Maxibásquet

Susana Treidel: "El Panamericano estuvo nueve puntos"

Susana Treidel, una de las referentes del Torneo que se disputó el Paraná donde llegaron 1500 personas del exterior, destacó la organización y la camaradería.

Martes 29 de Marzo de 2022

Pasó el Campeonato Panamericano de Maxibásquet de Paraná donde asistieron alrededor de 1.500 personas del exterior con partidos en simultáneo en distintos clubes de Paraná y la zona durante 10 días y el balance fue muy positivo en varios aspectos. “Siempre hay cosas por mejorar”, dijo a La Radio UNO (88.7), Susana Treidel, presidenta de la Asociación Paranaense de Básquet Femenino y de Las Suricatas, la agrupación que se puso al hombro un campeonato sin precedentes en la provincia. “Estamos muy contentas porque se logró y porque la gente se fue muy feliz. Ahora extrañaremos esa mezcla de deporte y cultura y todo lo que se vio en lo social; así que tarea cumplida”, sostuvo la jugadora y dirigente un día después del cierre del torneo que tuvo 135 equipos (40 del exterior) de 14 países.

El torneo que tuvo la participación de las categorías en Varones Más 30-35; Más 40, Más 45; Más 50; Más 55; Más 60; Más 65; Más 70; Más 75-80 y en Femenino Más 40-35-30; Más 45; Más 50; Más 55; Más 60 y Más 65-70, generó muchos ingresos para la ciudad que se vio “invadida” por visitantes. En tal sentido Treidel agradeció la colaboración de toda la ciudad de Paraná. “Queremos agradecer a todas las instituciones y al paranaense que se portó de 10, para algo que fue inédito”, reflexionó Treidel luego de una mañana agitada en la cual tuvo “devoluciones” a toda la gente que mantiene el contacto luego de regresar a sus lugares de origen. Para Treidel el certamen tuvo como Comité Organizador a la Federación Internacional de Maxibásquetbol (Fimba) en forma conjunta con la Federación Femenina de Maxibásquetbol de Argentina (Ffemar) y la Asociación Civil Maxibásquet Suricatas, tuvo un “9” ante la consulta sobre la calificación que le pondría del 1 al 10. “Le pongo un nueve al torneo porque siempre queda algo por hacer. Todas las que trabajamos y Fimba lo entendemos así”, señaló.

Panamericano de Maxi otra 1.jpg

Otro de los puntos que remarcó Treidel fue la logística que tuvo que hacer la organización por la pandemia. “Esto no se supo, pero un laboratorio tuvo que hacer 400 hisopados en una mañana. Fue un complejo operativo con un laboratorio local en la Sala Mayo. Porque si no muchos jugadores no podían volver a su lugar de origen como México, Chile o Perú. Fue un tema ese porque mucha gente no quería pasar por esa situación y eso excedía lo que esta organización estaba en condiciones de llevar adelante. Por eso le pongo un nueve”.

Treidel dijo que “entre jugadores, árbitros, porque tuvimos 16 árbitros internacionales que esto es algo nuevo, tuvimos 2.000 personas”. Por otra parte agregó: “Además hay que sumar a los acompañantes, porque jugaron más de 45 equipos del país, entonces nosotros le calculamos que tuvimos entre 2.800 y 3.000 personas en los últimos días”.

Producto de este ingreso de personas hubo un movimiento económico muy importante en la ciudad y así lo remarcó Treidel. “Uno veía gente en los hoteles, en los restaurantes, comprando cosas. Uno iba a la lavandería y te decían no tengo lugar porque me dejaron toda la ropa. Estaban lleno los kioscos, había delegaciones con bolsas y bolsas de las tiendas del centro. Eso nos pone muy contentos”, sostuvo.

EL GRAN GESTO. “En 2020 hicimos el Panamericanito, una iniciativa con los clubes de Paraná, para que los chicos tomen como referencia un país visitante, estudien sus costumbres y culturas para ser recepcionistas. Como pasaron dos años y eso se perdió un poco, se enfrió, pero de todas formas algunos clubes no desertaron. En ese marco surgió un lazo muy lindo entre San Agustín y Puerto Rico”, confió Treidel.

dd1313d1-9be5-42d4-8566-92b0b2b9e52a.jpg

“A Rowing le tocó Brasil e invitaron a las chicas a comer. A Quique le tocó Colombia, pero voy a dar el caso de San Agustín. A San Agustín le tocó Puerto Rico y el club los esperó con banderas, globos rojos, azules y blancos, les hicieron un cena y los gurises y las gurisas estuvieron en los partidos. Y el domingo en el cierre les dejaron las zapatillas y me junté con los directivos de la delegación y me dijo: ‘Susi esto no termina aquí, nosotros vamos a seguir apoyando a este club’.

Fue tan emotivo y eso fue parte de lo que quisimos a hacer. Cuando las jugadoras se sacaron las zapatillas o les pedían el número para mandársela, yo sentí que la tarea estaba cumplida. Fue muy emotivo”, finalizó.

MAXI CASA.jpg

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario