no, ya que es para consumo interno y se despacha en el corto plazo.

Impacto de los costos

Mientras los valores de la carne están estables, los costos de producción de la hacienda no mantuvieron la misma tendencia. Con respecto a este punto, Satler indicó: “El que está en la última línea de producción, que es el feedlotero, que es el que termina el animal para faena, es el que está sintiendo el estancamiento del precio. Porque hace un tiempo vio el negocio y pudo comprar barato el ternero, pero ahora tiene que afrontar que no suba, y mientras tanto, se dan los aumentos del combustible; también del espeler, sobre todo del derivado de la soja, y demás. Entonces, le está pegando al productor por el lado de los costos”.

“El de la hacienda es un negocio que tiene este riesgo, porque no es que uno produzca comprando algo a 100 pesos y lo puede vender después a 110, sino que el precio está determinado por el mercado. Es una decisión que se toma y que uno sabe que recién a seis meses lo puede vender, sin saber si llegado ese momento va a ganar o perder”, explicó por último.

LEER MÁS: La inflación de agosto fue del 7% y la interanual llegó a 78,5%

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario