Juicio y condena

"Yo no me drogo": prisión para proveedor de drogas de La Paz

Un hombre recibió cuatro años de prisión por comprar drogas en Paraná para distribuir en La Paz. A sus cómplices les impusieron penas de prisión condicional.

Miércoles 31 de Agosto de 2022

Daniel Eduardo Benítez se jactaba de que él no consumía drogas. Lo suyo era el negocio. Tenía el contacto en Paraná para comprar en cantidad suficiente para abastecer distintos puntos de venta al menudeo en la ciudad de La Paz. Hasta que cayó en febrero, junto a dos cómplices, cuando llevaba marihuana en un colectivo. La semana pasada comenzó el juicio y este miércoles fue condenado por el Tribunal Oral Federal de Paraná a cuatro años de cárcel. Los jóvenes que lo acompañaban recibieron prisión condicional.

El 7 de febrero último, el colectivo de la empresa Jovi Bus que había partido desde Paraná fue detenido en un control de Gendarmería Nacional, sobre la ruta nacional 12, cerca de La Paz. Los efectivos de la fuerza nacional encontraron un bolso con la droga, debajo del asiento en el que iba S.A. Este joven de 18 años iba junto a Benítez y a P.G., en las butacas 43 y 44. Los tres quedaron detenidos por el transporte de un kilo y medio de marihuana.

condenados transporte de marihuana la paz.jpg

El caso llegó a juicio, donde declararon no solo los gendarmes que participaron del operativo en la ruta, los choferes del micro y los testigos civiles, sino también la perito que analizó los celulares y encontró las evidencias que demostraban que no se trataba de un grupo de amigos que adquiría droga para consumo personal, sino que Benítez tenía bien armada una red de distribución en su localidad.

Este miércoles fueron los alegatos del juicio, donde el fiscal general José Ignacio Candioti solicitó condenas para los tres imputados. Sostuvo que el delito era Tansporte de estupefacientes (con fines de comercialización).

“Los audios y mensajes indicaban claramente que los involucrados habían viajado a Paraná para proveerse y distribuir en La Paz y alrededores. Fue una actividad coordinada previamente”, sostuvo el fiscal.

La sustancia “estaba bajo la esfera de dominio de los tres, el que ha tenido el dominio del hecho era Benítez, los otros prestaban colaboración”, aseguró.

El fiscal hizo un repaso por los principales audios de WhatsApp más comprometedores. Por ejemplo, citó los que Benítez le decía a una persona que vive con él, mel mismo día del procedimiento de Gendarmería: “Cuando lleguemos no voy a llevar nada a casa, lo va a llevar todo el Chuli”; “Cuando lleguemos armamos todo lo que tenemos encargado”.

A su vez, surgió un indicio claro de quién sería el proveedor de la droga de Benítez en Paraná: “Ya tenemos todo arreglado. Eastoy arreglando con Mota el tema del muchacho este”, le dijo a su interlocutor. Se trata de un apellido conocido en el ambiente narco de la capital entrerriana.

Asimismo, en el análisis de las comunicaciones halladas en su celular, surgieron los conflictos que venía teniendo, como con un deudor: “Ahí tengo el libro, nos está debiendo plata por todo lo que se tomó, por toda la droga, por todo lo que se llevó y se fumó”, decía ofuscado; “A lo mejor está procesado y nos manda al frente, nos manda en cana para zafar él”, agregó. Luego, afirmó: “Yo no me drogo ni fumo”.

Al momento de solicitar la pena, Candioti diferenció el rol de cada uno de los imputados. Valoró como agravante la cantidad de droga, que dista de los grandes cargamentos pero se trataba de un peso del que se podían obtener 12.500 dosis umbrales, para distribuir en una ciudad de unos 30.000 habitantes.

Por esto, el fiscal general pidió la pena mayor para Benítez, de cuatro años y medio de prisión por el delito de Transporte de estupefacientes. Para los otros dos acusados, solicitó tres años y dos meses de prisión, por participación secundaria en el mismo delito.

No se trata de personas con problemas de adicción a estupefacientes.

Posteriormente, alegaron los abogados defensores: Ricardo Mulone por Benítez, Roberto Alsina por S.A. y el oficial Joaquín Castelli por P.G. Solicitaron que se declare la nulidad del procedimiento de la Gendarmería, y solicitaron la absolución de los tres imputados Lo que fue refutado por Candioti al explicar que había motivos suficientes para la requisa ya que nadie se hacía cargo del bolso.

Finalmente, el Tribunal Oral Federal de Paraná, integrado en forma unipersonal por Roberto López Arango, adelantó el veredicto en el que condenó a los tres imputados por el delito tal como lo solicitó el fiscal. Respecto a las penas, a Benítez le impuso a cuatro años de prisión, y a los dos jóvenes tres años de prisión condicional, por lo que quedaron en libertad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario