choque fatal

Hermanos: el colectivero también habría consumido cocaína

Según afirmó la querella de la familia de los hermanos Cancio Bupo, fallecidos al ser chocados por un colectivo, el chofer estaba drogado además de alcoholizado

Miércoles 25 de Mayo de 2022

La muerte de los hermanos Jésica y Damián Cancio Bupo conmocionó a Paraná. Se produjo el domingo 13 de marzo, aproximadamente a las 6. El automóvil Renault Megane en el que se trasladaban fue impactado por un colectivo de la empresa ERSA (Línea 6), al mando de Roberto Oscar Mangona.

En abril se conoció que el chofer tenía alcohol en sangre, mientras que la víctima que manejaba el auto no. Con las pericias realizadas por la Justicia, se determinó que el colectivero tenía 1.38 gramos de alcohol por litro de sangre.

Ahora se pudo determinar, tras conocerse el resultado de las pericias de Toxicología, que el chofer del colectivo también había consumido estupefacientes.

“Ya son cuatro las pruebas que pudo recolectar la Justicia contra el colectivero: circulaba con exceso de velocidad (79 km/h), pasó el semáforo en rojo (según está registrado en una cámara de seguridad), transitaba alcoholizado y había consumido cocaína”, dijo el abogado querellante Cristian Ermácora, que representa a la familia Cancio Bupo.

El jueves a las 10 habrá nuevas pericias al colectivo se realizará el jueves 26 de mayo, adelantó el abogado a El Once.

“Se van a hacer pruebas dinámicas de frenado. Se usaría el colectivo (que participó en el siniestro), que ya está reparado. Con estas pericias se tratará de corroborar con mayor precisión la velocidad, que ya está determinada, de 79 kilómetros por hora. Además se va a establecer la distancia que necesitaba el chofer para frenar y llegar a 0, al semáforo, es decir para no causar la colisión”, indicó el letrado.

Sobre avenida De las Américas la velocidad máxima permitida es de 60 kilómetros por hora.

Al ser consultado recordó que el colectivero Mangona “no tiene prisión domiciliaria en este momento. La prisión domiciliaria venció al mes del hecho”. Enseguida agregó que cuentan con “otras medidas de restricción”. Y puso relevancia además que “cuando se concluya la investigación, en la remisión de la causa a juicio, desde la querella vamos a pedir la calificación como homicidio con dolo eventual”.

LEER MÁS: Pericia y video complican al chofer que mató a dos hermanos

Más de 40 metros de frenada

Como ya ha explicado UNO, la pericia realizada por la División Accidentología Vial de la Dirección Criminalística de la Policía provincial ha determinado una “probable cadena de acontecimientos”, con una hipótesis que compromete la situación penal de Mangona.

La misma refiere a que el ómnibus Mercedes Benz del servicio de transporte de la empresa ERSA, iba por el carril central de avenida De las Américas en dirección hacia Oro Verde; el auto Renault Megane circulaba por calle Lisandro de la Torre, desde el oeste con intenciones de ingresar a la avenida para dirigirse hacia Paraná. El colectivo embistió en el lateral izquierdo al auto en el que iban los hermanos Damián y Jésica Cancio Bupo, y el tercer pasajero sobreviviente Sebastián Zárate.

Hay varias pruebas que acreditan que el colectivero cruzó ese semáforo en rojo: entre ellas, un testigo y el video registrado por la cámara de seguridad de un comercio cercano.

En los instantes previos al impacto el conductor del colectivo clavó los frenos “estampando sobre la calzada un par de huellas de frenadas con una longitud de 4,30 metros –desde el comienzo de la visualización de la huella hasta el comienzo del derrape o zona de contacto estructural– la cual no fue suficiente en espacio para evitar la colisión”, sostienen los peritos.

Luego del impacto, el colectivero no soltó el pie del freno y el vehículo continuó hasta detenerse 38 metros más adelante. Es decir, una frenada total de 43 metros, según la medición realizada en la escena del siniestro.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario