Secciones
Abuso sexual

"No me callo más": Tras 17 años de abusos, denunció al padrastro y lo condenaron

El sujeto recibió 20 años de prisión por violar durante mucho tiempo a su hijastra y a su nietastra mientras convivía con ellas.

Sábado 22 de Febrero de 2020

El 30 de noviembre de 2018 no fue un día más en la vida de una joven de Rosario del Tala: fue el día en que decidió denunciar a quien había abusado de ella “de todas las formas posibles e imaginables”, según describió la víctima poco después: Héctor Aníbal Avansatti. Fueron 17 años de abusos y silencio, tanto a ella como a otra niña. La denuncia radicada en la Unidad Fiscal a cargo de Emilce Reynoso dio inicio a una investigación que terminó con Héctor Aníbal Avansatti en un juicio. La semana pasada, el violador fue condenado a 20 años de cárcel, y a indemnizar a las víctimas en 2,5 millones de pesos.

Fueron tres jornadas de debate en Concepción del Uruguay ante el tribunal integrado por Fabián López Moras, Rubén Chaia y Evangeliza Bruzzo. Declararon testigos, entre ellos la víctima mayor de edad, familiares y profesionales que tuvieron a su cargo entrevistas y pericias. En los alegatos, la Fiscalía a cargo de Reynoso y Fernando Lombardi, y los querellantes Lucio Salisky y Eliana Peltzer, mantuvieron la acusación y pidieron duras condenas. El defensor Mario Arcusin reclamó la absolución.

Finalmente, los jueces le impusieron dos décadas de encierro, y mientras el fallo no esté firme Avansatti seguirá con prisión preventiva en la Unidad Penal N° 4. Asimismo, el tribunal dispuso que se proceda a la extracción de sangre del abusador para incorporar su ADN al registro de condenados por delitos sexuales de Entre Ríos.

A Avansatti lo declararon autor y responsable de dos delitos con idéntica carátula: Abuso sexual gravemente ultrajante reiterados, agravados por haber causado graves daños a la salud física y mental de la víctima y por haber sido cometidos contra una menor de 18 años, aprovechando la situación de convivencia preexistente con la misma, en concurso ideal con el delito de Corrupción de menores agravada por haber sido cometida contra una menor de 13 años, habiendo mediado violencia y amenazas, también por los dos casos.

El adelanto de sentencia resultó un alivio para las víctimas, quienes esperaban justicia desde hacía mucho tiempo, para ahora comenzar una nueva etapa, aunque la pelea en la Justicia podría seguir en nuevas instancias superiores, según los recursos que pueda interponer la defensa de Avansatti.

“No oculto más esta verdad”

El caso, al inicio, dividió aguas en Rosario del Tala. Hay quienes recuerdan que pocos creían (o querían creer) las aberraciones que se denunciaron sobre un hombre que públicamente aparentaba otra cosa. Incluso, a poco del inicio de la investigación, Avansatti fue liberado y caminaba por las calles de la ciudad sin problemas. Esta decisión de la jueza de Gualeguaychú, Alicia Vivian, impulsó la decisión de la joven que se había animado a denunciar, de contar públicamente su historia en Facebook.

“Este tipo fue pareja de mi madre hasta hace muy poco tiempo y desde que me fui a vivir con ellos –con 6 años de edad– abusó de mí de todas las formas posibles e imaginables, abusos sexuales, golpes y maltratos de todo tipo. Se aprovechó de la situación de convivencia con mi madre y me arruinó la niñez y la adolescencia. Vivimos todos en un ambiente absolutamente violento por años”

“La decisión no fue fácil, me costó muchos años entender que yo era una nena y nada podía hacer ante un tipo que abusaba de mí cuando quería como si estuviese a su disposición, sin ayuda de absolutamente nadie de mi familia, ni siquiera de mi mamá”, lamentó la joven.

Tras la decisión, a inicios de 2019, de excarcelar a Avansatti, la joven reclamó que mientras el abusador andaba libremente como si nada hubiera ocurrido, ella y su familia debían vivir con un policía de custodia en la puerta de su casa, quien debía registrar todos sus movimientos. Sin embargo, ella decidió contar su denuncia con un claro objetivo: “Para que no quede en el silencio que siempre tienen estos casos y alertar a todos. El daño que ya tenemos nada nos lo va a quitar, pero no me callo más, no oculto más esta verdad conocida por toda mi familia y que me instaban a no denunciar”.

Los fundamentos de la sentencia condenatoria dictada el viernes por el tribunal de Concepción se conocerán la próxima semana, tras lo cual las partes podrían presentar recursos ante la Cámara de Casación Penal de Concordia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario