Caso Gabriel Gusman
Lunes 25 de Febrero de 2019

Una marcha exigirá que imputen a los policías que le dispararon a Gabriel Gusmán

A cinco meses de la muerte violenta del joven de 20 años en barrio Capibá, reclamarán justicia y que la Fiscalía defina su postura

Pasaron cinco meses de la muerte violenta de Gabriel Gusmán, y aún no se sabe oficialmente si se trató de un homicidio por gatillo fácil o un hecho de legítima defensa. El joven de 20 años fue ultimado de un balazo en la nuca durante una persecución policial en el barrio Capibá, el 25 de septiembre de 2018. En la causa están planteadas las dos versiones: la de los policías del 911, Diego Ibalo y Rodrigo Molina, quienes afirman haberse defendido a balazos con sus armas reglamentarias de los tiros de quien se escapaba; y la de la familia de la víctima, que sostiene que el joven se detuvo y se entregó ante la voz de alto de los uniformados.

No obstante, ante la falta de certezas y de respuestas a tanto tiempo transcurrido en la investigación, ya que aún no se ha dicho si acusarán a los policías o si archivarán la causa, los familiares de Gusmán se movilizarán hoy por el centro de la ciudad hasta Tribunales para reclamar justicia.

"Nos vamos a concentrar a las 10 en la Plaza 1° de Mayo y desde ahí vamos a marchar para Tribunales. Vamos a pedir justicia una vez más", dijo a UNO Maira, hermana de Gabriel.

No hemos tenido respuesta de la Justicia, nada, nos recibieron una vez los fiscales (Juan Francisco) Ramírez Montrull y (Gonzalo) Badano y nos dijeron que se estaba investigando todo", agregó.

"Ellos no están imputados ni fueron a declarar, no tenemos ninguna noticia y mañana (por hoy)nos vamos más firmes que nunca porque queremos una respuesta, porque cinco meses llorando a mi hermano y andan dos asesinos sueltos, siguen trabajando, pasaron Navidad, Año Nuevo, sus vacaciones", lamentó la mujer.

Nosotros somos los que queremos justicia, mi hermano creía mucho en Dios y descansa en paz, era un pibe como cualquiera, su alma descansa en paz, pero queremos que ellos paguen el daño que nos causaron, como nosotros estamos pagando, que su familia llore tener un hermano, un hijo, un nieto o un esposo preso entre rejas, en carne propia como nosotros".

En este sentido, Maira Gusmán insistió: "En cinco meses estamos sin respuesta, no sé qué va a pasar, a veces me dan ganas de tirar todo, pero no es justo. Si el caso hubiese sido al revés, hoy domingo (por ayer) yo hubiese estado en un penal con Gabriel, no hubiese ido a un cementerio. Queremos que se aclare todo y que la memoria de mi hermano quede limpia. No puede haber una o dos personas que matan y queden libres. Lo único que quiero es que dejen de ensuciar la memoria de mi hermano".

En la actividad de hoy se movilizarán con carteles y banderas, como lo hicieron el año pasado, y esperan que esta vez no sean intimidados por policías, como sucedió en noviembre, cuando, según denunciaron, desde el patrullero 802 los fotografiaron.

La familia de la víctima se presentó como querellante en la causa con el abogado José Iparraguirre. Sostienen que hay un testigo que dice haber visto el momento de la persecución y los disparos, y referiría que Gabriel se entregó antes de que lo mataran.

Por su parte, los policías Ibalo y Molina están representados por los abogados Andrés Bacigaluppo y Daniel Rosatelli, quienes sostienen que el accionar de los uniformados fue correcto ya que se defendieron del ataque a balazos tras su intervención en un móvil ante el llamado de una mujer al 911 por una balacera.

Las pericias principales en la causa las realizó Gendarmería Nacional para garantizar imparcialidad.

Comentarios