Clausura
Lunes 16 de Octubre de 2017

Clausuraron un After clandestino en una quinta del Acceso Norte

El Juzgado de Faltas constató las irregularidades y frenó una fiesta privada con la presencia de más de 1.000 personas. No había permiso municipal y los vecinos denunciaron "ruidos molestos".

En la tarde de este lunes, tras dos horas de discusión, finalmente se procedió a avanzar con una clausura preventiva de un after en una quinta ubicada a poca distancia del Acceso Norte, en calle Pedro Londero, en la zona del Brete de Paraná. La decisión municipal se tomó como consecuencia de la aparente violación a normas locales.

Desde la Dirección de Habilitaciones y el Juzgado de Faltas a cargo de la doctora Silvina García, se informó a UNO que frente a las irregularidades "detectadas visualmente" es que se procedió a tomar la medida preventiva.

Todo se inició el sábado a la mañana con la notificación del responsable de Habilitaciones Comerciales, Orlando Gómez al dueño de la quinta, para que se abstuviera de emprender la convocatoria que se estaba realizando por las redes sociales, porque no contaba con la habilitación correspondiente.

En la jornada de este lunes a la mañana, comenzaron a llover las denuncias en la comisaría Séptima, notificando "ruidos molestos" y el peligro que había en la zona con la llegada y salida de vehículos conducidos por personas en aparente estado de ebriedad o directamente afectados por la ingesta de alucinógenos.

Los vecinos pidieron la presencia del Estado municipal y de la policía para evitar accidentes dentro o fuera del amplio predio de la quinta que en su mayoría estaba cubierto por una carpa de importantes dimensiones.

Drogados y borrachos
UNO pudo dialogar con dos vecinos que habían denunciado estas situaciones que alteraban la tranquilidad del lunes a la mañana. "Estos encuentros se realizan una vez al mes, y cada vez que se juntan no podemos descansar y mucho menos salir a pedirles tranquilidad porque la pasamos muy mal", explicó la dueña de una casa quinta ubicada a unos 200 metros del lugar donde se realizan las electrónicas.

"No nos molestan que se diviertan, pero al salir los adolescentes, muy chicos algunos, están descontrolados, salen borrachos y drogados y así suben a la ruta. Qué van a esperar que se mate alguno de ellos o mate a un tercero que nada tiene que ver con estas fiestas privadas", enfatizó la señora quién admitió que no pegó un ojo en toda la noche por la fiesta de disfraces.

El otro vecino que denunció "el lunes de terror", aseguró que "los pibes al salir estaban desesperados con sed, pedían agua para tomar porque les quemaba la garganta. Vaya a saber qué tomaron o qué les dieron ahí dentro de la quinta", resaltó.

"Estado calamitoso"
Enterados de estas circunstancias en la mañana de este lunes, el personal de la Dirección de Habilitaciones preparó el operativo. Solicitó la autorización de la jueza de Faltas Silvina García, y se contactaron con personal de la comisaría Séptima para brindar la seguridad necesaria.
UNO consultó a la jueza García quién confirmó el procedimiento y el trabajo que tuvieron para poder constatar las aparentes irregularidades. "Se tomó la decisión de avanzar con una clausura preventiva frente al malestar de los vecinos y por la propia actitud que tomaron los dueños de la propiedad de no permitir el ingreso de todos nosotros", informó para indicar: "Ellos nos dijeron que había un cumpleaños, una fiesta privada, pero se tomó conocimiento que era un after en el cual las personas que ingresaban pagaban algo así como 250 pesos, para lo cual se les entregaba una pulserita".
"A simple vista se observaron más de 1.000 personas, muchos jóvenes y adolescentes que estaban en un estado calamitoso y preocupante para su salud", aseguró la jueza de faltas.
El otro problema que surgió por la clausura preventiva, fue no solo que no se pudo ingresar, "sino que además la gente comenzó a salir y muchos no estaban en condiciones de poder manejar sus vehículos. Hubo un caos en la zona, y de allí que entre la policía y los inspectores que se trató por todos los medios de ordenar la situación para que no pasara a mayores", referenció para señalar: "El operativo especial terminó en la tarde de este lunes y la verdad que es para preocuparnos por todo lo que vimos en esa quinta".
"Acá debe haber haber un fuerte llamado de atención a los padres, porque parece ser que no les interesa dónde pueden estar sus hijos. Les da lo mismo que hayan ido a la fiesta de disfraces y luego continuaran, muchos, en este after sin habilitación", reclamó García.
La jueza se lamentó por la actitud del dueño de la quinta que les mintió y luego no les permitió el ingreso al interior de la propiedad. "Más allá de esto, mañana continuaremos con la vía administrativa y el dueño y otras personas que están identificadas tendrán que responder a las dudas que constatamos, como también a las denuncias policiales de los vecinos".
Por ello es que los vecinos fueron citados al juzgados de faltas para ampliar las denuncias y la información a la jueza, trámite que podría culminar en la justicia penal de Paraná. Luego, sí se le dará el derecho de descargo al dueño de la quinta que habría organizado la fiesta.

Comentarios