Secciones
Juicio

Juzgan a policías acusados de pegarle a un remisero

Luego de un robo en Oro Verde, arrestaron al joven que dijo haber llevado a los ladrones obligado a punta de pistola. Denunció golpizas y vejaciones

Jueves 10 de Octubre de 2019

Un hecho delictivo ocurrido hace cinco años y medio originó dos causas diferentes que aún no están resueltas: por un lado, el asalto a un comercio en Oro Verde, la persecución y la detención de tres sospechosos en Paraná; por otro, la golpiza recibida por el conductor del remís en el que iban los ladrones por parte de policías. Este segundo episodio comenzó a ser juzgado ayer en Tribunales, con dos efectivos de la fuerza provincial como imputados.

El 22 de abril de 2014, cerca de las 16.30, tres sujetos armados ingresaron a un drugstore ubicado en calle Los Jacarandáes y Los Cardenales de Oro Verde, donde redujeron a dos propietarios y un empleado. Se apoderaron de dinero en efectivo y un celular. En ese momento personal de la comisaría local se encontraba de recorrida por ese lugar cuando observó a los hombres retirarse del local e ingresar a un auto en el que huyeron velozmente.

Por esto comenzó la persecución hacia Paraná. Uno de los delincuentes saltó del auto Renault Clio en marcha en la zona de calle Jorge Newbery, pero fue detenido por policías; otros dos saltaron más adelante y lograron apresar a uno de ellos. La redada policial continuó hasta que los patrulleros interceptaron al vehículo en fuga en calle Hernandarias y Mihura, donde arrestaron al remisero.

Se trataba de Ezequiel Rodríguez,que fue esposado y le taparon la cabeza con la remera blanca que llevaba puesta. El mismo fue trasladado a la comisaría de Oro Verde y luego fue indagado, para quedar en la Unidad Penal N° 1 con prisión preventiva durante un mes. En el lugar donde se secuestró el automóvil se halló un arma de fuego de similares características a la denunciada por el propietario del local de Oro Verde como la utilizada por los asaltantes. Además, en el interior del remís se encontró la totalidad de los elementos robados al local comercial.

Lo que sucedió en el lugar de la detención en la vía pública y en la dependencia policial es lo que en estos días está en discusión en el juicio. El joven denunció que sufrió una golpiza policial, por la cual fueron procesados los policías Eduardo Rodríguez y Miguel Delgado.

Golpe y foto para Facebook

Ayer en la primera jornada del debate, declaró la víctima, quien relató el episodio. El joven aseguró que trabajaba como remisero y que aquella tarde, en la ciudad de San Benito, subió a tres pasajeros en el asiento trasero, quienes le indicaron el destino en Oro Verde; debía esperarlos para luego regresar. Pararon en la calle paralela a la ruta provincial 11, entraron al ciber y cuando volvieron a subir al auto, al ver al patrullero, le pusieron una pistola en la espalda y lo obligaron a escapar del lugar. Pese a esta versión, Rodríguez fue imputado y la causa sigue en trámite, aún sin ser resuelta.

Rodríguez recordó aquel procedimiento policial: “Nunca en mi vida vi tantos policías juntos”, dijo. “Me colocan la remera en la cabeza y así me dejaron en la comisaría de Oro Verde”, y la tuvo puesta hasta que en la dependencia policial uno de los policías se la sacó para tomarle una foto. En ese momento, el uniformado le dijo: “Ahora te voy a escrachar en Facebook”.

El joven dijo que fue golpeado tanto en la calle como en la comisaría. Asimismo, el denunciante recordó: “En esa circunstancia me decían de todo, rata, basura, y que confesara que era cómplice de los que llevaba en el auto”.

Respecto del reconocimiento de los policías Rodríguez y Delgado, dijo que los ubicó por las voces. Sobre el primero, relató que además lo vio por el reflejo del vidrio de una puerta y luego de frente porque le sacó la foto. Sobre el segundo recordó que hablaba con otro policía a quien le decía que quería tramitar la jubilación o el retiro porque tenía un balazo en la espalda.

“Nunca vi algo así”

La testigo siguiente en el juicio fue una mujer que pasaba caminando por el lugar donde estaba el remisero detenido y observó el episodio violento. María Valenzuela contó que esa tarde había ido a caminar al Parque Gazzano y luego fue a buscar a su hijo a la escuela. Cuando regresaban hacia su casa se cruzaron con el procedimiento policial en calle Hernandarias. “Estaba lleno de policías, un muchacho tirado boca abajo esposado, estaba rodeado de policías y uno le pegaba, y el muchacho le decía ‘por favor no me peguen’. Le pegaba patadas en las costillas y me fui porque mi nene se asustó”, recordó.

Resulta que el detenido era hijo de una compañera de trabajo y por lo comentarios en ese lugar es que se enteró de quién era.

“Se comentó lo que le había pasado al hijo de Clarita. Como ella estaba tan mal, al tiempo pasé y le comenté, me preguntó si podía salir de testigo, y le dije que sí”, dijo la mujer, quien aseguró sobre aquel episodio: “Nunca habíamos visto algo así”. El juicio va a continuar hoy con la declaración de otros cinco testigos, casi todos policías que participaron del procedimiento. Luego, se realizará una inspección judicial en la comisaría de Oro Verde para que la víctima señale en el espacio físico los hechos que relató y la ubicación de cada persona. El presidente del tribunal es Alejandro Cánepa; la fiscal es Matilde Federik y el querellante Ignacio Díaz; los defensores son Carlos Acosta (de Rodríguez) y Eduardo Gerard (de Delgado).

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario