Iglesia Católica

La familia monástica de la Abadía del Niño Dios sumó un Hermano

La ceremonia de Oblación regular de Mario Alberto Symcha se realizó en el monasterio de Victoria

Jueves 29 de Septiembre de 2022

El pasado sábado 24 de septiembre, el Hermano Mario Alberto Symcha Orden de San Benito (O.S.B) realizó su oblación regular en la Abadía del Niño Dios, informó el obispado de Gualeguaychú

Fue en el transcurso de la Eucaristía presidida por el Prior P. Carlos Daniel Abort O.S.B., en la que participaron algunos familiares del Hermano y amigos del monasterio.

Según indicaron desde el obispado, “Oblato” significa “ofrecido”, y se entiende que es alguien que ofrece su vida a Dios. “Regular” hace referencia a “Regla”, o sea a la Regla de San Benito, que es la norma bajo la cual se vive en un monasterio benedictino como la Abadía del Niño Dios. El oblato regular benedictino vive junto con los monjes formando parte de la familia monástica.

“Pedimos al Señor y a la Virgen María de Luján que derrame sus bendiciones sobre el Hermano Mario Alberto y toda la comunidad Benedictina, para que como dice San Benito en su Regla: ‘En todo sea Dios glorificado´”, señalaron desde la Abadía.

hermano.jpg
Intención. "Pedimos al Señor y a la Virgen María de Luján que derrame sus bendiciones sobre el Hermano Mario Alberto y toda la comunidad Benedictina", expresaron desde la Abadía.

Intención. "Pedimos al Señor y a la Virgen María de Luján que derrame sus bendiciones sobre el Hermano Mario Alberto y toda la comunidad Benedictina", expresaron desde la Abadía.

Lugar de espiritualidad

La Abadía del Niño Dios fue fundada el 30 de agosto de 1899 por la Abadía de Belloc, Francia, y es el primer monasterio benedictino de Hispanoamérica.

Su objetivo principal es la búsqueda de Dios a través de la paz, la oración, la lectura de la Sagrada Escritura y el trabajo manual o intelectual.

Actualmente son unos 12 los monjes que desarrollan la vida monástica en el lugar, reconocidos por la producción de su propia línea de productos comestibles como queso, dulces, licores.

La Abadía de Victoria se encuentra sobre una de las siete colinas de la ciudad, a lo largo de 421 hectáreas de bosques y jardines, y sobre la ruta provincial 11. Es de gran importancia no sólo como lugar histórico sino también como fuente económica de impacto turístico. La orden Benedictina que habita la Abadía, forma parte de una de las 17 órdenes religiosas que se encuentran en el país y es una de la más visitadas. Dentro del recinto también se realizan retiros espirituales, en los que el visitante puede meditar disfrutando del amplio jardín que se ubica en el costado este de la iglesia principal.

San Benito Abad

benedictinos.jpg
El Hermano. Mario Alberto Symcha Orden de San Benito (O.S.B) realizó su oblación regular.

El Hermano. Mario Alberto Symcha Orden de San Benito (O.S.B) realizó su oblación regular.

San Benito Abad fue el fundador del monacato en Occidente, estableciendo una forma de vida en comunidad dentro de los monasterios.

Según la Congregación Benedictina del Cono Sur para “San Benito cada monasterio es una “escuela del servicio del Señor”, que tiene como modelo a la Iglesia, y como objetivo llevar a sus miembros hacia la plenitud de la vida recibida en el bautismo”.

“En el monasterio, tanto el monje como los cristianos y el mundo, encuentran un signo de la presencia de Cristo y de su obra redentora. La existencia del monje benedictino y de su comunidad no se explican sin una referencia y una relación personal con Cristo”, esgrimen.

La Agencia de Información Católica Argentina indica sobre San Benito: "Es el patriarca de los monjes de Occidente nació en Nursia, el año 490. Joven aún, abandonó el mundo y se retiró a Subiaco, por tres años en absoluta soledad. Pronto lo rodearon discípulos con quienes se dirigió al Monte Casino, que fue como el Sinaí de la Orden Benedictina. Allí escribió su "Regla", que fue, durante siglos, el único código de vida religiosa en Occidente. De la Orden salieron 20 Papas y muchísimos Obispos, doctores, sabios y educadores. En los monasterios benedictinos se salvaron de los bárbaros los mejores tesoros clásicos de la antigüedad. Sintiendo San Benito cercana la muerte, mandó ser llevado al oratorio y allí, confortado con el Cuerpo de Cristo, murió de pie el 21 de marzo de 547. En 1964 Pablo VI lo proclamó Patrono de Occidente y de Europa".

benedictinos.jpg

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario