Homicidio
Martes 28 de Noviembre de 2017

Juzgan a un joven que mató a un hombre en un conflicto vecinal

Jonathan Dayer, de 19 años, dice que le disparó a Miguel Ángel Ledesma, de 33, para defender a su familia, pero hay testigos que lo contradicen

Fue el primer homicidio registrado en la provincia en 2017 y tuvo lugar en San Benito. El 18 de enero, Miguel Ángel Ledesma cayó muerto en calle Paraná luego de un violento enfrentamiento que se registró entre él y la familia Dayer. Jonathan fue quien le disparó en el pecho con una escopeta y terminó con su vida. Desde el primer momento, el acusado dijo que lo hizo para defender a su madre, ya que el fallecido se acercaba con un cuchillo en la mano. Ayer fue la primera jornada del juicio, y el joven de 19 años declaró nuevamente, esta vez ante el tribunal presidido por Pablo Vírgala. Insistió en su versión de que el accionar fue para evitar que lastimaran a un integrante de su familia. Sin embargo, se constataron algunas contradicciones entre sus dichos y lo que testigos refirieron acerca de cómo y dónde se produjo el crimen.
Los testigos de cargo presentados por la Fiscalía (la sobrina y una hermana de Ledesma y un vecino) afirmaron que el homicidio se produjo sobre calle Paraná y que Dayer le disparó a la víctima a unos 20 o 30 metros de distancia, quien recibió el impacto en el pecho.
Por la defensa, declararon la madre, la novia y una hermana de Dayer, quienes intentaron dar solidez a la versión del imputado.
Sobre el origen del conflicto, trascendió que fue a partir de un allanamiento que la Policía había hecho en el domicilio de Ledesma. Este se enojó y culpó a la familia Dayer por haber aportado datos a la fuerza para el procedimiento. Alrededor de las 22 de aquel día de verano, en calle Paraná entre Formosa y Córdoba hubo, primero, una breve discusión y pelea entre Ledesma y la madre y hermanos de Jonathan Dayer, donde el hombre recibió un fierrazo en la cabeza. Por esto, fue a su casa a buscar un cuchillo y al regresar recibió el escopetazo, por el que murió en forma prácticamente inmediata.
El autor del homicidio descartó el arma de fuego en un descampado de la zona, pero luego decidió señalarle el lugar a la Policía, que pudo así secuestrar la escopeta calibre 28.
Hoy continúa el juicio con tres declaraciones testimoniales, que se producirán en cámara Gessel, ya que se trata de testigos menores de edad, quienes observaron las circunstancias del hecho mortal.
En horas de la noche se efectuará en el lugar que fue la escena del crimen una inspección judicial, por lo cual se trasladarán hasta el domicilio de San Benito el tribunal, el fiscal Federico Malvasio, el abogado defensor Javier Aiani y la querellante Corina Beisel. El miércoles 6 de diciembre serán los alegatos de clausura, donde la Fiscalía pedirá una pena de prisión efectiva.

Comentarios