Juicio
Lunes 30 de Julio de 2018

Fiscalía pidió duras penas para los acusados del robo de la avioneta en Victoria

La semana que viene se conocerá el veredicto del Tribunal de Gualeguay. Ya hay un condenado que firmó un abreviado la semana pasada

El fiscal de Victoria, Eduardo Guaita solicitó ayer condena de prisión efectiva para los dos acusados que fueron juzgados por participar del robo de la avioneta en Victoria, hecho ocurrido el año pasado en el aeródromo de esa cuidad.

Ayer, tras la declaración de policías, del dueño del Cessna 182 y el piloto, se realizaron los alegatos donde el fiscal pidió seis años de cárcel efectiva para el rosarino Darío Crocco y siete años para el misionero Héctor De Lima. Por su parte, los defensores Carlos Varela (del rosarino) y la oficial Susana Alarcón (del misionero) reclamaron la absolución para los imputados.



En un principio el juicio comenzó para tres acusados, pero Darío Concepción Roas confesó haber participado en el asalto y aceptó cumplir cuatro años y tres meses de prisión por el delito de Robo calificado por uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo ser acreditada.
Roas ya tiene una condena por narcotráfico de la Justicia Federal de Rosario, y está procesado, a punto de ir a juicio, por el contrabando de más de seis kilos de cocaína desde Encarnación (Paraguay) a Posadas (Misiones).
La semana próxima el Tribunal de Gualeguay dará a conocer el veredicto, en el que incluirá el fallo de Roas.
Si bien a juicio llegaron tres hombres, del atraco participaron siete: dos fueron juzgadas porque sostienen su inocencia y otro reconoció que participó; dos están prófugos; uno se suicidó y otro fue asesinado.

Pedido de condena
El fiscal Guaita realizó un pormenorizado análisis de las pruebas colectadas en la Investigación Penal Preparatoria (IPP).
Guaita consideró que Crocco fue coautor del delito de Robo agravado y solicitó seis años de prisión de cárcel. Explicó que el rosarino formó parte de la organización que cometió el robo. Mientras que para De Lima pidió siete años, porque formó parte de la organización y portaba arma de fuego. Además tuvo en cuenta que tiene antecedente computables y el reconocimiento en rueda de personas.
A su turno, Carlos Varela sostuvo que Crocco es inocente y pidió requirió la absolución o que en forma subsidiaría reciba una pena en suspenso (excarcelable) por los delitos de encubrimiento o partícipe necesario.
La defensora oficial Susana Alarcón reclamó la absolución para De Lima objetando las pruebas que lo vinculan a la causa.

La versión de los acusados
El rosarino Crocco, señalado por actuar en tareas de inteligencia y apoyo en el asalto, dijo que es inocente. Su huella dactilar aparece en un auto robado en el aeródromo, que luego fue abandonado. Crocco dijo que había ido y esperado a los otros hombres en un camino vecinal, pero dijo que no sabía que se trataba de un asalto, porque su amigo, que le había pedido ir al lugar, no le dijo nada. Se trataba de Gabriel Quiroz, quien se suicidó poco después de ser descubierto.
Por su parte, al misionero Héctor De Lima lo ubican varios testigos entre los que se cayeron con la avioneta en los Esteros del Iberá, Corrientes. Antes, al ser imputado, había dicho que nunca estuvo allí, que le habían robado su documento y usaron su identidad los otros sujetos. En el juicio volvió a declarar y cambió su versión. Dijo que había llegado hasta ese inhóspito lugar para auxiliar a los tripulantes accidentados.

Comentarios