Iglesia Católica
Jueves 09 de Noviembre de 2017

Gils Carbó y jueza entrerriana están en el Vaticano en un encuentro mundial

Un grupo de magistradas participa de la cumbre de juezas y procuradoras de todo el mundo sobre la Trata de personas y el crimen organizado. La renunciada jefa de fiscales reinvindicó su gestión. Susana Medina de Rizzo acudió al encuentro.

Sin la presencia del Papa -no prevista en el evento-, la renunciante procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó , reivindicó hoy desde el Vaticano los avances logrados al frente del Ministerio Público Fiscal durante su gestión.

"El fortalecimiento institucional del ministerio público nos permitió llegar a sectores que estaban históricamente marginados de la justicia, llevándoles voz a quienes no tenían voz, que no tenían manera de hacerse oír y de acercarse", dijo Gils Carbó, en un discurso de 13 minutos que pronunció en el marco de una cumbre de juezas y procuradoras de todo el mundo sobre tráfico humano y crimen organizadoconvocada por la Pontificia Academia de Ciencias Sociales (PACS), que dirige el arzobispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo.

En su intervención, Gils Carbó destacó la creación de equipos especiales interdisciplinarios que ayudan a los fiscales a examinar fenómenos tan complejos como la trata de personas y demás entramados de las organizaciones criminales; la creación de la Procuradoria de Narcocriminalidad; de la Procelac (Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos); y de un programa de promotore/as que se mueven en el territorio para la prevención de la trata.

A través de un video que pudo verse en las pantallas del Aula Magna de la Casina Pío IV, el edifico renacentista que es sede de la PACS, Gils Carbó también hizo gala de la creación de un app gratuita en la que se informa de los parámetros de la trata laboral, parte de una campaña en contra de la explotación laboral. Subrayó, además, la creación del programa Atajos, que logró instalar oficinas de acceso a la justicia en barrios pobres.

"Ha sido central para Atajos el trabajo de la Iglesia católica, que nos ha abierto las puertas en territorios donde el Estado no estaba y nos ayudó a gestar la confianza con las comunidades para que se acerquen a esa justicia que sólo conocían en su faz punitiva", dijo la jefa de los fiscales desde agosto de 2012. Todo ello para "enfrentar el problema de la selectividad en materia penal, que para decirlo de manera más sencilla, es el problema de que sólo los pobres vayan presos".

El apoyo del Papa

En diálogo con periodistas, Gils Carbó, que no quiso decir nada sobre su renuncia al cargo, que se hará efectiva a partir del 31 de diciembre próximo, elogió el apoyo "esencial" del Papa en la lucha contra la trata de personas, así como la convocatoria a la cumbre de juezas y procuradoras organizada por Sánchez Sorondo junto a Gustavo Vera, titular de la Fundación La Alameda. "El apoyo del papa Francisco es esencial porque es un líder mundial, mueve muchísimo los corazones y las mentes como buen jesuita, con los pies puestos en la tierra marcando el camino de muchos", dijo.

Cuando LA NACION le preguntó cómo se sentía al estar asistiendo a la reunión "ya renunciada", Gils Carbó pareció emocionarse.

"Yo siempre me he sentido parte de algo colectivo. Siempre me he sentido conectada interiormente con el servicio a personas a quienes yo pueda ayudar con mis talentos, pocos o muchos, en las materias que yo conozco y eso lo voy a seguir haciendo, siendo o no procuradora. Me voy a seguir sintiendo conectada colectivamente", dijo, con ojos brillosos.

-¿Tiene algún plan?

-No, ha sido todo muy abrupto.

Participan de la cumbre, que culminará mañana con una declaración final, más de 70 juezas, fiscales y procuradores de todo el mundo, entre las cuales la ex procuradora venezolana Luisa Ortega y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. De la Argentina participan unas 30 profesionales, entre ellas, como observadora , la jueza Inés Weinberg de Roca, integrante del Tribunal Superior de Justicia porteño, considerada la candidata del Gobierno de Mauricio Macri para suceder a Gils Carbó. Además, María Romilda Servini de Cubría, Susana Medina de Rizzo (Presidenta de la Asociación de Mujeres juezas de Argentina), María Laura Altamiranda, María de los Ángeles Baliero de Burundarena, Olga Calitri, María Cludia Caputi, Ana María Figueroa, María Angélica Gastaldi, María Lilia Gómez Alonso, Cristina Leiva, Alejandra Mangano, Laura Mazzaferri, Zumilda Niremperger, Paloma Ochoa, Karina Rosario Perilli, Gabriela Alejandra Vázquez.

Comentarios