Secciones
argentino

Piden liberar a un argentino condenado a muerte en EEUU

El argentino Víctor Saldaño está condenado a muerte desde 1996 por matar a un comerciante en Dallas, Texas. Su abogado recorre organismos internacionales.

Jueves 24 de Junio de 2021

El abogado que representa al argentino Víctor Saldaño, de 49 años y oriundo de Córdoba, quien desde 1995 está encarcelado en el "Corredor de la muerte" de Estados Unidos con condena capital, planteó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que se "ordene la liberación" y se fije una reparación de U$S10 millones para su cliente, al sostener que "las condenas tuvieron un alto contenido de racismo judicial".

Victor Saldaño 2.jpg

Saldaño fue sentenciado a la pena de muerte en 1996 por "robo y homicidio". Según su defensor, esa sentencia estaba "viciada por el racismo judicial", por lo tanto planteó la nulidad de todo el proceso.

El abogado dijo a Télam que la Corte Suprema de Estados Unidos "nos dio la razón y ordenó un segundo juicio", que en 2005 falló nuevamente por la pena de muerte mediante inyección letal.

"Todavía no ejecutaron la pena de muerte por temor al escándalo internacional de matar con una sentencia racista", consideró Vega.

El 2016 la CIDH declaró la "nulidad" de las dos condenas por racismo.

LEER MÁS: El argentino condenado a muerte en Estados Unidos, después de las palabras del Papa

Por lo tanto, ese organismo internacional le ordena a EE.UU que lo saque del corredor de la muerte "y lo indemnice con U$S 10 millones por las torturas sufridas durante todos estos años", explica el abogado de Saldaño, pero ese país se niega a cumplir ese informe de fondo que tiene el status de sentencia.

El dinero que se está exigiendo en concepto de reparación "es el monto mínimo que va a necesitar Saldaño para pagar su tratamiento psiquiátrico, desde que salga hasta su muerte", remarcó el abogado.

El pasado jueves, Vega participó de manera presencial de una audiencia excepcional ante la Secretaría Ejecutiva de la CIDH, en Washington, donde pidió a la Comisión un informe para ser presentado ante la Organización de los Estados Americanos (OEA).

"Si no lo han matado todavía, es porque no quieren el escándalo", indicó el patrocinante de Saldaño, ya que en el derecho interno americano ya se agotaron todos los recursos para impedir la muerte. "Está vivo por la repercusión internacional y por el pronunciamiento del papa Francisco", sostuvo el abogado cordobés. El Sumo Pontífice abogó por la vida y la no ejecución de la pena capital.

LEER MÁS: Piden a Obama que libere a un argentino condenado a muerte

Se denomina "Corredor de la muerte" a los espacios carcelarios donde son alojados los condenados a la pena capital. Según Vega, son lugares de "destrucción progresiva psicológica y de la integridad humana", en donde Saldaño se encuentra con su salud "muy deteriorada”.

En 1990, Saldaño partió desde la ciudad de Córdoba a recorrer varios países, y finalmente se instaló en Dallas, estado de Texas, donde el 25 de noviembre de 1995 se emborrachó con un amigo mexicano, Jorge Chávez y asaltaron al comerciante Paul Ray King, a quien asesinaron en un bosque.

Ambos fueron detenidos luego del crimen y, tras ser sometidos a juicio, Chávez fue condenado a "prisión perpetua" como partícipe del crimen, y Saldaño a la "pena de muerte" como autor del asesinato, aunque nunca lo admitió.

Su madre, Lidia Guerrero, junto a Vega y otros abogados, encabeza la lucha para tratar de evitar que sea asesinado.

Madre Victor Saldaño.jpg

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario