Secciones
Violencia de género

Narco con domiciliaria hirió a su pareja y volvió a prisión

Lisandro Luna, procesado por narco tras caer en Corrientes con 120 kilos de droga, tenía la domiciliaria en Paraná. Le pegó a su pareja y volvió a prisión.

Martes 23 de Noviembre de 2021

En los últimos 12 meses, el itinerario de un narcotraficante paranaense ha sido bastante movido: huyó de la ciudad la misma noche del triple crimen, cayó detenido en Corrientes con un cargamento de droga, lo enviaron a una cárcel y luego recibió la prisión domiciliaria en Paraná. Ahora, volvió a quedar alojado en una unidad penal luego de golpear a su pareja, quien era garante del beneficio que le habían otorgado al hombre que, además, era empleado de la Municipalidad.

Lisandro Alexis Luna es considerado una pieza más del rompecabezas que es la investiga el triple crimen con sello narco ocurrido el 15 de noviembre del año pasado en el barrio Los Paraísos, donde murieron acribillados Cristian Barretto, Germán Herelein y Laureano Morales, aunque no está del todo claro en qué lugar del puzzle iría ubicado. En algunas investigaciones Luna había parecido vinculado a los hermanos Barretto, conocidos como Los Teros, pero más que nada a Herlein, e incluso lo sindicaban como el encargado de cruzar la droga en una embarcación desde Paraná hacia Santa Fe y viceversa, aunque nunca llegó a quedar demostrado.

La misma noche de aquella masacre, Luna se fue de Paraná y no se supo más de él hasta poco más de un mes después: el 20 de diciembre de 2020 iba junto a otro hombre a bordo de un utilitario Renault Kangoo por la ciudad de Corrientes, con 120 kilos de marihuana. En el recorrido se toparon con un operativo policial de rutina sobre la avenida Medrano y calle Lavalle. El conductor esquivó el procedimiento, los policías notaron la maniobra evasiva y emprendieron la persecución. Los efectivos de la fuerza correntina los atraparon cuando intentaban deshacerse de la droga en una vivienda. Al revisar la camioneta Kangoo marca Renault, los policías detectaron el cargamento de droga, valuado por entonces en unos 15 millones de pesos.

Luna quedó arrestado en Corrientes, a disposición de la Justicia Federal, alojado en una unidad penitenciaria de la vecina provincia. Fue procesado por Transporte de estupefacientes y la causa fue elevada a juicio, al Tribunal Oral Federal de Corrientes. Previamente, el juez federal N° 1 subrogante de la capital correntina, Gustavo del Corazón de Jesús Fresneda, por disposición de la Cámara Federal de Apelaciones, resolvió concederle el arresto domiciliario a Luna. Para tal medida debía, entre otras cosas, designar a una persona que asuma su responsabilidad en que cumpla con el encierro en la vivienda de Paraná. Y quien aceptó fue su pareja.

14f1.jpg

Mientras tanto, se sustanciaba en la Municipalidad de Paraná el sumario correspondiente para su cesantía por obvias razones, para la baja correspondiente. Había ingresado en la gestión del exintendente fallecido Sergio Varisco, y lo habían ubicado en el área de Balnearios de la Dirección de Servicios Públicos.

El hombre volvió a su ciudad y todo transcurrió con normalidad hasta que el 11 de octubre pasado, a las 18, la Policía entrerriana lo detuvo por un episodio de violencia de género. Luna agredió a su pareja y fue debidamente denunciado. Lo imputaron por el delito de Lesiones leves calificadas. De este modo, en el trámite de esta causa en la Unidad Fiscal de Violencia de Género y Abuso Sexual, surgió la situación en la que se encontraba por el caso de narcotráfico, y la fiscalía Ileana Viviani informó del suceso al Tribunal Oral Federal de Corrientes.

En la denuncia por la agresión, la víctima expresó su temor y manifestó que no quería convivir más con Luna “ya que este tipo de situaciones se están volviendo cada vez más frecuentes” y no quería “que pasen a mayores”.

El Tribunal, al leer lo informado por la fiscal de Paraná, revocó de inmediato la domiciliaria de Luna. Los jueces de Cámara Víctor Alonso González, Fermín Amado Ceroleni y Manuel Alberto Jesús Moreira, sostuvieron en la resolución: “No podemos omitir la gravedad del asunto traído a consideración. El Tribunal en este sentido, se constituye como garante de la problemática de la violencia de género y su anclaje en el sistema de justicia, en virtud de las normativas internas vigentes y de los diversos pactos y tratados suscriptos por la República Argentina, por los cuales el Estado se comprometió a velar por los derechos de las víctimas de violencia de género como problemática social vigente y actual”.

En este sentido, consideraron que “habiendo el imputado Luna transgredido las condiciones por las cuales se le concedió el beneficio de la prisión domiciliaria, surgiendo además expresamente que (la denunciante) no quiere convivir con el nombrado ni hacerse responsable de su tuición, corresponde revocar el beneficio de la prisión domiciliaria oportunamente otorgada”. No obstante, no se dispuso el regreso de Lunaa a una cárcel correntina, sino que se ordenó “su alojamiento en una unidad penitenciaria cercana a su domicilio, donde continuará detenido a disposición de este Tribunal en los presentes actuados”. Es decir, hasta el momento del juicio oral donde lo juzgarán por el cargamento de marihuana con el que fue detenido junto a su cómplice”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario