Secciones
Sociedad

La solución para la casa moderna que llegó desde el mar

Las obras en estas estructuras nacieron hace unos años en Holanda y hoy en Paraná se realizan en 45 a 60 días llave en mano. La casa en un contenedor.

Miércoles 21 de Julio de 2021

Una tendencia de construcción de viviendas llegó a la capital entrerriana en plena pandemia. Se trata casas aprovechando los contenedores marítimos. Desde hace unos meses en la ciudad de Paraná existe una empresa de construcción tradicional que anexó esta forma sustentable de realizar casas en estos tiempos de costos altos y meses de construcción, con una inflación que hace que todo aumente constantemente.

La vivienda así realizada es sustentable y de bajo costo. Los contenedores marítimos reciclados son una tendencia a nivel mundial y en Entre Ríos se pueden encontrar en diferentes lugares. Según sitios especializados en el tema, la reutilización del container para fines residenciales es una manera europea que surgió en 2001 en Holanda, y que por estos días es furor en todo el mundo y ahora también en Argentina. Las versatilidad de construcción con estos bloques es muy variada. La clave está en aprovechar y optimizar los contenedores generando espacios cómodos y confortables.

contenedores 3.jpeg

Uno de los obstáculos a superar es la idiosincrasia argentina, ya que no resulta tan fácil pensar en un contenedor como una casa, cuando la realidad indica que son más altos que cualquier vivienda y sus espacios interiores se acondicionan sin problemas, incluso el piso es de madera lustrada, salvo que su propietario quiera usar otro distinto al original. A la gente le cuesta imaginarse que se pueda vivir en un objeto que nació para contener mercaderías, pero eso irá cambiando con el tiempo porque cuenta con todas las aprobaciones necesarias y al ser construcción modular se puede armar como cada uno quiera. Son las principales características de una construcción que es furor.

Uno de los dueños de la empresa constructora de Paraná, Claudio Álvarez, habló con UNO de la forma de trabajo que tienen en la actualidad y de cómo nació todo en plena pandemia y con costos que siempre suben en la construcción convencional.

“Todo nació por un proyecto con la empresa constructora de realizar un complejo de Fútbol 5 en el ex-Hipódromo de Paraná. La gente que me contactó quería realizar la obra en contenedores marítimos. Ellos querían realizar los vestuarios y la cantina con contenedores. Una vez que salió el proyecto comencé a capacitarme en una empresa de contenedores para saber cómo se realizaban los proyectos y ver bien cómo era el armado interior. Una vez terminada la obra conformamos una sociedad para poder armar los contenedores, ya sea como vivienda o el uso que tengan que darle los propietarios”, dijo.

Luego agregó: “El crecimiento se viene dando de manera exponencial. Hicimos proyectos en la ciudad de Paraná y en Diamante, en donde también hicimos otro complejo de Fútbol 5. También algunas casas. Venimos con muchos desarrollos y vamos a enviar a varios puntos del país. Ahora se abrió el mercado de Uruguay, donde ya vendimos dos contenedores para la ciudad de Punta del Este”.

“En Paraná empezamos a llevar adelante la empresa en plena pandemia. La verdad que ha sido bueno y hemos crecido bastante bien a pesar de las situación económica del país. Tenemos varios proyectos en carpeta para estos meses”, aseveró Álvarez.

En cuanto a los costos, dijo: “En relación a la construcción convencional y su valor, el hecho de realizar las obras en contenedores es más barato y en menos tiempo. Hacer un producto en una fábrica es mucho más rápido que el sistema convencional. Al ahorro no solo lo tenés en el costo del material, sino también en los tiempos, porque una obra húmeda lleva meses y los costos crecen. Con el contenedor se pacta un precio, que va ser el final de la obra puesta en el lugar”.

En los detalles de construcción, manifestó: “Tenés un módulo chico, que sería un ambiente, de 15 metros cuadrados, de seis metros de largo por 1,5 de ancho. Luego tenés el módulo de 40 pies, que tiene 12 metros de largo por 2,50 de ancho. Eso son los estándares de los contenedores, luego depende de cada proyecto la forma que se le da. Nosotros tenemos un grupo de arquitectos que hacen los módulos a criterio de los clientes”.

“El tiempo de producción está entre 45 a 60 días para terminarlo. El proyecto que tenemos es de llave en mano que ya viene equipado con el juego de baño puesto y con calidades de media a alta. Las abertura son línea Módena. También trae termotanque y un bajo mesada”, argumentó.

Para finalizar dijo: “A la planta de producción la tenemos en calle Zanni de Paraná al 2650 y el costo estándar está en 1.780.000 pesos y luego se incrementa según lo que pida cada cliente”.

La parte positiva

A la hora de pensar un proyecto para una casa moderna, esta es una opción más económica que la tradicional tomando en cuenta los tiempos y el costo de otros materiales. Se trata de una construcción rápida, que requiere menos mano de obra, pero con la que se puede alcanzar un alto grado de confort. Además, la mayor parte del desarrollo de la obra se realiza en seco. Bastan 45 días para tener una vivienda terminada realizada a partir de containers.

Los contenedores están preparados para los climas más extremos. Con el mantenimiento adecuado serán estructuras que duren por muchas generaciones sin los problemas habituales de la construcción tradicional (humedad, rajaduras o filtraciones).

El interior del contenedor debe forrarse por completo. Es necesario revestir paredes, techo y suelo. Para ello, todas las alternativas de construcción en seco se adaptan a la perfección. La variedad de materiales permite jugar con el diseño y la decoración para crear estancias bellas y confortables. Para las paredes se recomiendan placas de yeso, paneles tridimensionales, madera, aglomerados; para los pisos van a la perfección los porcelanatos, cerámicos y pisos flotantes.

Como aclaró Álvarez en la nota con UNO, las medidas de las cajas están estandarizadas. Todas poseen 2,5 metros de ancho; entre 2,5 y 16 metros de longitud y su altura oscila entre los 2,40 y los 2,9 metros. Teniendo en cuenta que el interior debe aislarse y que se pierden centímetros al hacerlo, es recomendable utilizar los contenedores con mayor altura. Para garantizar la durabilidad de los contenedores es fundamental evitar el óxido a través de su mantenimiento periódico.

A la hora de armar se debe realizar el estudio del suelo para determinar dónde se apoyarán los contenedores: si se realizará platea, cimientos o pilotes. Es necesario prestarle mucha atención al aislamiento para que el paso de los años no estropee el material de los mismos.

Una vez que se ha establecido cuál es el lugar que ocupará cada uno de los contenedores en el diseño, se mandarán a cortar para colocar las aberturas o para unirlos y formar espacios más grandes. Cuando las cajas no se apilan en forma lineal a veces es necesario reforzar el acero, de modo que las estructuras se puedan superponer sin perder resistencia.

contenedores 2.jpeg

El confort interno es la clave. Para lograrlo, un buen aislamiento térmico es fundamental. Los contenedores se pueden aislar de manera interior o exterior. La mayoría de los proyectos quieren mantener la estética externa del contenedor, por ello la más elegida es la aislación interior.

El reciclado de basura industrial es una tendencia que ya no se puede soslayar. Vivir en estos envases de estética simple puede ser una decisión sumamente acertada. Placer, disfrute, amabilidad medioambiental y reducción de huella ecológica se unen para dar lugar a estas viviendas de diseño no tradicional con mucha identidad y personalidad.

En cuanto a la durabilidad de las construcciones con contenedores, varía de acuerdo a las condiciones climáticas a las que se exponen, la preparación previa a la modificación y el mantenimiento. El promedio se estima en 80 años.

Principalmente los materiales de los contenedores marítimos se encuentran realizados en acero corrugado, aunque a muchos se los fabrica en otros materiales como el aluminio y la madera contrachapada, a la que a su vez se la puede reforzar con fibra de vidrio.

En Paraná se vienen realizando trabajos con esta tendencia mundial. Una forma diferente de tener una vivienda en estos tiempos, en que hay costos altos de materiales y mano de obra para concretarla.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario