Robo
Lunes 15 de Enero de 2018

Los vecinos del barrio CGT están cansados de los robos

La zona de calles Segundo Sombra y Cura Brochero se ha convertido en un lugar complicado y algunos señalan a un grupo de jóvenes del lindante barrio Giachino como los responsables.

Días atrás, vecinos del barrio CGT sufrieron el robo de la batería de su auto que estaba estacionado en la calle. No es la primera vez, ya que durante 2017 padecieron la misma sustracción cinco veces. Pero no son los únicos. Otras personas que viven en esta zona del oeste de Paraná vienen denunciado robos en viviendas, vehículos y arrebatos callejeros hace tiempo. Por ejemplo, recuerdan cuando en la radio FM San Agustín que funciona en dicho barrio se llevaron todo el equipamiento.

"Hacía cuatro meses que habíamos comprado la batería y la estoy pagando todavía", lamentó la víctima en diálogo con UNO.

La zona de calles Segundo Sombra y Cura Brochero se ha convertido en un lugar complicado y algunos señalan a un grupo de jóvenes del lindante barrio Giachino como los responsables. "Es el primer hecho del año y no quiero que vuelva a pasar", dijo la mujer.

Aseguraron que uno de los ladrones "tiene historial policial, ha robado en los jardines maternales, pero no está preso y sigue molestando a la gente". "Esto es algo que no da para más, ya estamos cansados porque somos laburantes", lamentó un vecino.

En tanto, hay quienes están evaluando solicitar una reunión a la comisaría sexta, aunque ya sabe cuáles son las explicaciones que recibirán: que no tienen móviles, que la jurisdicción es muy grande, que la justicia no ordena las detenciones o liberan a los ladrones en seguida.

Además, la oscuridad que hay en la esquina de Brochero y Segundo Sombra facilita la labor de los delincuentes, por lo que piden que personal municipal arregle las luminarias y pode los árboles.

Con un lavarropas a cuesta
Personal policial de la División 911 de Paraná secuestró un lavarropas para establecer la propiedad del mismo, ayer en horas de la mañana. Los uniformados que realizaban recorrida prevencional por calles Ituzaingó y Colombia, identificaron a un joven de 21 años que llevaba el lavarropas, del cual no pudo acreditar la propiedad. Por disposición de la Fiscalía, secuestraron el aparato y labraron las actuaciones correspondientes para establecer el origen.

Comentarios