Caso sargento Froilán Pedroza
Miércoles 07 de Febrero de 2018

Quejas tras la muerte del sargento Pedroza

Este martes por la noche, vecinos de Gualeguaychú marcharon para homenajear la memoria del Sargento Froilán Pedroza, quien cayó en cumplimiento de su deber. Con pancartas y en medio del dolor pidieron seguridad.

A las 21 se concentró un grupo de personas en calle 25 de Mayo y Rocamora de la ciudad de Gualeguaychú para homenajear la memoria del sargento Froilán Pedroza, quien cayó en cumplimiento de su deber. Con pancartas y en medio del dolor pidieron seguridad y dejaron entrever el inadecuado contexto en el que trabajan los funcionarios policiales, informó El Día de Gualeguaychú.

Embed

Una de las oradoras de la marcha explicó: "No podemos contar las circunstancias en las que trabajan los funcionarios policiales porque tenemos miedo a las represalias".

Embed
Video gentileza periodista Javier Vilaboa - La Región
La movilización se dio en medio de la conmoción por el fallecimiento del sargento de 44 años, padre de tres hijos. El grupo de unas 150 personas caminó por el centro de la ciudad y pidieron en memoria de Froilán Pedroza y también recordaron a Fernando Pastorizzo. La iniciativa surgió a través de las redes sociales y fue creciendo rápidamente con el correr de los minutos. La familia no asistió.
A la Redacción de UNO llegaron mensajes de funcionarios policiales criticando la indumentaria que se utiliza para los procedimientos. Si bien desde la Departamental Gualeguaychú se hizo hincapié en que Pedroza no utilizó el casco que le provee la fuerza para los operativos, otros colegas afirmaron que los cascos son de plástico. Además denunciaron que en el destacamento Rincón del Gato el policía no tiene armamento.
Las críticas contra Carlos Pérez, jefe departamental de Policía, no se hicieron esperar por parte de los policías, que por miedo a ser sancionados no dan su identidad. Otro reclamo fue por los chalecos antibalas que algunos dicen no están bien.
El sargento Froilán Pedroza cayó en cumplimiento del deber. Recibió un disparo en su cabeza durante un allanamiento realizado el viernes en Rocamora y José Ingenieros, a solo una cuadra del Corsódromo. No murió al instante, sino que peleó por su vida unas horas hasta que su cuerpo no pudo más. Su agresor también fue hospitalizado, y también falleció.

Comentarios