Caso Damián Sain
Jueves 24 de Mayo de 2018

Causa Sain: los detenidos entre el crack y los perfumes

A los hermanos Clavel se les dictó la prisión preventiva, luego de ser imputados por el homicidio calificado del muchacho de 27 años que vendía perfumes en Paraná. Se trata de establecer si hubo un homicidio en ocasión de robo.

Una investigación muy compleja con un hecho que tuvo varias aristas, pero que de a poco se va aclarando. Así está la causa en la que se trata de establecer cómo y por qué fue asesinado Alexis Sain, el muchacho de 27 años que fue encontrado sin vida en la zona de Hernandarias al final.

En la tarde de este jueves se realizó la audiencia imputativa y de prisión preventiva para los hermanos Carlos Andrés Clavel de 27 años y Lucas Exequiel Clavel de 21. Los mismos fueron detenidos ayer en una vivienda del interior del exhipódromo de Paraná, por calle Maciá.

Leer más: Allanaron una vivienda de calle Maciá y detuvieron a dos jóvenes por la muerte de Damián Sain

Exequiel Damián Sain vivía en la zona sur de Paraná y se dedicaba a vender perfumes. Había sido visto por última vez el lunes 7 de mayo. Otra persona lo habría visto el miércoles en compañía de otros individuos, cuyas identidades son investigadas. Su pareja radicó una denuncia por averiguación de paradero en Comisaría 3° el día jueves. Finalmente, el cuerpo fue hallado el sábado 12 por la tarde. A partir de entonces los investigadores intentaron reconstruir los pasos del muchacho hasta la zona donde se encontró el cuerpo en calle Hernandarias al final.

El fiscal Franco Bongiovanni informó a UNO, que en la audiencia se solicitó la prisión preventiva por el término de 90 días, por entender que estaba latente la posibilidad de la fuga, más teniendo en cuenta la existencia de medidas procesales por realizar, sin olvidar que se está frente a un homicidio calificado.

Resaltó que se está frente a una causa muy compleja donde aún falta tomar testimonios que llegarían a ser de gran importancia.

El juez de Garantías Elbio Garzón escuchó los argumentos del fiscal, en tanto que la defensora oficial Mariana Montefiore reclamó a los medios de prensa presentes no tomar imágenes de los hermanos Clavel, porque se iban a solicitar rondas de reconocimientos.

La funcionaria judicial rechazó en gran parte los planteos de Bongiovanni marcando que los acusados -que son oriundos de Lomas de Zamora, en Buenos Aires- cuentan con un primo en Paraná que se ofreció como garantía para una potencial prisión domiciliaria.

También propuso como alternativa a la prisión preventiva en el penal, la utilización del sistema de monitoreo como lo es la tobillera electrónica.

Avanzada la audiencia, el juez de Garantías resolvió acompañar los reclamos del fiscal, para lo cual rechazó todos los puntos solicitados por la defensa oficial. En ese marco, Garzón entendió como pertinente el dictado de 60 días de prisión preventiva.

Conocida la resolución, los dos hermanos pidieron a las autoridades judiciales, cumplir con el alojamiento en cualquier unidad penal, menos la de Paraná, donde hay varias detenidos y condenados con los cuales tienen problemas de vieja data.



Garzón entendió el pedido, y dispuso el traslado de los acusados del homicidio calificado al penal de Victoria.

Crack y sicarios

UNO pudo conocer algunos aspectos medulares de la investigación judicial y policial. El personal de la División Homicidios y de la Dirección de Investigaciones no se quedó con el primer informe de la autopsia que no había detectado lesiones en el cuerpo de Sain.

Por ello con los análisis anatomo-patológicos, descubrieron algunos datos que llevarían a pensar en una muerte violenta, y más precisamente en un estrangulamiento.

Los hermanos Clavel llegaron a Paraná hace unos seis meses, y en un primer momento fueron a vivir a San Benito. Luego por algunas deudas, terminaron en una precaria vivienda del exhipódromo.

Hay testigos que indicaron en la investigación que estos bonaerenses se catalogaban de "pesados", "sicarios" y de tener fama de aguantarse todo, incluso ejecutar crimines.

Según se informó a UNO, en su círculo de amigos lindante al bingo de avenida Almafuerte, ellos "sacaban chapa de haber matado en Buenos Aires a cinco personas vinculadas con el tema narco".

De esta forma hubo algunas personas que señalaron a los investigadores, que estos hermanos eran capaz de hacer cualquier cosa.

En el allanamiento practicado a la casa-casi en ruinas- del predio del exhipódromo, encontraron varios elementos de interés, pero llamó la atención a las autoridades la localización de varios gramos de piedritas de crack (que es el descarte de la cocaína, y con el cual estirándolo con otros componentes se pueden utilizar como estupefacientes).

En la casa, tambien había varias bolsitas de bicarbonato y hasta una "pipa" casera quemada en su mayor parte.

Se sabe que el crack es muy aditivo, pero cuenta con un período de afectación de pocos minutos, para lo cual se necesitan varias "piedritas" para lograr el objetivo.

En la causa hay testigos que aportaron datos vitales, como por ejemplo que uno de los acusados contó en una de las últimas madrugadas, cómo lo habían asesinado a Sain. Fue tan gráfico y lleno de aportes, que llegó -siempre partiendo de esa versión- a detallar a quiénes les regalaron los perfumes que le robaron a la víctima.

Por todos estos aportes que ya figuran en el expediente, es que el fiscal solicitó la prisión preventiva para resguardar la propia investigación.

Comentarios