Secciones
Caso Horacio Eyssartier

En la Casación, pedirán pena efectiva para Marín

El médico recibió una pena condicional por la muerte de Horacio Eyssartier, ocurrida en 2012. La defensa solicitará que se revoque la decisión

Miércoles 18 de Septiembre de 2019

Después de siete meses de haberse dictado la condena al médico Francisco Javier Marín, por los delitos de Homicidio culposo y Ejercicio Ilegal de actos de una Profesión, esta mañana se realizará la audiencia de Casación donde, en principio, se espera que la querella solicite la prisión efectiva. Por su parte, la defensa pedirá que se revoque la condena, además hará planteos respecto de la no concesión de la suspensión del juicio a prueba y de las reglas de conducta impuestas a Marín. El proceso judicial abordó la responsabilidad que tuvo Marín en la muerte de Horacio Martín Eyssartier, a lo largo de un tratamiento que se prolongó durante seis años y que le deparó a la víctima el peor final: falleció el 31 de diciembre de 2012, estando solo en casa con un cuadro de salud que a esa altura era deplorable. El diagnóstico fue contundente: paro cardiorrespiratorio de origen neurológico por enclavamiento del tronco cerebral en el agujero occipital. Luego de un breve debate, donde se escucharon los testimonios de familiares, amigos, médicos forenses, entre otros, el tribunal encabezado por Alejandro Cánepa condenó al psicólogo a tres años de prisión condicional, más la inhabilitación especial por el plazo de cinco años para el ejercicio de la Medicina y de la Psicología.

Además se le impuso como reglas de conducta la fijación de un domicilio que no se podrá variar sin la autorización judicial, “con la obligación de comparecer al tribunal cada seis meses”; la realización de trabajos no remunerados en una institución durante dos años.

Reclaman prisión efectiva

Los familiares de Eyssartier, en particular su padre como querellante particular, reclamará la revisión del monto de la pena por considerar que al imputado no le corresponden los atenuantes previstos en el veredicto. En el adelanto de sentencia dado a conocer el 1º de febrero, Cánepa dijo que se debían tener en cuenta los siguientes atenuantes: “Es una persona joven, padre de familia, con hijos menores de edad, su falta de antecedentes penales y su arraigo en la ciudad de Paraná, lugar donde reside junto a su núcleo familiar”. De la misma manera reparó en que “no podía obviarse el tiempo de los hechos sucedidos, sin mayores dilaciones de la defensa de Marín, que se dedicó a interponer recursos de ley solo en situaciones específicas, como lo fueron los procesamientos dictados oportunamente”.

Todos estos puntos fueron rebatidos por la familia de la víctima, y incluso su padre expresará su posición durante la audiencia de ampliación de fundamentos prevista para hoy a las 11 en los tribunales de Paraná. “Los atenuantes mencionados por el fiscal Álvaro Piérola y ratificados por el juez Cánepa, constituyen una burla para la familia de la víctima”, argumentó en diálogo con UNO.

El querellante observó que Marín estaba precedido de hechos reprochables en el ejercicio de su profesión, por lo que no le cabe el mencionado beneficio. “Estableció sus propias leyes, se arrogó el título de Psiquiatra y trabajó sin matrícula durante 18 años”, enumeró.

Eyssartier cuestionó que la medida haya contemplado el núcleo familiar de Marín, cuando a su criterio “destruyó una familia de por vida provocando la muerte Horacio. Y como si fuera poco impidió que formara su propia familia y tuviera hijos, ya que lo obligó a dejar su noviazgo de siete años, a dejar sus amigos y a vivir solo”.

“Tengo la impresión de que la Justicia menosprecia la voluntad y la inteligencia de las víctimas y solo ven el enfrentamiento entre querellantes y defensores. Los querellantes particulares no comemos vidrio”, manifestó en representación de la familia.

Denuncia

Eyssartier acercó a este medio la denuncia judicial que formuló contra el titular del Registro y Fiscalización de profesionales de la salud, Gonzalo Navarro, por haber otorgado la matrícula de Psiquiatra a los pocos días de conocerse la sentencia judicial. “Navarro no podía desconocer los antecedentes penales de Marín, así como la inhabilitación para ejercer como médico y como psicólogo, que por cinco años le impuso la Justicia”, lamentó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario