mujeres

Entre Ríos: se derrumba la participación laboral de mujeres

En la última década la tasa de Participación Laboral Femenina es levemente inferior a la media nacional. Un dato que advierte que la brecha se sigue ampliando.

Viernes 04 de Febrero de 2022

En los últimos años, algunas investigaciones, encuentran evidencia que la Participación Laboral Femenina (PLF) en América Latina, luego de registrar un importante incremento a partir de la segunda mitad del siglo XX, se ha desacelerado entrando en este nuevo siglo. Argentina no es escapa de estas tendencias. En la figura 1 se puede observar el gran crecimiento que se registra en la PLF hasta inicios del nuevo siglo. En promedio, desde el año 1992 hasta 2001, la PLF crece un 2,2% por año mientras que, a partir del año 2002, el crecimiento de esta tasa cae sensiblemente al 0,3% promedio por año.

Este cambio ha sucedido a pesar del gran aumento en el nivel educativo de las mujeres, y una caída en la tasa de fecundidad. La tasa de fecundidad en Argentina cae sensiblemente a lo largo de las mediciones censales, siguiendo las tendencias de los países desarrollados (figura 2).

Si miramos la figura 3, que muestra el nivel educativo de las mujeres mayores a 25, se puede observar que las mujeres en Argentina aumentan el nivel educativo en general. Mientras que, en el año 1991, el 27% de las mujeres tenían un nivel educativo de secundario completo o más, este guarismo sube al 46% en 2010. Si comparamos la PLF de Argentina respecto a países desarrollados (figura 4), se puede ver que la misma es sensiblemente más baja, sólo comparable a Italia. En este sentido, aún más interesante es analizar las brechas de género en la participación laboral de los adultos. Como se puede observar en la figura 5, la diferencia en los ratios entre la participación laboral femenina y masculina en los países desarrollados y países de Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD)3 ronda el 16%; mientras que en los países emergentes, la misma se acerca al 31%. En particular,

Argentina exhibe una brecha más cercana a los países desarrollados que los emergentes (20%). En suma, estos datos estarían indicando que nuestro país tiene cierto margen para incrementar la PLF. La relevancia de investigar este problema, es que según estudios efectuados en países desarrollados y en vías de desarrollo, el aumento de la PLF, o una reducción de la disparidad entre la participación de mujeres y hombres en la fuerza laboral, produce un crecimiento económico más rápido y sostenible, reduce la pobreza y la desigualdad. Esto es así ya que la evidencia sugiere que una mayor participación femenina en los ingresos del hogar contribuye a la acumulación de capital humano en los niños. Es decir, se modifica los patrones de gasto en formas que benefician a hijas e hijos. Asimismo, ayuda a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) relacionados a la equidad de género, empleo femenino, empoderamiento de la mujer, pobreza y desigualdad.

A este respecto, La PLF en Entre Ríos en la última década, es levemente inferior a la media nacional pero varios puntos más bajan en relación a las provincias de nuestra región, la Región Centro, en especial respecto a Córdoba. Esto implica que aún hay mucho por hacer en nuestra provincia para la inserción plena de la mujer en el mundo laboral. De estudios realizados por investigadores de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER), a pesar de que las mujeres han incrementado su nivel educativo del siglo pasado al actual, la educación sigue siendo la principal variable que explica el estancamiento de la PLF tanto en mujeres casadas/unidas como solteras/viuda/divorciada en Entre Ríos. Según los datos del último censo, el 58% de las mujeres mayores a 25 años de nuestra provincia, no tienen el nivel secundario completo a pesar de ser obligatorio según la Ley Nacional de Educación N° 26.206. En síntesis, de estos resultados, se derivan las siguientes preocupaciones:

•Resulta una necesidad imple

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario