Secciones
Violencia de género

Con la fuerza de los Valdez, Claudia sobrevive a un intento de femicidio

Hermanos de la mujer baleada en la cabeza en Feliciano contaron su increíble recuperación y cómo fue el ataque y la complicada asistencia

Domingo 11 de Agosto de 2019

Claudia Valdez es una sobreviviente de la violencia de género: su expareja le disparó en la cabeza, en un camino vecinal en San José de Feliciano, adelante de su hija de 9 años y su bebé de 2 meses. De la situación dramática de aquel jueves 1° de agosto, con el peor pronóstico, a hoy, 10 días después, sus hermanos cuentan su recuperación: “Ahora ella esta bien, está estable y habla un poco, por lo menos reconoce a todos, ya está en una sala”, dijo a UNO Jorge. Juan agregó: “Nosotros la peleamos desde que llegamos, les dijimos a los médicos que la íbamos a pelear hasta lo último. Ella la peleó demasiado, viene mejorando muy rápido, es una cosa de no creer”.

Los Valdez son nueve hermanos y desde aquel jueves, con otros familiares y amigos, juntan fuerzas para que Claudia se recupere en el hospital Masvernat, donde los médicos de la Unidad de Terapia Intensiva hicieron todo para que la mujer de 32 años sobreviva a los severos daños que el proyectil causó en su cerebro.

“La va a pagar”

El ataque ocurrió en horas del mediodía, cuando Claudia iba con sus hijos hacia la ciudad caminando por la ruta 2, que une Feliciano con Los Conquistadores. Ella vive con sus hijos en el predio donde también están las casas de sus padres y otros hermanos, en el ejido este de Feliciano.

“La estaba esperando en el camino rural, ella le dijo que no tenía nada más que hablar, le pone el rifle en la cabeza y mi hermana se lo manotea para arriba y se lo corre. La segunda vez se lo pone y le gatilla. Ahí mi hermana cae al suelo desmayada y él se pone a cargar de vuelta el rifle. El vecino que está a 50 o 60 metros siente los gritos de la nena y sale, entonces él se fue corriendo. Ella se levantó porque la nena le hablaba, reaccionó de golpe, levantó al bebé y salió caminando”, relató Juan sobre el momento del ataque, y continuó: “Caminó como cinco cuadras, y ahí le pidió ayuda a mi hermano. Le dijo que le habían pegado un tiro, mi cuñado llamó a una ambulancia, la cambiaron porque estaba embarrada, porque lloviznaba, la sacaron caminando y le hablaba a mi hermano, le decía ‘ese hijo de puta la va a pagar’”.

Y Claudia no se equivocó: Santa Cruz quedó detenido enseguida, cuando escapaba y se cruzó con policías que acudían al lugar del hecho. Lo detuvieron con el arma de fuego en su poder: un rifle de aire comprimido modificado para balas calibre 22. El fiscal de Feliciano, Ricardo Temporetti, lo imputó por Homicidio agravado por el vínculo y por violencia de género, y el juez de Garantías, Emir Gabriel Artero, le dictó 90 días de prisión preventiva, que cumple en la Unidad Penal N° 1 de Paraná. Lo espera una condena de muchos años de encierro.

Pero mientras Santa Cruz era detenido, Claudia todavía esperaba el auxilio. La sacaron de su casa caminando porque la ambulancia que llegaba por el camino al que se ingresa por la ruta 2 se había quedado empantanada.

“La atendió la enfermera enseguida, le dijo que cualquier cosa le apriete la mano y que no hable más. Como ella respiraba bien la tenían sin oxígeno. A la ambulancia la tuvieron que sacar entre dos camionetas, estuvieron casi una hora para sacarla, mi hermana estaba adentro y la llevaron derecho al hospital, y en seguida la derivaron para Concordia”, relató Juan.

Violento con antecedentes

Santa Cruz tenía denuncias por violencia de género y familiar, en una causa de 2017 tramitada en el Juzgado de Familia de Feliciano, e incluso se había dictado una medida de restricción que ya no se encontraba vigente. Aparentemente, lo que no toleró fue la decisión de Claudia de separarse en marzo de este año.

El hermano de la mujer contó: “Hace 14 años que estaba con él, estaban separados hace rato, y él le pidió una segunda oportunidad ¿Qué hizo? Por lo único que volvió fue por el auto y la moto, y mi hermana se lo dio para que la deje vivir en paz, y ni así se conformó”.

Además, sabían que Santa Cruz había atacado a puñaladas a la pareja anterior, y en ese caso la mujer también logró salvar su vida.

Pero sobre Claudia, pocos sabían que Santa Cruz era violento. Ahora sí se enteraron de que sufría agresiones y la amenazaba con dañarla tanto a ella como a los cinco hijos.

Claudia está consciente de todo lo que sucedió, aunque los médicos aconsejaron a la familia no hablar del asunto.

El jueves declaró en la causa la hija de 9 años, la única testigo presencial del intento de femicidio. Lo hizo en una cámara Gesell en el Juzgado de Feliciano, ante una profesional, monitoreada por el fiscal y el defensor del imputado.

Recuperación asombrosa

“Que ella haya llegado con vida al hospital es un milagro”, dijo uno de los médicos de la Unidad de Terapia Intensiva del Masvernat de Concordia a los familiares de Claudia en el primer o segundo parte informativo. Al mismo tiempo, descartó que la mujer tuviera muerte cerebral, como se había mal informado, por error a instancias de las fuentes oficiales. De todos modos, el estado actual de Claudia es asombroso teniendo en cuenta lo que los médicos sí advirtieron en las tomografías: “Tiene el cerebro partido al medio, el proyectil causó mucho daño”.

No obstante, con el paso de los días, Claudia comenzó a respirar por sí sola, le fueron quitando medicamentos y hoy está en una sala de Cirugía, con movimientos en todo su cuerpo y consciente.

“Es un proceso bastante largo, porque sigue drenando líquido de la cabeza. Hasta ahora sigue corriendo riesgo, aunque esté en sala, la tienen acá para que esté más estable”, contó Juan, muy esperanzado.

Ahora, esperan que Claudia siga avanzando tan bien como hasta ahora y aguardan por saber si habrá o no otras secuelas, para que pueda regresar con su familia y sus hijos que la esperan en Feliciano.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario